Lo condenaron por robar 8 veces en comercios santarroseños

Un albañil de 28 años fue condenado, hoy jueves, por el juez de control santarroseño, Carlos Matías Chapalcaz, a ocho meses de prisión de cumplimiento efectivo, declarándolo reincidente, por ser autor del delito de hurto simple en ocho oportunidades, concursando en forma real entre sí.

El conflicto penal se resolvió por la salida alternativa de un juicio abreviado que fue presentado, de manera conjunta, por las fiscalas Cecilia Molinari y Leticia Andrea Pordomingo, el defensor oficial Juan José Hermúa y el propio imputado, quien admitió la autoría de esos hechos y está detenido.

Los hurtos fueron cometidos en comercios de Santa Rosa entre el 13 de agosto del año pasado y el 4 de enero de este año. El primero ocurrió en una farmacia céntrica, de donde sustrajo varios perfumes. El segundo fue en otro negocio del mismo rubro y se llevó cinco fragancias. En el tercero ilícito se apropió de una cartera tipo bandolera, que estaba al costado del mostrador de una fiambrería y que contenía documentación y llaves. El cuarto hecho se produjo en otra farmacia, de donde sustrajo un perfume y dos cajas de preservativos.

El 14 de diciembre cometió un par de hurtos. A las 19, se llevó “un lente marca Vulk, modelo criminal tipo sol” de una óptica ubicada en la avenida San Martín, y a la media hora, “dos anteojos de sol marcas 360 y Vulk” de otra óptica ubicada a cuatro cuadras de distancia.

El anteúltimo hecho sucedió el 2 de enero a la tarde. El imputado se apropió de dos desodorantes y un pack de tres máquinas de afeitar que estaban en las góndolas de una farmacia. Y a las 48 horas entró a un comercio de computación céntrico para sustraer “un joystick inalámbrico bluetooth para tablet, en estado nuevo con su respectiva caja”.

Chapalcaz constató los delitos a partir de “de toda la prueba de cargo que se incorporó al legajo, y teniendo en cuenta especialmente los registros fílmicos obtenido en cada una de las investigaciones, que corroboraron la vinculación del encartado con cada uno de los hechos. Así, el hombre toda vez sin ejercer fuerza en las cosas ni violencia en las personas, se apoderó de distintos elementos ajenos a su propiedad, los cuales se encontraban en el interior de distintos comercios santarroseños”.

“Asimismo, corresponde señalar que habiéndose dado la existencia de varias conductas delictuales diferentes y autónomas, todas ellas deben encuadrarse como concurso material de delitos”, agregó el juez. (Fotografía: ilustrativa)

​