Los alimentos, la principal demanda

WINIFREDA: MUNICIPIO ATIENDE A LOS SECTORES MAS VULNERABLES

Las necesidades sociales crecen en los pueblos y ciudades ante la mala situación económica que se vive en el país. El secretario de Desarrollo Social de la comuna de Winifreda, Sergio Bellendir, dio cuenta de la creciente demanda de ayuda alimentaria por parte de personas carentes de recursos, una situación que vislumbra desde principio de año.
En su área, “lo que se nota como fundamental demanda es la comida, a la gente no le alcanza para comprar los alimentos”, admitió. “A nadie le causa gracia ni tiene como costumbre acercarse al municipio a pedir, pero cuando el hambre aprieta el orgullo baja. No es ninguna deshonra pedir porque alimentar a la familia es lo que cualquier ser humano apunta”, agregó.
Según Bellendir, la demanda alimentaria a ha ido creciendo desde enero-febrero en adelante. “Cuando arrancó el año tuvimos demanda de ropa para la escuela (primaria), de útiles escolares, algo que no nos venía pasando, después desde el colegio secundario tuvimos demandas de buzos, que los confeccionamos en la municipalidad y tampoco nos venía pasando que nos demandaran ese tipo de indumentaria, por eso los pedidos son varios y tratamos de atenderlos todo lo que podamos para que la gente no se sienta desamparada, sino acompañada, siempre y cuando veamos una necesidad real en el pedido. La gente que solicita una ayuda lo hace porque realmente la necesita y no llega a fin de mes”, añadió.
Indicó que la mayoría de los vecinos que concurren al área de Desarrollo Social comunal son “algunos empleados que cobran un sueldo bajo y no llegan a fin de mes, puede ser el marido o la mujer, familias numerosas, personas solas sin trabajo, por eso hemos creado una bolsa de trabajo (ver aparte). Lamentablemente no se les puede dar una respuesta laboral a todos desde el municipio, pero sí la comida. La buscan en el comedor o se les da mercadería durante la semana para que se puedan cocinar sus propios alimentos”.

Productos básicos.
Los artículos que más solicitan son los básicos: fideos, arroz, aceite, harina, en algunos casos carne o pollo, leche para los niños, leche en polvo y en algunas ocasiones pañales. “En el comedor hacemos un muy buen control de la alimentación. Tenemos alrededor de 45 inscriptos pero concurren a almorzar entre 28 y 35 chicos. Cada viernes se les da una vianda un poco más cargada para el fin de semana, sabemos que es insuficiente, pero con los alimentos que les aportamos a sus familias estamos tratando de que nadie pase hambre”, continuó.
“También vemos que la escuela hace un esfuerzo por dar la merienda y estamos colaborando con el colegio secundario para que (los alumnos) tengan la copa de leche. La leche, el cacao y el azúcar los paga el municipio”.
Una combi municipal traslada a los chicos discapacitados hasta los establecimientos educativos. Desarrollo Social también se ocupa “mucho” de los adultos mayores, algunos viven solos y no pueden desplazarse. Se les alcanza la vianda al mediodía y la situación de cada uno es seguida muy de cerca.
“En esa tarea nos da una mano gigante la asistente social del Centro de Jubilados, con ella visitamos a los abuelos, vamos recabando sus necesidades y atendiéndolos. Vuelvo a insistir, sabemos que es insuficiente todo lo que hagamos porque las necesidades son gigantescas, pero estamos tratando de atender a la mayor cantidad de gente posible y no dejar ningún sector vulnerable librado al azar porque sería una irresponsabilidad muy grande de nuestra parte”, sostuvo Bellendir.

A la cooperativa.
Sobre si los vecinos solicitan ayuda para pagar servicios públicos teniendo en cuenta que las tasas municipales se cobran con la boleta de la luz de la Cooperativa Eléctrica, Bellendir respondió: “La verdad pedidos de ese tipo no tenemos demasiados, la mayoría acude a la cooperativa y arregla sus cosas allá, deben ser tres o cuatro las personas que se acercaron cuando no tenían trabajo y tenían boletas abultadas. En esos casos o cuando existe una necesidad extrema tratamos de dar una mano colaborando durante un cierto tiempo”.
Con la entidad solidaria “se estudia la situación particular” de cada solicitante. Desde el municipio “es cierto hemos tenido que solucionar algunos casos de personas que estaban a punto de que le cortaran la luz, tratamos que eso no suceda porque es un servicio de vital importancia. Siempre estamos en contacto con las demás instituciones para solucionarles problemas a la gente”.
Ante si imaginaba una política económica nacional tan nociva para la clase media y media baja, contestó: “Nunca tuve demasiadas expectativas con este gobierno nacional tal vez porque pensamos diferente desde lo político. Sabía que el ajuste iba a ser bravo, pero nunca me imaginé que sería tan tremendo. El dólar y los combustibles aumentan de forma exorbitante e influyen directamente en el precio de los alimentos y en las personas que menos tienen. Si no hay un vuelco veo un futuro muy malo para la Argentina”.