Las chapas, estropeadas

MATERIAL DEL MEGAESTADIO

Las chapas que están acopiadas en los alrededores del Megaestadio se estropearon luego de pasar 10 años a la intemperie, sin tener las medidas de conservación que hubieran permitido que pudieran reutilizarse para otra cosa. Así se desprende del informe que el Ministerio de Obras Públicas de La Pampa remitió al Concejo Deliberante de Santa Rosa, en respuesta a un pedido de los concejales y las concejalas para que los materiales fueran donados al municipio y éste pudiera aprovecharlo con fines públicos.
“Las chapas fueron descertificadas, en razón de no haberse respetado las recomendaciones para el almacenamiento de ese tipo de materia, es decir, se descontaron aquellos materiales que no se encontraban en buen estado, dado que no podrían ser utilizados para la continuación y finalización de la obra, las chapas panel, se encontraban estibadas a la intemperie, hace aproximadamente diez años, presentaban deterioro en el poliestireno, pestañas dobladas, chapas despegadas de la aislación de poliestireno, paneles doblados, etcétera”, explica el informe oficial.
“Conforme lo reseñado, se determinó la descertificación de las mismas, quedando por lo tanto en propiedad de la Empresa; la referida Medición Final, resultó impugnada por la Empresa Inarco SA, rechazándose el reclamo y aprobándose la Medición Final, conforme Resolución 172/16 – Ministerio de Obras y Servicios Públicos, ratificándose en forma posterior, mediante Decreto 1342/17, juntamente con la Redeterminación Final de Precios, Pagos Provisorios que fueran efectuados y Balance Final”, añade el reporte.
Por último, menciona que la Fiscalía de Estado de la provincia informó que, luego de la rescisión contractual, la empresa Inarco inició dos demandas contencioso administrativas contra el Estado provincial, las cuales tramitan en la Sala C del Superior Tribunal de Justicia.
La obra del Megaestadio, un gimnasio polideportivo cubierto ubicado a la vera de la laguna Don Tomás, debía inaugurarse en el año 2007, pero la firma Inarco nunca pudo techarla producto de un error del calculista que contrataron con ese fin. Luego de casi diez años de idas y venidas, el gobierno provincial licitó la obra el mes pasado.