Marchas en todo el país

CONTUNDENTE APOYO A LAS UNIVERSIDADES

El frío no fue un impedimento para que cientos de personas se congregaran para apoyar la lucha por una Universidad pública, gratuita y de calidad. Con los estudiantes como cabeza, las más de tres cuadras de manifestantes recorrieron las calles de la capital pampeana para hacer oír su reclamo: “La universidad no se vende, se defiende”.
La jornada de protesta, que tuvo su momento de mayor intensidad durante la masiva movilización, estuvo cargada de actividades durante todo el día. Al mediodía, los estudiantes realizaron una olla popular en el edificio central de la Universidad de La Pampa (UNLPam) – tomado desde el lunes- para continuar con una charla sobre violencia de institucional y, posteriormente, un taller abierto sobre educación textual.
Al acercarse las 19 horas, cientos de personas comenzaron a llegar a las escalinatas de la UNLPam. El frío quedó así en un segundo plano y el clamor estudiantil fue tiñendo el clima hasta convertirse en el principal protagonista. Llegada la hora pactada, las tres cuadras de manifestantes que se reunieron iniciaron su marcha en defensa de los valores de la educación pública.
Las diferentes columnas estudiantiles, docentes y agrupaciones políticas partieron de las escalinatas de la UNLPam hacia el corazón de la Casa de Gobierno provincial. “No es una tormenta es un plan de gobierno”, “Sin educación no hay futuro” y “La educación no se mancha”, eran algunas de las frases que rezaban en algunos de los carteles que exhibían tanto estudiantes, docentes como vecinos que se acercaron para formar parte de la lucha.
La música y el baile murguero junto al amplio repertorio de cánticos de protesta también estuvieron presentes en la masiva movilización de ayer que, a medida que se desarrollaba, iban ganando algunos adeptos que estaban el centro y no se habían enterado de la marcha.

“Fuera Macri”.
Una vez que la multitud llegó a la explanada de la Casa de Gobierno, luego de recorrer la avenida San Martín, los manifestantes hicieron una breve pausa. Minutos más tarde, retomaron la marcha y se dirigieron hacia la Fundación Pensar, sede del PRO en La Pampa. Ese local, a esta altura de los acontecimientos, parece ser el lugar que se convertirá en un nuevo punto de protesta para futuras movilizaciones.
Allí, cantaron en contra de la figura presidencial y algunos manifestantes decidieron pegar sus carteles en las puertas de la Fundación, mientras que un pequeño grupo realizó una serie de pintadas. La más icónica de estas resultó el dibujo de un helicóptero junto a dos personas que intentaban ingresar, una de ellas en silla de ruedas.
La cita en la sede el PRO duró varios minutos y, en algunos lapsos, se sintió con fuerza un fuerte grito -“Fuera Macri fuera”- que pedía la salida del presidente del Gobierno. Finalmente, la marea de gente volvió a emprender la marcha para culminar el recorrido. Alrededor de las 20.30, la masa de gente retornó al punto del encuentro dando fin a la segunda movilización que tuvo Santa Rosa en menos de un mes.

Franja presente.
A pesar de los momentos de tensión que se vivieron cuando la agrupación Franja Morada -de procedencia radical, aliada a Cambiemos- fue expulsada del movimiento estudiantil el miércoles pasado, algunos militantes de la agrupación estuvieron presentes durante la protesta, donde hicieron alusión a que su espacio “siempre estuvo, está y estará defendiendo la educación pública”.

Levantan la toma.
La intensa agenda que el movimiento estudiantil programó para el jueves terminó con una asamblea abierta en la sede central de la UNLPam. El llamado al encuentro tenía como motivo decidir sobre el futuro de la toma del edificio. Luego de un intenso debate, los estudiantes decidieron finalmente interrumpir la medida de fuerza hasta nuevo aviso y pactaron reunirse, nuevamente, este viernes a las 19.30. “La toma fue totalmente exitosa, por eso decidimos levantarla”, remarcaron desde el movimiento

Apoyo del bloque del PJ.
El bloque del Partido Justicialista de la Cámara de Diputados de la Nación, del que forman parte Melina Delú, Sergio Ziliotto y Ariel Rauschenberger, manifestó su apoyo a la marcha universitaria que se realizó ayer en contra del ajuste que lleva adelante el Gobierno del presidente Mauricio Macri.
“Estamos junto a cada trabajador docente y no docente, apoyando a cada estudiante que se sume a esta masiva convocatoria, que busca defender a la Universidad pública argentina y rechazar la crítica situación presupuestaria a la que el Gobierno nacional las quiere someter”, sostuvieron los diputados nacionales.
“El recorte a las universidades implica restringir la posibilidad de un futuro mejor para el país. No podemos poner en riesgo uno de los motores de crecimiento e igualdad de oportunidades que brinda el sistema educativo de calidad construido por todos los argentinos”, alertaron mediante un comunicado de prensa.
Desde el PJ afirmaron que “el derecho de enseñar y aprender queda vulnerado cuando se toma la decisión política de hacer recortes en esta área. Respaldamos la lucha de la comunidad educativa y nos solidarizamos con las 57 universidades que se encuentran en conflicto”.

En Capital Federal.
Gremios de docentes universitarios y federaciones estudiantiles protagonizaron ayer una multitudinaria marcha que comenzó en el Congreso y se trasladó a la Plaza de Mayo, donde cuestionaron al Gobierno por la crisis en las universidades públicas y reclamaron recomposición salarial y mayor presupuesto.
Bajo una persistente lluvia, las columnas de Conadu, Conadu Histórica, Fedun, UDA, Fagdut y Ctera, junto a miles de estudiantes avanzaron por Avenida Rivadavia y Avenida de Mayo y al caer la noche se ubicaron frente al Cabildo para escuchar los discursos de los dirigentes gremiales, que efectuaron críticas hacia la Casa Rosada, en medio de las turbulencias económicas.
“Hoy hemos roto el techo indignante del 15%. Pero esto no se arregla con un poquito más del 15%. Vamos a seguir en la lucha para defender el poder adquisitivo de los compañeros docentes y no docentes. Vamos a seguir la pelea por el presupuesto, para que sigan abiertas las 57 universidades públicas del país”, recalcó el secretario General de la Federación de Docentes de las Universidades (Fedun), Daniel Ricci.
En el escenario montado frente al Cabildo, además del reclamo salarial, los oradores destacaron el reconocimiento internacional del sistema argentino de educación superior público, que en las últimas décadas permitió que muchas jóvenes se convirtieran en primera generación de universitarios dentro de sus familias.

Inflexible.
Durante semanas, el Gobierno se mantuvo inflexible en la propuesta salarial del 15% en cuotas para los docentes universitarios, lo que motivó malestar en la comunidad educativa y tomas en numerosas casas de estudio del país. Finalmente, el jueves el Gobierno cedió y se comprometió a mejorar la oferta salarial e incorporará una cláusula de revisión.
No obstante, las posiciones siguen muy lejos de un acuerdo ya que los gremios pretenden un 30 por ciento con cláusula gatillo, un aumento más cercano a la expectativa inflacionaria para este año.
Las negociaciones del Ministerio de Educación con los gremios continuarán este viernes en el marco de la “sesión de trabajo permanente” propuesta por la cartera conducida por Alejandro Finocchiaro para intentar destrabar el conflicto universitario.

“Muy grave”.
En diálogo con C5N, el secretario general de Conadu, Carlos de Feo, criticó la respuesta del Gobierno, luego de que el presidente Mauricio Macri recibiera el martes pasado a un conjunto de rectores en la Casa Rosada. “Los rectores recibieron respuestas de autoayuda, sin un compromiso real. El desfinanciamiento lleva dos años, es muy grave”, lamentó, luego de advertir sobre la subejecución presupuestaria en el sector.
Por su parte, el dirigente de la Conadu Christian Dodaro aseguró que “no van a retroceder ni un segundo” y que seguirán “organizándose junto a la juventud para ponerle freno a este ajuste” porque “donde está la universidad está la patria”.
En tanto, el secretario general de UTE, Eduardo López, expresó su deseo de que en el país “vuelva a hablarse de educación, ciencia y tecnología” y “no del dólar, porque esa es una señal de que estamos mal”. “Hay una primera generación de jóvenes que accedieron a la universidad. Esos jóvenes están defendiendo la posibilidad de ascenso social y por eso los vemos acá”, ponderó. (NA)