Inicio La Pampa Los juicios civiles en La Pampa serán orales

Los juicios civiles en La Pampa serán orales

ESPECIALISTA ASESORA AL STJ

«Esto es una rueda que gira y hay que detenerla para hacerla girar en sentido contrario, pero se arranca con ventaja, porque no se arranca de cero ya hay ruedas que están girando en sentido contrario». Con ese ejemplo, José Pablo Vidal graficó lo que vino a hacer a La Pampa: trazar un diagnóstico, proponer un modelo de gestión y recomendar cómo debería implementarse la oralidad en el ámbito del fuero no penal (civil, laboral, comercial y familia), según precisó el Superior Tribunal de Justicia provincial (STJ), en un comunicado de prensa.
Vidal es un ingeniero chileno que vive en México y trabaja como consultor para el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), organismo internacional, cuyos miembros son todos los países integrantes activos de la Organización de Estados Americanos (OEA), y su objetivo es apoyar los procesos de reformas judiciales en la región, a través de capacitaciones, estudios e investigaciones.
A fines de mayo, el STJ firmó un convenio de colaboración y asistencia técnica con el CEJA para poner en funcionamiento -en una etapa inicial- una Oficina de Gestión Judicial en la Primera Circunscripción Judicial, que centralizaría la actividad administrativa de los cinco juzgados civiles y comerciales que funcionan en Santa Rosa. Ayer el visitante dio el primer paso de su tarea al reunirse con los ministros José Roberto Sappa -coordinador del proyecto- y Eduardo Fernández Mendía, y la jueza civil de primera instancia, Fabiana Berardi.
Ellos tres integran la comisión que fiscalizará la implementación del acuerdo. Además Vidal también mantuvo encuentros en el Centro Judicial de Santa Rosa, con funcionarios y personal que se desempeña allí. Esos contactos, tanto en el ámbito no penal como en el penal, se extenderán a lo largo de la semana.

Optimizar el área.
La iniciativa es parte de una política institucional fijada por el STJ, cuyo objetivo es optimizar el funcionamiento de ese ámbito, sin que ello implique cambios en la situación laboral de los empleados. «Lo primero que haré es reunirme con los actores del procedimiento no penal», dijo Vidal, y agregó: «Y cuando hablo de actores, me refiero a todos, directos e indirectos, funcionarios y empleados; tengo que tener una visión amplia para poder trazar el modelo de gestión de La Pampa».
Para ello, previamente, recibió «un paquete de datos» con información sobre el organigrama del fuero no penal y estadísticas, entre otros aspectos.
-¿El objetivo final es ir a la oralidad del fuero no penal?
-Sí. Pero antes hay que trazar un diagnóstico y establecer el modelo de gestión. Cuando hablo de ello me refiero a que hay que definir cuáles serán las herramientas de apoyo a la labor jurisdiccional para poder implementar la oralidad. Porque en el medio, entre otras cosas, hay que quebrar con un paradigma cultural donde el juez es dueño de su feudo y de sus expedientes. Y la verdad es que un juez asume en otro tribunal y los expedientes se quedan en ese juzgado porque son de la institución y no del juez.

«Romper una barrera cultural».
«Implementar un nuevo modelo implica romper con un paradigma. No porque un juez no sepa dictar una sentencia en el ámbito de la oralidad, sino porque necesariamente él, los usuarios y los operadores del sistema tendrán que adaptarse a comunicar informáticamente, a no resguardar los expedientes en papel, a organizarse y capacitarse de otra manera», advirtió el consultor del CEJA, quien remarcó que para «deconstruir» este modelo e implementar uno nuevo se tendrá que romper «esa barrera cultural».
Vidal ya trabajó en la instauración del procedimiento oral en México y en dos ciudades de Perú, Lima y Arequipa, pero eso no implica que trasladará automáticamente dichos modelos a la provincia. «El relevamiento de datos para trazar un diagnóstico apunta precisamente a conocer cómo se trabaja acá. Mi idea es proponer un modelo de gestión para La Pampa, con características propias», indicó.
-El fuero penal ya completó el proceso de despapelización. ¿Hablará con su personal para conocer cómo funciona ese modelo?
-Por supuesto. Incluso en el ámbito no penal ya hubo ciertos avances hacia la oralidad (en referencia a los expedientes y notificaciones electrónicas). Por eso digo que no se arranca de cero. Esto es una rueda que gira en un sentido y hay que pararla para que comience a girar en sentido contrario.