Liberaron a acusado

AMENAZAS A MACRI Y A VIDAL

El juez Pablo Larriera, a cargo del Juzgado Federal de Santa Rosa, firmó la liberación de Joaquín José Luis Suárez Chamine, quien está imputado por amenazar al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, a través de la red social Facebook.
El pedido de excarcelación fue presentado por el defensor oficial Pablo Riera y fue aceptado por el magistrado, por lo que Suárez, apodado “Copetín”, seguirá en libertad mientras se lleve adelante el proceso judicial.
La fiscalía federal, a cargo de Leonel Gómez Barbella, en tanto, se opuso al planteo de la defensa al considerar que se trató de un hecho de “gravedad” de amenaza e intimidación al presidente y a la gobernadora bonaerense.
El juez Larriera le impuso a Suárez una serie de medidas para habilitar la excarcelación, entre ellas constituir un domicilio del que no podrá ausentarse por más de 24 horas sin previo aviso y autorización judicial, comparecer todos los lunes al Juzgado para confirmar que no se ausentó y no hacer uso irresponsable de las redes sociales.

La detención.
El joven de 21 años fue detenido el pasado 9 de octubre en una vivienda del barrio Río Atuel de Santa Rosa, ubicada en el Pasaje Lecitra de la Tira 16, tercer piso. Un día después compareció a prestar declaración indagatoria y pidió disculpas a su familia, al presidente y a la gobernadora.
En su declaración, dijo que no tomó dimensión de la amenaza que realizó a través de la red social Facebook al presidente y la gobernadora y que publicó por la “bronca” que le generó un video en el que Vidal se negaba a escuchar el reclamo de los vecinos.
Suárez -ex soldado voluntario- está imputado porque publicó el pasado 26 de septiembre una fotografía de un fusil marca Barret calibre 50, en la que comentó que “El que me consiga éste con sólo dos municiones prometo bajar al b… que tenemos como presidente Macri y a la c… de Vidal”.
En consecuencia, tras la comunicación desde Nación, la fiscalía dispuso realizar “tareas de investigación”, que concluyeron con el allanamiento del domicilio de Suárez, su detención y también el secuestro de elementos informáticos y de telefonía. El procedimiento fue cuestionado por vecinos, familiares y amigos quienes afirmaron que “los policías hicieron un escándalo” durante la detención.