Inicio La Pampa "Lo orgánico marca tendencia"

«Lo orgánico marca tendencia»

LA MIEL PAMPEANA BUSCA EXPANDIRSE A OTROS MERCADOS

La «Semana de la miel» que desde el lunes pasado y hasta el viernes próximo se desarrollará en todo el país, tiene a los apicultores pampeanos como protagonistas centrales de una «celebración» que pretende profundizar el mercado interno para un mayor consumo del producto por parte de los argentinos.
El mundo reconoce al país por la calidad de la miel, gracias al trabajo que realizan día a día los que protagonizan el desarrollo de la actividad apícola, tanto desde el sector público como el sector privado. Nuestro país exporta el 90% de la miel que se produce, y eso es posible por el esfuerzo de los productores y el acompañamiento de los distintos gobiernos provinciales, dinamizadores fundamentales de las economías regionales.
En el caso de La Pampa, la provincia cuenta, según estadísticas oficiales, con más de 300 apicultores involucrados directamente en la actividad y tiene, además, casos emblemáticos de vecinos que recibieron importantes premios a nivel nacional por la calidad del producto.

Protagonistas.
Uno de los ejemplos más relevantes es el caso del victoriquense José Ziaurriz, productor que elabora bajo la marca comercial Elkargune, quien hace dos años obtuvo el primer premio en la categoría «mieles claras» en el 19º Concurso Internacional de Mieles Multiflorales, organizado en el marco de la Fiesta Nacional de la Apicultura y de la 22 edición de la Exposición Apícola del Mercosur, que se realizó en la ciudad entrerriana de Macia.
El producto cosechado en el oeste provincial fue elegido como la mejor miel clara de Argentina, entre cien muestras provenientes de distintas provincias. «Es un premio al esfuerzo y a la dedicación» reflexionó, previo a confirmar que su miel ya llega al exigente mercado europeo y próximamente al musulmán y árabe merced a las certificaciones bajo los ritos Kosher y Halal.
Ziaurriz no dudó en aconsejar el consumo del producto orgánico, distintivo porque las colmenas se encuentran ubicadas en el interior del cardenal pampeano, con florecimientos naturales provenientes de especies autóctonas como el piquillín, caldén, chañar, algarrobo, jarillas o azahar del monte, zonas «donde no existe el sembradío de soja o girasol que necesitan distintos agroquímicos, herbicidas o fertilizantes, el nuestro es un producto netamente natural».

«Apasionante».
Por otra parte se encuentra el apicultor Aurelio Oscar Mellinger, quien elabora «Emeley» desde hace un cuarto de siglo en la zona de Macachín y hace seis años decidió, junto a su esposa María Inés, darle mayor agregado al producto instalando una fraccionadora y obteniendo inmediatamente la certificación correspondiente para comercializar su miel «libre de gluten». Como en otros casos, Aurelio decidió proseguir su vida laboral activa como productor mielero, luego de un extenso pasaje por la actividad privada.
«Resultó un esfuerzo, me jubilé hace poco y ahora tengo más tiempo para dedicarle a la actividad. Tenemos 250 colmenas pero estamos en vías de comprar porque no nos alcanza la producción. No vivimos de esto, pero seguimos apostando a la actividad, tuvimos temporadas buenas y malas, con vaivenes climatológicos como en todas las producciones pampeanas, pero no bajamos los brazos porque es una actividad apasionante», comentó.

Tendencia en el mundo.
Javier Claudio Sanso es otro de los exponentes pampeanos en la actividad apícola. Radicado en Toay, desde hace 25 años que elabora, fracciona y vende su producto bajo el nombre comercial «Néctar del Monte», una miel ciento por ciento natural y pampeana fruto de unas 3 mil colmenas (500 orgánicas) que el apicultor pose en zonas de Catriló, Lonquimay, Miguel Riglos y Winifreda. «‘Néctar del Monte’ es una miel totalmente natural, sin ningún aditivo. También trabajamos la orgánica y es una ventaja porque se produce en pleno monte, es multifloral porque hay gran diversidad de flores como la de Caldén, Algarrobo, Piquillín, Chañar, Molle, entre otras especies. Es miel libre de contaminación porque en el monte no hay cultivo intensivo, no se utilizan fertilizantes, agroquímicos, ni pesticidas», explicó.
Su producto fue expuesto en la última ExpoPymes, y ocupa góndolas de comercios en la provincia de La Pampa. Para el productor, «lo orgánico marca tendencia en todo el mundo, la gente quiere productos sanos. En La Pampa somos tres o cuatro que hacemos orgánico en la miel, y entre todos estamos tratando de buscar el exportador para vender a granel. En el caso de fraccionado tengo que esperar una auditoria que llegará en diciembre para que me lo habilite, allí recién voy a poder etiquetar como orgánico. Son controles muy rigurosos que llevan su tiempo, no es tan fácil, pero seguimos produciendo con la mayor calidad posible. La apicultura pasó por distintos estadios, buenos y malos desde lo económico, mucha gente quedó en el camino y otros seguimos como pudimos, es todo un desafío estar y seguir», concluyó.

Actividades escolares
Por cuarto año consecutivo, la provincia de La Pampa forma parte de la «Semana de la miel», una campaña de carácter federal que tiene como objetivo fomentar el consumo de miel en los hogares de todo el país.
Como parte de las actividades programadas, se ofrecerán charlas educativas e interactivas en el Parque Apícola y Agroalimentario de la ciudad de General Pico, donde se aguarda el pasaje de alumnos de segundo y tercer grado de las escuelas primarias que durante las cursadas siguen de cerca los procesos productivos.
La Directora de Planificación Productiva del Ministerio de la Producción, María Belén Paesani, resaltó que se trata de fortalecer al sector apícola mediante diferentes herramientas. «Con la participación estudiantil se pretende que «lleven ese mensaje a sus hogares y aprovechar el contexto de la infraestructura disponible para los productores para que se transmita la actividad», indicó.