Inicio La Pampa Malvinas: echaron al orador por hacer campaña en el acto

Malvinas: echaron al orador por hacer campaña en el acto

EL SECRETARIO DE CULTURA, GABRIEL GREGOIRE, FUE EXPULSADO POR HIJOS DE VETERANOS

Hubo repudio generalizado y desde distintos sectores exigen la renuncia de Gregoire, quien habló de las elecciones politizando el acto. Fue abucheado y expulsado por los hijos de los ex combatientes.
Lo que debía ser un justo homenaje a los héroes de Malvinas, de pronto se transformó en un bochorno cuando el funcionario municipal que debía encargarse de recordar aquella gesta y sus protagonistas empezó a hablar de cuestiones políticas -refiriendo incluso a la próxima votación para intendente en la ciudad-, momentos en que fue increpado y obligado a retirarse.
Cero sentido de la realidad y del momento. Eso podría decirse del discurso de Gabriel Gregoire en el acto realizado para conmemorar el desembarco de las tropas argentinas en Malvinas. Todo estaba preparado para la distinción a nuestros héroes, con los efectivos militares y policiales formados, y con los ex combatientes presentes presos de honda emoción.
Había dado su discurso el ex combatiente José Maidana, cuando le tocó el turno al funcionario municipal.
El intendente Leandro Altolaguirre -quien estaba acompañado de su secretario de Hacienda y candidato a vicegobernador Luis Evangelista-, se había retirado instantes antes, afectado de una descompensación. Cabe recordar que el jefe comunal venía de permanecer algunos días internado producto de una fiebre que costaba cortarle, y el sol que pegaba fuerte ayer debió haberlo afectado. Por eso no fue testigo de lo que vendría.
Fue una extensa perorata del secretario de Cultura municipal, Gabriel Gregoire, quien arrancó hablando de cuestiones personales -como para dar marco a lo que vendría después, se supone-, señaló que hace poco había cumplido 50 años. Recordó que en ese momento, rodeado de sus afectos, tuvo en cuenta aspectos de su vida personal, y enumeró temas atinentes a su familia, a su condición de profesor de Historia, incluso a su desenvolvimiento como pelotari, y finalmente a la convocatoria para que sea funcionario municipal.
Ya ante la extensión de su disertación no faltaba entre el público los que se mostraban algo molestos. Hubo un segundo en que el funcionario reflexionó acerca de que -a esta edad- ya había “dado la vuelta”… y precisamente en ese momento empezó su derrape.

“Altolaguirre o La Cámpora”.
Después de aludir al por qué de la ceremonia en el Monumento a los Caídos en Malvinas, hizo un repaso de los sucesos históricos, pero de pronto cambió el curso de sus palabras. Inesperadamente -no improvisando, porque leyó su alocución- Gregoire empezó a realizar manifestaciones políticas. En ese sentido admitió que el presidente Mauricio Macri no había podido cumplir con su promesa “de hambre cero”, pero no obstante rescató la gestión del actual intendente municipal.
Pero fue más allá, expresando que en las próximas elecciones municipales se iba a elegir “entre Santa Rosa o La Cámpora… entre Altolaguirre y La Cámpora”.

“Andate. Respetá…”.
Allí el abucheo se hizo más intenso, y hubo un cruce de palabras con los hijos de los combatientes, que desde la primera fila seguían el curso de las palabras de Gregoire. Ante la silbatina y los gritos de desaprobación -y la mirada incrédula de los funcionarios, los propios y los ajenos-, el secretario de Cultura, ahora balbuceante, atinó a decir: “Esto es lo que nos toca vivir… esto es lo que nos toca a vivir. En las elecciones se van a ver los que están a favor del gobierno…”, quiso completar.
“No seas desubicado… respetá!, retirate del micrófono. Hacelo por los héroes, ¡por favor!”, le insistieron a viva voz.
Dos hijos se acercaron, uno de ellos le puso la mano en el pecho, y le reclamaron que dejara el micrófono y se retirara. “No me voy a retirar, soy funcionario”, contestó Gregoire, mientras dos policías se acercaban para separarlo.

Momento de tensión.
El momento era de máxima tensión, y todo en un momento fue algo confuso y hasta triste. Un acto que era para homenajear a los héroes de Malvinas terminó totalmente desvirtuado.
En algún momento, al iniciar su alocución Gregoire había indicado que en general no era una persona de hablar mucho, y que tenía casi como una máxima aquello de que “el hombre es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Lo dijo el propio funcionario. Él sabrá exactamente qué quiso decir.

Un coro de repudios
Mientras el secretario municipal Gabriel Gregoire se iba del acto, ante los abucheos y reprobaciones que recibía, hubo algunos que le gritaron. “Sinvergüenza… así se van los cobardes”, exclamó alguien, ante lo que el funcionario amagó volverse, pero fue disuadido rápidamente.
Cuando el acto terminaba se veían rostros estupefactos. Nunca en celebraciones de este tipo se había vivido una circunstancia semejante, y los funcionarios nacionales, provinciales y municipales no daban crédito a lo que había pasado.
“¡Imaginate cómo estoy!, mirame la cara, es una barbaridad que nadie puede compartir. No sé por qué dijo algo así. Es incomprensible”, dijo totalmente indignado el viceintendente Jorge Domínguez. “No sé si estaba mamado, o qué…”, dijo al pasar.
Otro que se veía sorprendido era el diputado nacional y candidato a gobernador de Cambiemos, Daniel Kroneberger: “¡Qué querés que te diga!”., le expresó a un cronista de LA ARENA. “Estuvo totalmente desubicado, no sé porque dijo todo eso. No acuerdo con nada de lo que manifestó Gregoire y no esperaba algo así”, agregó”.
“Estamos en un año electoral, pero esto no tiene nada que ver, es un acto de homenaje a nuestros héroes”, dijo el subsecretario de Protección Ciudadana Lisandro Ranocchia. “Una actitud miserable, que no se comprende. Una falta de respeto”, completó. Gustavo Vera, subsecretario de Salud calificó el discurso como “lamentable”.
Exactamente lo mismo dijo el secretario de Gobierno municipal, Fernando Pina, quien dijo que “de ninguna manera” avalaba esas expresiones, y tampoco el intendente. El discurso lo arma cada uno, es personal”, aclaró.

“No agredí ni insulté”
“Lo que te digo es que no lo agredí, ni lo insulté… sólo le pedí que dejara el micrófono, que se retirara”, explicó Branco Maidana a este diario. De esa manera el joven -hijo de Jorge, el ex combatiente que poco antes había usado de la palabra- explicó el cruce que tuvo con Gregoire a la vista de todo el mundo.
Detrás suyo hubo dos personas más que se acercaron -uno era su hermano menor, Lucas-, e impidieron que el funcionario siguiera con su discurso.
“Esto no tiene sentido… usó este acto patriótico, tan sentido para todos nosotros los familiares, y obviamente también para los veteranos para decir cosas que no tenían nada que ver con esto”, dijo Branco Maidana.
Cabe señalar que cuando Gregoire se iba alejando acompañado por otra persona, se le acercó una mujer que le dijo en la cara: “Soy hija de un héroe de Malvinas y esto no te lo puede permitir, sos un hijo de p….”, le espetó.