Inicio La Pampa Malestar de las pymes con Nación

Malestar de las pymes con Nación

BIODIESEL: CON NUEVOS PRECIOS, EMPRESAS NO ALCANZAN A CUBRIR LOS COSTOS

(Catriló) – Los empresarios de pymes que producen biodiésel en el país se quejaron porque el gobierno nacional inesperadamente cambió la fórmula que determina el precio por tonelada para la mezcla con gasoil. Tras conocerse los nuevos precios el lunes, que en abril se aumentó solo un poco más de 3,8 por ciento del 13% que se esperaba, le expresaron su malestar a la Secretaría de Energía. Esta medida afecta a las firmas pampeanas Enresa SA (Catriló) y Pampa Bio (General Pico).
Algunas empresas alertaron por la inminente suspensión de personal y el cierre de sus plantas, aunque desde la empresa catrilense dijeron que “por ahora” no se producirá el despido de trabajadores de su planta (ver aparte).
Los productores de biocombustibles se fastidiaron luego de la publicación en el Boletín Oficial de un valor para adquisición de biodiésel a partir de abril mucho menor al esperado y se canalizó a través de una carta que la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (Cepreb) envió al subsecretario de Hidrocarburos y Combustibles, Carlos Casares, según indicó el sitio Ambito.
Luego de casi dos meses sin actualización, el Gobierno nacional autorizó el lunes un incremento del 3,88% en el biodiésel, que pasó a ubicarse en 28.734 pesos la tonelada. Esta medida sorprendió a los empresarios, que esperaban alrededor de 30.500 pesos. La diferencia se explica en el “intempestivo” cambio de fórmula que ejecutó sin consulta el área de Energía.
“La (nueva) fórmula, además de contener errores, le quita previsibilidad y seguridad jurídica al marco regulatorio vigente”, denunciaron las pymes. “La decisión tomada es aún más drástica porque, en ausencia absoluta de diálogo o comunicación previa, se han introducido modificaciones que si no se revierten afectan y afectarán en formal terminal la actividad”, agregaron.

Negocio inviable.
La Cepreb advirtió que las actuales condiciones provocarán la cesación de unos 2.000 trabajadores, el consecuente desmantelamiento de fábricas nacionales y el desabastecimiento de gasoil. Aseguran que las nuevas reglas hacen inviable el negocio de los biocombustibles en la Argentina.
La magnitud del imprevisto conflicto abierto por el Gobierno ya se siente en la falta de provisión de biodiésel a las petroleras, que se vieron obligadas a aplicar cupos en la venta de gasoil a las estaciones de servicio, principalmente del interior del país.
Los empresarios pymes recordaron en los últimos años realizaron “importantes” inversiones al amparo de la ley 26093 y cuestionan la quita del ítem “Corrección Intermensual”, que actualizaba el precio de la tonelada según la variación del dólar.
“La fórmula existente (la anterior) fue auditada durante más de un año y medio por funcionarios de este mismo Gobierno, y luego de intensas revisiones se llegó a una metodología de cálculo que mínimamente permitía trabajar con cierta rentabilidad y previsibilidad, sobre todo con el componente del tipo de cambio”, remarcaron los elaboradores.
Desde enero, el valor de la tonelada subió 6,58%. En el mismo período, el dólar oficial saltó de 38,31 pesos (al 31/01/19) a $44,4 (al 29/03/19), un 15,90% más.

Incumplen la ley.
Directivos de las principales empresas del sector se reunieron el lunes con el subsecretario Casares en el Ministerio de Hacienda. El funcionario se limitó a oír las quejas y reproches y se comprometió a trasladarlos a su jefe Gustavo Lopetegui. Por las dudas, Cepreb se lo envió por escrito este martes, señaló Ambito.
La cámara alertó por un “franco incumplimiento de la ley”. Lamentan que la fórmula acordada y certificada por Lopetegui en la Resolución 2/2019 solo se haya aplicado durante los primeros dos meses del año, ya que en marzo se continuó operando el precio de febrero. “En este escenario, nos reservamos el derecho de ampliar los hechos y perjuicios sufridos, así como también de iniciar las acciones legales tendientes a evitar la generación de mayores perjuicios o bien resarcir los daños efectivamente sufridos”, advirtieron.
Según los productores, a menos que haya una “inmediata” revisión de la publicación y se vuelva al esquema de la fórmula anterior, el “sector en estas condiciones va a desaparecer”.
“Esto no es algo que nos afecte de manera coyuntural o temporal, es la destrucción de la ley, que provocará el cierre de fuentes de trabajo con un mensaje que ahuyenta la inversión en el país por la falta de seguridad jurídica y autoritarismo de funcionarios que actúan intempestivamente”, concluyó la nota firmada por el director ejecutivo de Cepreb, Francisco Jáuregui.

En Enresa no habrá despidos
Una de las empresas afectadas por esta medida adoptada por el gobierno nacional es Enresa (Energía Renovable SA) de Catriló. Desde la firma dijeron que el comportamiento de la Secretaría de Energía “ha sido desastroso”, con los nuevos precios “no se cubren los costos fijos”, y si bien advirtieron que es complicada la situación “por ahora” no habrá suspensiones o despidos.
En diálogo con LA ARENA el vicepresidente de Enresa, Tomás Lorda, se quejó por lo mal que se viene manejando el gobierno nacional en los últimos meses. “En marzo se dejó de publicar el precio, tuvieron un mes con el anterior, cuando el dólar pasó de 38 a 42 pesos”, señaló y agregó que pese a la situación “el mes pasado igual seguimos entregando biodiésel”.
Dijo que hace unos días “publicaron un precio, modifican la fórmula y en definitiva necesitábamos un aumento del 12 al 13%, de acuerdo a la variación cambiaria, y nos dieron el 3,88%, con lo cual hay muchas empresas que están en crisis. Nosotros estamos mal, entregando lo que tenemos en stock y estamos haciendo gestiones para que nos vuelvan a recibir”.
El directivo pampeano indicó que Casares los recibió en los últimos días y va a volver a mantener un encuentro con los empresarios, “pero la verdad que el comportamiento que ha tenido hasta ahora ha sido desastroso, primero dejaron de publicar el precio y este mes nos cambiaron la fórmula sin avisar”.
Con el nuevo precio dijo que “no cubrimos costos fijos”, pero por ahora “Enresa no ha suspendido personal, no es la política que tiene nuestra empresa, nunca tomamos de rehén al personal, por eso no vamos a hacer suspensiones ni habrá despidos”. Actualmente la planta tiene unos 40 empleados, en forma directa e indirecta.