Los chicos ponen la cara

LIDER

Tres jugados, tres ganados. Los “chicos”, en silencio, van apareciendo y dicen acá estamos. Tiene efectividad en el arco contrario y a eso le suma solidez defensiva. Este es el presente de General Belgrano en el Torneo Clausura de la Zona Norte de la Liga Cultural de fútbol y que invita a soñar a sus hinchas.
El tercer ciclo de Juan Carlos Almada al frente del Tricolor comenzó de la mejor manera. Porque al término de la tercera fecha, el conjunto de Villa Alonso es único puntero.
En calidad de local, Belgrano superó 1-0 a Unión de Miguel Riglos, que también llegaba como líder del Clausura, pero al finalizar la jornada quedó en zona de Promoción (teniendo en cuenta la General).
Los primeros 45 minutos daban la sensación que serían rápidamente para desechar, pero Belgrano, antes del pitazo final de Cristian Rubiano, logró la apertura del marcador. Una buena acción de Alexis Uhaldegaray por izquierda terminó con un centro pasado, que encontró al juvenil Fernando Palacios sin marcas. El delantero volvió a meter la pelota al área, para que Gabriel Exner, otro juvenil, conecte de cabeza para vencer a Maximiliano Castaño.
Antes de esto, se había visto poco juego asociado, los dos equipos abusaron de los pelotazos y esto genero demasiadas imprecisiones. Si bien Belgrano manejó la pelota, le faltó alguien que tomara la rienda para generar juego. Aunque claro, sobre el cierre alcanzó la ventaja en el marcador y todo lo previo quedó rápidamente en el olvido.
En el complemento, Unión de Riglos, con el ingreso de Julián Sosa, se adelantó en el campo de juego y antes del minuto de juego ya había generado peligro con un remate de Mariano Balda, que contuvo bien el arquero Roberto Machado, cada vez más asentado con su juventud en el arco del Tricolor. Minutos más tarde, se repitió el mismo duelo, en este caso en un tiro libre, y tuvo el mismo final.
Y cuando no estaba Machado en escena, apareció otro juvenil de Belgrano para impedir el empate. Oscar Wunderlich, que se las rebuscó muy solo arriba, cuando logró sacarse de encima la pegadiza marca de Rodrigo Gómez, quedó de cara al gol, la pelota superó al arquero, pero allí apareció Tobías Díaz de la Sota para despejar sobre la línea.
Unión de Riglos, que por momentos abusó de la pierna fuerta, pese a contar con el balón no volvió a generar peligro sobre el arco de Machado, lo que le dio más tranquilidad a los de Villa Alonso. Belgrano respondió con un remate de Alexis Uhaldegaray, que contuvo bien Castaño, y luego con un tiro libre, recto, de Luis Guiñazú, que salió apenas por arriba.
El pitazo final de Rubiano le permitió a los nuevos “Guerreros” de Juan Carlos Almada estirar su invicto en el Clausura y quedar como únicos punteros.

El Auriazul no lo liquidó y empató.
All Boys de Santa Rosa resignó ayer el liderazgo del Torneo Clausura en la Zona Norte de la Liga Cultural de fútbol, al empatar 2–2 como visitante ante Atlético Macachín, en el marco de la tercera fecha del campeonato. Hubo cuatro penales en el partido.
El conjunto dirigido por Mauricio Rambur estuvo las dos veces en ventaja y hasta contó con un penal a su favor, cuando ganaba 2–1; sin embargo allí apareció el arquero del Rojo, Matías Pérez, para mantener en partido a su equipo, que finalmente llegó a la igualdad sobre el cierre del encuentro, cuando jugaba con diez por la expulsión del defensor Ariel Romano.
All Boys se adelantó en el marcador mediante un penal convertido por Jerónimo Gutiérrez a los 37 minutos del primer tiempo. Sin embargo, instantes después y por la misma vía, el Rojo llegó a la igualdad a través de Agustín López Alduncín.
En la segunda etapa, mediante un nuevo penal sancionado por el árbitro, Jorge Villalva, All Boys se puso arriba. El encargado de la pena máxima fue Gutiérrez, que volvió a vencer a Pérez. En la acción siguiente, otro penal para el Auriazul y expulsión del defensor Ariel Romano. Aunque en esta ocasión, no fue Gutiérrez, sino que cambió el ejecutante, y del remate se hizo cargo Matías Sosa, pero se lució Pérez atajando el penal y manteniendo en partido al Rojo macachinense.
Pese a jugar con uno menos, Atlético Macachín se las rebuscó para llegar al empate. Y el entrenador, Rodolfo Vallíz, tenía un as guardado bajo la manga, para los minutos finales. Cuando el partido expiraba mandó a la cancha a Maximiliano Moya, que fue el encargado anotar el empate definitivo y ahogarle a All Boys la posibilidad de seguir en lo más alto de las posiciones.