“Los jóvenes se cuidan más”

CONTROLES DE ALCOHOLEMIA

El director de Tránsito de Santa Rosa desmitificó la creencia de que las nuevas generaciones son más irresponsables frente al volante. “Los grandes tienen hábitos difíciles de erradicar”, dijo.
Víctor Riera, que actualmente se desempeña como director de Tránsito de Santa Rosa, dialogó con LA ARENA, y reveló que los casos positivos de alcoholemia se han reducido “considerablemente” en los últimos ocho meses.
En este sentido, contó que la franja etaria de la población más responsable a la hora de conducir, va desde los 18, aproximadamente, hasta los 26 años. “Lo que notamos es que los jóvenes, hasta los 26 años, ponen algún amigo como conductor designado, lo cual está bien, porque es lo que uno busca; se cuidan más, y está bueno porque se va sembrando conciencia”, expresó el funcionario.
Asimismo, aseguró que a partir de la adultez es cuando se ven más casos de personas alcoholizadas frente al volante. “Los positivos se dan en general en individuos de 35 años para arriba”, dijo. “Los más grandes tienen ciertos hábitos difíciles de erradicar”, puntualizó Riera, quien también contó que entre el municipio y la policía utilizan tres alcoholímetros.

Del 50 al 13%.
Riera declaró que desde septiembre del año pasado -fecha en que obtuvieron el primer alcoholímetro- hasta el momento, se han reducido los casos de conductores alcoholizados de un 50 a un 13%. “Desde septiembre a la fecha bajamos de un 50% a un 13% los casos positivos. Ha funcionado esto de hacer controles toda la semana, y la misma gente lo reconoce”, celebró.
Todas las semanas se hacen la misma cantidad de controles, y se intensifican los sábados y domingos, o cuando hay eventos especiales. Por mes, se efectúan alrededor de 400 muestras, de los cuales en septiembre 200 daban como positivos, y ahora, según el funcionario, solo 52. “Cuando hay sospechas de alguien presuntamente intoxicado, o fiestas particulares, tratamos de estar. Es un forma de prevenir”, dijo.
“Hace ocho meses atrás, cuando entré a la Dirección, había un alcoholímetro propio que se había vencido su homologación, y otro que por antigüedad se tuvo que descartar. Luego, adquirimos uno, y hace poco el Ministerio de Seguridad nos ha entregado otro. En total son tres los aparatos que utilizamos”, concluyó el funcionario del municipio capitalino.