Le voló el techo

Otra fuerte tormenta de viento y lluvia se desató ayer a última hora de la tarde en el centro de la provincia. No tuvo tanta intensidad como la del último sábado de 2018, pero produjo unos cuantos daños.
La tormenta que se estuvo insinuando sobre el horizonte desde el mediodía, llegó y se hizo sentir con fuerza en los últimos minutos de la tarde ayer. Primero fue una densa nube de tierra y polvo que cubrió la ciudad y oscureció el cielo.
Luego fue un viento que por momentos castigó a Santa Rosa con ráfagas de más de 70 kilómetros por hora, y mucha tierra. La ráfaga más fuerte llegó a 74 km/hora y se registró a las 18.38, según datos de la oficina local del Servicio Meteorológico Nacional.
Después vino una lluvia en modo aguacero. En pocos minutos cayeron 12 milímetros, aunque no llegaron a anegar las calles.
Lejos de los 150 pinos que el viento tiró la semana pasada en la ruta nacional 5, la tormenta de ayer también hizo sentir su paso. Quien quizá más sufrió el fenómeno climático fue un vecino de Pío XII y Varela, cuya casa perdió la mitad de su techo.
“Sentí un ruido terrible, como si hubiera explotado algo”, contó el joven. Cuando se acercó a la habitación contigua a la que se encontraba, descubrió con desazón que las ráfagas le habían volado el techo. Fue tal la intensidad, que la estructura quedó en la mitad de la calle, derribando una columna de cemento y el tanque de agua de su casa.
Efectivos de Bomberos y Defensa Civil tuvieron que desarmar la estructura que había quedado en el centro de la calle, para liberarla al tránsito.
En la calle O’Higgins, detrás del barrio Calfucurá, las fuertes ráfagas desprendieron parte de la cartelería callejera que se encuentra allí.
Ramas e incluso árboles caídos se registraron en gran parte de la ciudad. En algunos barrios, la energía se cortó y tardó en volver.
En algunas localidades de la provincia cayó granizo.

Localidades sin luz.
Las fuertes ráfagas y el intenso aguacero que trajo consigo el temporal de ayer dejó a oscuras a gran parte del territorio pampeano por algunas horas, principalmente a las localidades del norte provincial. LA ARENA pudo confirmar que, en horas de la noche, se estaba trabajando para solucionar los inconvenientes que trajo consigo el paso de la tormenta al sistema de suministro eléctrico provincial.

Precaución.
La Municipalidad de Santa Rosa solicitó a los vecinos y vecinas circular con precaución en toda la ciudad, ya que la tormenta provocó cortes de energía eléctrica dando lugar a la salida de servicio de los semáforos. También pidió “tener cuidado con árboles y ramas que se han desprendido por los fuertes vientos”.
En un parte de prensa que emitió ayer por la tarde, la comuna informó que sus cuadrillas se encontraban trabajando en distintos puntos de la localidad.
Ante cualquier emergencia recordó que el teléfono para atender reclamos es el 101.