sábado, 21 septiembre 2019
Inicio La Pampa Leptospirosis: ¿cómo siguen los internados?

Leptospirosis: ¿cómo siguen los internados?

CASOS DE LEPTOSPIROSIS

A tres días de que el Ministerio de Salud confirmara dos casos de leptospirosis, los dos pacientes -un albañil (47) y un mecánico (50) de Santa Rosa- continúan internados en Terapia Intensiva en el hospital Lucio Molas y según fuentes confiables consultadas por LA ARENA su estado de salud es «delicado» y, hasta este jueves, «no se habría producido la mejoría que se aguardaba».
Fuentes del nosocomio afirmaron a este diario que ambos pacientes -cuya información fue dada a conocer por el área de Epidemiología provincial- continúan internados con respiración asistida y, a pesar de los primeros pronósticos, aún no mostraron una fuerte mejoría desde que ingresaron al hospital provincial.
«No se ha producido la mejoría que se aguardaba», aseguraron fuentes confiables a este diario, quienes señalaron que el albañil el miércoles pasado se encontraba en un estado de «suma gravedad» y que su vida «corría peligro».
De momento, desde el área de Epidemiología provincial no volvieron a brindar datos actualizados sobre el estado de salud de los pacientes así como tampoco cómo contrajeron la enfermedad, aunque existe una fuerte sospecha de que uno de ellos -el mecánico- se pudo haber contagiado por el orín de ratas en el taller donde trabaja. Por otro lado, el albañil estuvo en las ciudades de Caleta Olivia y Puerto Madryn y no se sabe si se enfermó en dicho viaje o en la capital pampeana.

Alimañas.
A raíz de estos dos casos de leptospirosis, los vecinos de la ciudad manifestaron su seria preocupación ante el estado de abandono de algunos sectores de la capital pampeana, que se convierten en criadores de alimañas de todo tipo, entre ellos, roedores, principales transmisores de esta enfermedad que, de no ser tratada, puede llevar a la muerte.

Cuidados.
Para prevenir futuros casos, desde la Provincia afirmaron que es necesario realizar una limpieza de terrenos, no dejar aguas servidas, y trabajar con la ropa adecuada en algunas tareas como podrían ser las rurales.
Las personas pueden contraer leptospirosis por el contacto directo con la orina de los animales infectados o mediante el agua, el suelo o los alimentos contaminados con esa orina, y puede resultar más común en los climas cálidos.
Los primeros síntomas que se pueden presentar son fiebre alta, dolor de cabeza, sangrado, dolor muscular, escalofríos, enrojecimiento de los ojos y vómitos. Sin tratamiento, la leptospirosis puede causar daños en el riñón y el hígado, o incluso la muerte. El tratamiento se realiza en base a antibióticos.