Marino: “Soy absolutamente inocente”

LEGISLADOR PAMPEANO HABLO EN EL SENADO Y NEGO LA ACUSACION DE ABUSOS

Tal como se preveía, el senador pampeano Juan Carlos Marino rompió el silencio y lo hizo en el comienzo de la sesión extraordinaria de ayer en el Senado nacional, donde negó las acusaciones en su contra luego de haber sido denunciado por la empleada Claudia Guebel por acoso sexual. “Soy una persona absolutamente inocente”, afirmó, luego, en declaraciones a la prensa.
En el recinto, el pampeano leyó una breve carta dirigida a la titular de la Cámara alta, Gabriela Michetti, y expresó: “Inicialmente, de manera enfática niego haber tenido, respecto de la denunciante, una situación como la que se está denunciando en la causa de la cual, es bueno decirlo, no he sido formalmente notificado sino que me enteré por los medios de comunicación”.
Marino destacó que “rápidamente de tomarse conocimiento de la existencia de la denuncia he realizado las acciones necesarias a fin de ponerme inmediatamente a derecho, sometiéndome a la justicia”. Y agregó que de “manera espontánea” se presentó para ver el expediente, pero “sin poder tener todavía acceso al mismo por no permitirlo la situación procesal”.
“Pongo a disposición de este Cuerpo que integro mis fueros como senador de la Nación”, aseguró el oficialista que después se dirigió hacia uno de los pasillos del Senado y, en diálogo con la prensa, sostuvo ser “una persona inocente, absolutamente inocente”.
El legislador de la UCR, acompañado por su abogado Claudio Calabresi, reveló que se enteró de la denuncia por su par Luis Naidenoff -jefe del interbloque Cambiemos- cuando estaba llegando a Miguel Riglos, la localidad de nuestra provincia de la que fue intendente.
Marino agregó que viajó hacia Buenos Aires con su esposa y el lunes se presentó ante el juzgado. “No dudé un segundo en ponerme a derecho. Soy un hombre que respeto la división de los poderes. No voy a hacer nada que impida que la justicia pueda investigarme”, finalizó.
El senador de Cambiemos entró al recinto a las 14.10, acompañado de sus asesoras, fue saludado por su coterráneo peronista Daniel Lovera, esperó el quórum en su banca y abrió la sesión con su descargo, que no llegó a tres minutos de duración.
Después salió del recinto y tras ratificar sus dichos frente a la prensa, dejó que hable su abogado, Claudio Calabresi, quien dejó algunas definiciones que este diario ya había adelantado en su edición de ayer.
“Nos llama poderosamente la atención que la denunciante usó todos los medios de comunicación en los que estuvo para hablar de (Carlos) Mac Allister. Aparte de su denuncia, hablaba de Mac Allister. Ningún periodista entendía para qué lo mencionaba a él, que es un hombre que está candidateándose en La Pampa”, lanzó el letrado respecto a la interna de Cambiemos en nuestra provincia para la elección a gobernador en 2019.
En su denuncia, Guebel habla de la construcción de una causa para complicar a su rival de Cambiemos en La Pampa, que es el ex futbolista.
Calabresi adelantó además que no permitirá que Marino exhiba su teléfono. “Si ella habla de esas conversaciones, deberá demostrarlo”, señaló y anticipó investigaciones sobre las tareas que cumplía Guebel.

Denuncia.
Luego del impacto generado por la denuncia de la actriz Thelma Fardín contra Juan Darthés, Guebel acudió a la justicia para denunciar al senador radical, a quien acusa de haberla manoseado en su despacho, a principio de este año, y de hostigarla mediante WhatsApp y llamadas telefónicas.
La trabajadora legislativa, además, denunció al jefe del despacho de Marino, Pedro Fiorda, y al asesor Juan Carlos Amarilla, que se desempeña en la Cámara de Diputados. Guebel es una militante de más de 30 años en la UCR y fue candidata a senadora en 2013 por el frente UNEN.

Respaldo para Guebel desde la UBA
Miembros del colectivo de primeros estudiantes y graduados de la Carrera de Ciencia Política de la UBA (Universidad de Buenos Aires) respaldaron a su colega Claudia Guebel, quien denunció al senador Juan Carlos Marino por abuso sexual.
A través de una declaración que titularon “Nosotrxs te creemos”, los profesionales expresaron “plena solidaridad con nuestra colega, al igual que con todas aquellas víctimas de abuso, acoso laboral y violencia de género”.
También apuntaron a “repudiar éste y todos los abusos y acosos de distinta índole a los que son sometidas cotidianamente las mujeres”.
Y se expresaron “contra las distintas formas que asume la revictimización de la víctima: en general, cuando se desconfía y descree de la misma, o cuando se pone el foco en investigarla en lugar de investigar al victimario; y en particular en este caso, cuando desde las distintas redes sociales y medios masivos de comunicación se pone en tela de juicio el testimonio de nuestra colega aduciendo intencionalidad política, como así también cuando representantes del Congreso de la Nación actúan corporativamente pretendiendo minimizar lo sucedido”.

Testimonios.
Los politólogos alentaron “a todas las mujeres a denunciar, a no callar más, porque para que podamos tener la sociedad mejor que nos merecemos luego de 35 años de democracia, y para que nuestras instituciones se democraticen aún más, hay que dar testimonio, por más doloroso que sea, para que las cosas cambien”.
Y pidieron dejar “claramente expresado que el abuso y el acoso son transversales a todas las identificaciones políticas, ideológicas, religiosas y de estratificación social, no estando excluida ninguna profesión, empleo o tarea que se desempeñe”.
“Nadie puede ni debe hacerse el distraído, la violencia machista deja marcas siempre. Las mujeres están empezando a sanarlas hablando”, puntualizaron.
Entre los firmantes de la declaración se contaron la irectora de la Carrera de Ciencia Política de la UBA, Elsa Llenderrozas, así como Mario Ricardo Maurich, Mario Martín Pecheny, Paola Cavarozzi, María Victoria Murillo, Santiago Leiras, Ernesto Calvo, Inés Tula, Sergio De Piero, María O`Donnell, Juan Belikow, Darío Rubinstein y Javier Zelaznik, entre otros.

Durango: “Ya no nos callamos más”
En la sesión de ayer en la cual habló Juan Carlos Marino, la senadora justicialista Norma Durango, también pampeana y presidenta de la Comisión Banca de la Mujer, se pronunció en el recinto sobre el hecho, pero de manera general y sin referirse directamente a la denuncia que pesa sobre acoso sexual que pesa sobre el legislador de Cambiemos.
“Nos solidarizamos con las mujeres que han sufrido abusos. Les preguntamos a los hombres, ¿hasta cuándo?”, manifestó Durango, al tiempo que consideró que los hombres deben “revisar sus masculinidades”.
“Hay formas inadmisibles de tratarnos”, remarcó Durango, quien apeló a que “los medios asuman el compromiso de realizar abordajes serios y respetuosos de las mujeres en situación de violencia y dejen de hacer un espectáculo”.
En el inicio de su discurso, la legisladora del PJ dijo: “Desde la Comisión Banca de la Mujer, las mujeres de este Senado queremos hacer oír nuestra voz ante situaciones que vulneran nuestros derechos. Nosotras nos solidarizamos con las mujeres que han sido abusadas, acosadas, prostituídas y explotadas. Nosotras nos revelamos contra la violencia sexual y el asesinato de miles de mujeres y niñas. Asistimos conmovidas al relato de todas aquellas que están hablando de sus vidas, de sus dolores, de años de opresión en primera persona, poniéndole el cuerpo y palabra, a relaciones de poder donde la supremacía del varón marca y somete; denigra y cosifica; vulnera y ultraja”.
Y luego añadió: “Ya no nos callamos más, gritamos todas y las historias se multiplican. Con argumentos descarnados que sacan a la luz con coraje y enorme valentía, toda la dureza de lo vivido, prueba irrefutable de una humillación que estaba naturalizada”.
Más adelante, resaltó: “Lo dijimos antes y lo reiteramos hoy: deben revisar sus masculinidades y sobre todo hacerse cargo, entendiendo de una vez y para siempre que hay una era que se terminó, una forma inadmisible, intolerable de tratarnos que antes era individual y hoy es colectiva, que antes era personal y hoy es política, como dic la Antropóloga Rita Segato.
Nosotras pedimos una Justicia que investigue y condene con celeridad la gravedad de estos hechos”.
En el final, Durango dijo estas palabras: “Nosotras defendemos una educación que cuestione y deje atrás la cultura del patriarcado. Nosotras nos comprometemos a garantizar la implementación del Protocolo de prevención de las violencias que recientemente aprobó este Congreso. Nosotras las mujeres de este Senado asumimos el imperioso compromiso de trabajar para terminar con este flagelo que golpea a nuestra sociedad; por eso gritamos y exigimos No es No”.