Lo condenaron a 5 años por robar con arma de fuego

Se condenó, hoy martes, a un hombre a cinco años de prisión, por ser autor del delito de robo con arma cuya aptitud para el disparo no ha podido ser acreditada, y le mantuvo la prisión preventiva hasta que el fallo quede firme. El juez de audiencia de Santa Rosa, Daniel Sáez Zamora, fue quien dictó la sentencia.

Luego del juicio oral, el magistrado dio por probado que el pasado 16 de abril, al mediodía, el empleado público de 19 años, ingresó por la fuerza a una vivienda de la calle Garay Vivas, en Santa Rosa, en cuyo interior se hallaba una mujer con dos niños.

El imputado, “empuñando un arma de fuego, se las exhibió y por momentos le apuntó” a los tres. En esas circunstancias, “exigió dinero y para ello los obligó a subir al dormitorio de los dueños de casa, en la planta alta. En esa habitación, luego que los niños y la mujer la revisaran, encontraron 8 mil pesos”. El acusado tomó la plata y luego de “revisar algunas partes de la casa, se retiró. El dinero y el arma nunca fueron hallados”, detalló el juez en la sentencia.

Durante los alegatos, la fiscala Leticia Andrea Pordomingo había pedido la misma calificación y pena que impuso Sáez Zamora; mientras que el defensor particular, Carlos Pérez Funes, cuestionó que el Ministerio Público Fiscal no haya querido arribar a un acuerdo abreviado pese a hacerlo en causas similares y pidió una pena menor (tres años de cumplimiento efectivo).

Para fijar la pena, el juez consideró como factores atenuantes que el hombre posee un trabajo estable en el Estado y su juventud, “lo que me permite abrigar la esperanza que una sanción penal le mejer la internalización de sus acciones futuras y logre de ese modo ser una persona útil para la sociedad”.

En cambio valoró como circunstancias agravantes “el modo en que se desarrollaron los hechos, con un ingreso intempestivo a una vivienda, al mediodía y con niños adentro de ese hogar”, provocando un fuerte impacto en ellos que aún perdura.

“Por otro lado observé, por parte del acusado, la falta de interés por su obrar ilícito y las consecuencias que generaron a las víctimas. Solo se preocupó por lo que vive hoy en día en su detención preventiva y la perspectiva de tener que cumplir una pena grave. Ello me demuestra su falta de arrepentimiento de los hechos y su desprecio por las consecuencias de sus acciones en otras personas”, concluyó el juez.