Los pampeanos heridos están “fuera de peligro”

SINIESTRO FATAL EN LA RUTA 35

Los tres pampeanos que resultaron heridos tras un siniestro vial en el cual murieron dos personas, fueron asistidos en el hospital Municipal de Bahía Blanca y se encuentran fuera de peligro. Se trata de dos niños de 6 y 7 años, respectivamente, y del comerciante santarroseño Daniel Riquelme Robinson (40). Ayer, fuentes del área de prensa de dicho centro de salud, confirmaron a este diario que, hasta la noche del viernes, “se encontraban hospitalizados en la guardia”.
“Tenían golpes, naturalmente por lo que significó la violencia del vuelco, pero no eran de gravedad”. En este sentido afirmaron que los profesionales del centro de salud aguardaban darles el alta médica a los tres. Lamentablemente, en el accidente fallecieron dos personas: Un hombre de 66 años, identificado como Hernán Riquelme Robinson, y Nicolás Alvaro Riquelme, de 14.
La muerte de ambos trajo profundo pesar, y conocida la luctuosa noticia no tardaron en llegar los mensajes de acompañamiento para la familia. En el caso particular del menor, que jugaba al fútbol en la Quinta División del Club General Belgrano de esta ciudad, la propia entidad deportiva manifestó su dolor en la noche del viernes a través de su cuenta oficial de la red social Twitter: “el Club General Belgrano lamenta profundamente comunicar el fallecimiento de Álvaro Riquelme, futbolísta de la 5ta división. Acompañamos a sus familiares y amigos en este momento de inmenso dolor”, expresó el club. Por otra parte, el coordinador de fútbol infantil del club All Boys, Luciano Roo, lamentó el fallecimiento del niño -que previamente había sido jugador de dicho club- y dejó el siguiente mensaje: “¡Que temprano te nos fuiste! Siempre te recordaré con una sonrisa Alvarito querido! Te vamos a extrañar y mucho…”

Fatal.
El trágico siniestro ocurrió el viernes pasadas las 16 horas en el kilómetro 31 y medio de la ruta nacional 35, en inmediaciones a Bahía Blanca. Conforme a la información oficial recabada por los medios de comunicación de esa ciudad, la familia santarroseña viajaba a bordo de una Volkswagen Amarok. Lo hacían con destino San Blas y el vuelco se produjo -aparentemente-tras una mala maniobra de otro vehículo que se dio a la fuga y que era buscado por la policía.
El hecho fue trabajado por efectivos de la Subcomisaría General Cerri. Desde dicha dependencia dijeron ayer a este diario que por cuestiones judiciales no se podían brindar datos mayores a los que ya se conocían y confiaron que la causa judicial está en manos de la UFIJ Nº 12 de Bahía.