Las Hermanitas de los Ancianos Desamparados construirán un hogar

Un hogar para el cuidado de ancianos desamparados se levantará en Santa Rosa en tierras ubicadas al Este de la ciudad, y la obra permitirá albergar a un centenar de personas. Se trata de un ambicioso proyecto de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, que desde hace algún tiempo viene desarrollando actividades en esta provincia.
La congregación religiosa -católica femenina de derecho pontificio cuya caridad es la atención de ancianos enfermos y desvalidos-, llegó a Santa Rosa por gestión del cardenal Mario Poli, actual arzobispo de la Arquidiócesis de Buenos Aires y Primado de Iglesia Católica en Argentina.

Hogar para 100 ancianos.
Las hermanas desde hace algún tiempo vienen desarrollando acciones en nuestra provincia, y en diálogo con este diario explicaron que su “principal objetivo es lograr la concreción de un hogar para albergar a 100 ancianos”.
Señalaron que la comunidad fue fundada por el sacerdote español Saturnino López Novoa y la religiosa, de la misma nacionalidad, Teresa de Jesús Jornet e Ibars, el 11 de octubre de 1872 en Barbastro (Huesca, España). Las Hermanitas de los Ancianos Desamparados se dedican a la pastoral sanitaria y a la asistencia de los ancianos, especialmente enfermos y desvalidos.

El carisma de las hermanitas.
Se estima que la congregación cuenta con unas 2.400 religiosas y unas 210 casas, y está presente en Alemania, Brasil, Argentina, Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Filipinas, Guatemala, Italia, México, Mozambique, Perú, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela. La casa general se encuentra en Valencia y su actual superiora general es la religiosa española Purificación Castro Negro.
“Nuestro carisma es el cuidado y asistencia espiritual y material de los ancianos desvalidos de uno y otro sexo, preferentemente los pobres, que sean puestos al cuidado de la Congregación”, dijeron sobre su accionar. El Papa Francisco las llamó en algún momento -al destacar su tarea- “heroínas de la caridad”.

Afincadas en Santa Rosa.
En Argentina las Hermanitas de los Ancianos Desamparados se establecieron en 1930 en Buenos Aires, y más tarde abrieron casas en Necochea, Junín, Marqués de Sobremonte (Córdoba), González Catán, y desde hace algunos meses están en Santa Rosa.
En principio tienen su sede en la vivienda que pusieron a disposición los integrantes del matrimonio que componen Héctor Heffner e Inés Sacks, quienes decidieron la donación de su inmueble en San Jorge 502 de Villa Alonso. “No tenemos hijos, y creímos que esta es la mejor manera de ayudar”, coincidieron en afirmar, a la vez que agradecieron los cuidados que reciben de las religiosas que residen en lo que fue su casa de toda la vida.
La congregación cuenta con Personería Jurídica, y está inscripta como entidad de Bien Público y sin fines de lucro.

Autoridades eclesiásticas.
Las tres religiosas que viven en el hogar de San Jorge 502 -junto a otras que llegaron en estos días a Santa Rosa-, destacaron “la gestión del cardenal Mario Poli, que conocía la sociedad pampeana porque antes de ir a Buenos Aires fue Obispo de La Pampa”. Las religiosas ampliaron señalando que en nuestra provincia reconocen la autoridad eclesiástica en la figura del obispo de La Pampa, Raúl Martín.

Muchos ancianos solos.
“Desde hace un tiempo venimos visitando ancianos que están solos y abandonados, y hay más de los que algunos pueden creer”, agregaron. “Nuestra misión es cuidar sus cuerpos para salvar sus almas”, dijeron las hermanas que realizan su tarea pastoral sin salario y sin horario. “Jesús nos da fuerzas”, resaltaron, a la vez que agradecieron “la colaboración permanente de Mario De La Torre”, que fue quien hizo el contacto para que la entrevista se pudiera llevar adelante.

Cómo lo van a hacer.
¿Van a construir un hogar? ¿con qué fondos?, ¿en qué lugar?, fueron las preguntas que surgieron naturalmente. “Ya tenemos los terrenos donados por la abogada Estela Maris García (sobre la calle Palacios cerca de Castelvecchio), y creemos que con la solidaridad que muestran los santarroseños en poco tiempo la obra va a ser posible. Vamos a empezar con los trabajos de planos, y la idea es que en el futuro pueda albergar a 50 ancianos y 50 ancianas”, contaron las hermanas.
Hoy en día dedican su tiempo a visitar ancianos solos y abandonados, “que son muchos más de lo que la gente cree”, advirtieron. “Confiamos plenamente que vamos a poder concretar la obra en Santa Rosa, porque creemos en la providencia de Dios”, afirmaron.

Recaudación de fondos.
Próximamente se pondrán a la tarea de comenzar con la recaudación de fondos, e incluso darán a conocer una cuenta bancaria donde se podrán efectuar depósitos para avanzar en su propósito.
Durante la charla se encargaron de informar sobre aspectos de la congregación que las contiene, y señalaron que la fundadora “fue canonizada por Pablo VI el 27 de enero de 1974 y es tenida como patrona de la ancianidad. La festividad de la Virgen se celebra como es tradicional en la advocación de Nuestra Señora de los Desamparados, el segundo domingo de mayo”.