Llegó al Molas con un puñal clavado

VIOLENTA DISCUSION

Un hombre de 42 años fue internado el jueves por la noche en el hospital Lucio Molas luego de recibir dos puñaladas en el barrio Los Hornos de Santa Rosa.

El hecho fue por demás de confuso y tuvo lugar en el frente de una despensa, donde la víctima, marido de la propietaria del negocio, discutió con el hijo de un cliente que minutos antes había reclamado que le habían dado mal el vuelto de una cerveza a su nieto.

El agresor, de unos 25 años, se fugó después de darle una puñalada en la espalda y otra en el brazo. Más tarde se entregó en la Seccional Sexta. Lo llamativo del hecho fue que el herido arribó al nosocomio con el puñal clavado en su espalda.

Fuentes consultadas por LA ARENA sostuvieron que el hecho ocurrió cerca de las 22.45 del jueves en el Pasaje Centro, del barrio Los Hornos, al oeste de esta capital. En ese momento, y por causas que se investigan, un joven de aproximadamente 25 años le dio dos puñaladas a otro de 42 tras discutir. Una de las puñaladas fue en la espalda y la otra en un brazo. Después de cometer el ataque, el agresor huyó, dejando malherido y tendido sobre el suelo a su víctima.

Tras la denuncia correspondiente arribaron efectivos de la Comisaría Sexta (del barrio Butaló), quienes solicitaron la presencia de una ambulancia del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) que derivaron al herido al Molas.

Respecto a los cortes que recibió el damnificado, se indicó que no fueron de gravedad. Aún así quedó “internado en la sala de Cirugía General, por Servicio de Urología por un hematoma”. Además indicaron que tenía “cortes superficiales” y se decidió que quedara hospitalizado por control.

Discusión.

Conforme a los trascendidos, la gresca ocurrió porque, cerca de las 22.30, un menor de edad fue a la despensa a comprar una cerveza que era para su abuelo. El chico pagó y se retiró. Sin embargo, más tarde, se presentó su abuelo, estaba algo enojado y reclamaba $10 pesos que faltaban del vuelto de la compra.

Según indicaron, la propietaria del comercio quiso tranquilizarlo y explicarle que ocurrió una confusión, pero ante ello intercedió su marido. El cliente no entró en razones, aunque se retiró enojado. A pocos minutos de ocurrida la discusión, llegó un joven -hijo del cliente- y sin mediar diálogo alguno, agredió con dos puñaladas al marido de la dueña. Tras el ataque se fugó. Más tarde se entregó y quedó a disposición de la justicia.