Inicio La Pampa Marcha de antorchas

Marcha de antorchas

Una marea de gente inundó las calles céntricas de Santa Rosa en una masiva «Marcha de las Luces» en defensa de la universidad pública, gratuita y de calidad. «Estudiar no debe ser un privilegio, es un derecho», exclamó el movimiento estudiantil.
Una nueva jornada de reclamo cerró el viernes con una multitudinaria movilización que aglutinó a toda la comunidad universitaria en rechazo al recorte presupuestario de las 57 universidades nacionales, entre ellas, la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam). Al ritmo de la música murguera y al compás de un amplio repertorio de cánticos, los más de tres cuadras de personas recorrieron el centro de la ciudad, la Casa de Gobierno y la Fundación Pensar, sede partidaria del PRO pampeano.
De la movilización no sólo participaron estudiantes universitarios, sino que se sumaron a la iniciativa docentes, no docentes y vecinos de la ciudad. Al consultar a varios presentes de la marcha por el motivo por el cual estaban en la calle en la fría tarde de ayer, todos reconocieron que estaban allí porque «la educación pública está en peligro».

Toma.
Previamente al inicio de la marcha, los estudiantes habían convocado a una conferencia de prensa donde explicaron los pasos a seguir del plan de lucha, además de fijar posición sobre la situación actual de la educación universitaria dentro de la institución pampeana.
En ese sentido, uno de los anuncios más importantes de los jóvenes fue la confirmación de la decisión de levantar la toma -que se extendió por casi tres días- del edificio de UNLPam hasta el próximo lunes 27, a la espera de conocer la oferta salarial que realizará Nación a los docentes universitarios.
Según indicó Eugenia Urpianello, una de las voceras del movimiento estudiantil, la decisión fue tomada por todos los estudiantes pero advirtió que el levantamiento de la toma no significa un cese en las protestas. «Durante los próximos días vamos a llevar adelante una serie de actividades para continuar la lucha», indicó la joven.
La vocera adelantó que el próximo lunes a las 14.30 van a realizar una vigilia en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales para acompañar a los docentes y aguardar cuál es la propuesta que el Gobierno le dará a los profesores universitarios. «Luego realizaremos una marcha que terminará con una nueva asamblea, en donde decidiremos el plan de lucha una vez que tengamos noticias sobre lo que ofrece Nación», detalló.

Preocupación.
El movimiento estudiantil se mostró sumamente «preocupado» por la situación actual de la educación universitaria, principalmente la presupuestaria. «Queremos saber qué va a suceder después de fin de año si es que el presupuesto alcanza hasta ahí», apuntó Urpianello, quien solicitó que «la educación superior sea accesible a obreros y toda la ciudadanía».
«Consideramos que la educación tiene que ser un derecho y no un privilegio», remató.
Ignacio Rodríguez, otro de los voceros, exigió al rector que «deje los eufemismos de lado y tome un posicionamiento claro con acciones concretas en defensa de la educación pública».
«Fue elegido como máxima autoridad de esta casa», representando a la comunidad universitaria y, por ello, debe expresarse «de manera inmediata como lo requiere la situación», recriminó.
Finalmente, los jóvenes presentes le respondieron a la diputada del PRO Josefina Díaz, quien días atrás había negado el ajuste y relativizado la protesta, además de cuestionar que en la UNLPam supuestamente había un docente por cada 6 u 8 alumnos. «En nuestras universidades no están sobrando docentes. En todo caso, lo que faltan son alumnos que llenen las aulas», criticaron los estudiantes.

Frente a Cambiemos
La masiva movilización realizó una breve pausa, durante su recorrido, en la sede partidaria de Cambiemos sobre la avenida Luro. En el lugar, hicieron una mención al papel del Gobierno Nacional en esta problemática y dedicaron un par de cánticos a la figura presidencial, para luego retomar la marcha en su trayecto final.

«Hay un brutal ataque contra la educación»
«La Legislatura pampeana no puede permanecer indiferente ante el brutal ataque que el gobierno nacional ha emprendido contra la educación pública, en todos sus niveles, pero especialmente en aquellos que son de su directa responsabilidad: terciario y universitario», afirmó el diputado Eduardo Tindiglia (FpV) al fundamentar un proyecto de resolución presentado en repudio por el desfinanciamiento de Cambiemos a las universidades públicas.
En sintonía con los planteos realizados por los bloques PJ y Frepam, el legislador propuso «manifestar preocupación por la grave situación presupuestaria que atraviesan las universidades nacionales y en particular la Universidad Nacional de La Pampa que pone en riesgo, incluso, el pago de salarios y servicios».
Además, pidió que se solicite a los legisladores nacionales por La Pampa que acompañen el proyecto presentado en la Cámara Baja para que Nación informe el porcentaje de ejecución presupuestaria al 30 de junio en las partidas presupuestadas para la UNLPam y el estado actual de la negociación paritaria con las Federaciones de Docentes Universitarios.
De esta forma, el conflicto con las universidades se tratará en la Legislatura donde el macrismo quedará una vez más, en soledad, «bancando» las políticas nacionales. Es más, en la última semana, desde el PRO negaron el desfinanciamiento de la educación pública.

Oferta «vergonzosa».
Las universidades «emprendieron diversos planes de lucha para visibilizar el conflicto y condicionar al gobierno a que aumente el presupuesto a las universidades y que procure un acuerdo salarial justo con los docentes, que compense la pérdida de poder adquisitivo sufrida en dos años», explicó Tindiglia.
Los docentes universitarios y preuniversitarios ratificaron recientemente la continuidad del no inicio del segundo cuatrimestre de clases ante la «insuficiente» y «vergonzosa» oferta salarial del gobierno de un 10,8 por ciento de aumento salarial en dos cuotas, cuando los trabajadores reclaman un 30 por ciento en sintonía con la inflación y la devolución «inmediata» de los 4 mil millones de pesos de recorte presupuestario. Junto a organizaciones estudiantiles, los gremios realizarán una gran marcha nacional universitaria el 30 de agosto.