miércoles, 20 noviembre 2019
Inicio La Pampa Le propuso matrimonio en medio de una fiesta gaucha

Le propuso matrimonio en medio de una fiesta gaucha

Para muchas personas el matrimonio ya pasó de moda, pero sin embargo para esta pareja de enamorados no es así. Marta y Pablo son oriundos de Realicó, localidad del norte pampeano, y el pasado fin de semana vivieron un momento de amor único, cuando él le propuso casamiento frente a cientos de personas.
La historia de amor de esta pareja lleva 21 años. Se conocieron cuando ella tenía 14 y él 16. Hoy tienen dos hijos: Alejandro y Tiago. Desde que se juntaron vivieron en Realicó y en diferentes campos, debido a su trabajo. Todos los días llevan en moto a su hijo más chico a la escuela, desde el campo hasta la localidad más cercana que es Maisonnave.
La especial propuesta llegó el domingo pasado, cuando se realizó la edición número 15 del Picnic del Reencuentro en el Colegio Agropecuario de Realicó, un evento anual que es un clásico en la zona y tiene como objetivo compartir una jornada llena de folklore y juegos tradicionales para toda la familia.
«Hace tres años más o menos le insisto a Pablo para que ponga una fecha de casamiento. Y él se pensó que el 29 de febrero no existía, entonces eligió ese día. Yo ya sabía que existía, le mostré el calendario del año que viene y me dijo ‘no te puedo creer'», comentó Marta, entre risas a LA ARENA. Por su parte, Pablo tenía una sorpresa guardada.

La propuesta.
En el picnic del Colegio Agropecuario había más de mil personas el domingo, evento que los ve año a año a Marta y a Pablo, ya que siempre juegan y asisten desde la primera edición. El tenía todo organizado y ella no sospechó nunca nada.
«Ni bien compramos los anillos fui a ver a las chicas que organizan el evento, les conté lo que quería hacer y les pregunté si me daban la oportunidad de proponerle casamiento a Marta ese día. Enseguida se prendieron y preparamos todo. Mis dos hijos también sabían y tenía miedo por el más chiquito, ya que podía contar algo, pero supo guardar el secreto», contó Pablo en diálogo con LA ARENA.
«Medio me trababa un poco al principio por los nervios. Encima el micrófono se cortaba de a ratos y yo que no soy muy canchero tartamudeaba un poco, pero salió todo bien como lo planeé», expresó Pablo.
La familia llegó por la mañana al Picnic, buscaron su lugar, como hace años, y en medio de los juegos llamaron a Marta por el micrófono para que se acerque como jurado de uno de los mismos. Todo era parte del plan de Pablo y las chicas de la organización.
La carrera que seguía era justamente la de la sortija: en un arco se cuelga una sortija o argolla y el jinete debe embocar un palillo o puntero que lleva en su mano, arrancando su carrera desde una distancia de aproximadamente 100 metros, parándose sobre los estribos y con el brazo en alto.

Llantos y emoción.
Marta contó que «Pablo jugaba ese juego, estaba en el medio de la lista, yo me quería ir y me decían que me quedara. Llega a caballo y ahí comenzó todo».
Fue en ese momento en el que «dijo unas palabras, no entendía mucho hasta que se arrodilló y me propuso matrimonio. Se armó un revuelo, gritos, llantos, emoción, todo», agregó.
«Tanto tiempo jugando a la sortija, me di cuenta de que lo que hoy vos necesitás es esta sortija. ¿Te querés casar conmigo?», le propuso Pablo de rodillas ante el público. Marta, en medio de gritos y aplausos y sin dudar, respondió: «¡Sí!».
Felicidad y emoción fueron las palabras que usó Marta para describir la situación. «No todos los días te proponen matrimonio y menos de esa manera», aseguró. Ahora el próximo 29 de febrero la pareja estará de festejo y de casamiento.