Más de 500 personas sin beneficio

Al rechazar su implementación, la diputada Alicia Mayoral (PJ), planteó que la eliminación del monotributo social agropecuario (MSA) a cargo del Ministerio de Agroindustria de la Nación, desde fines de diciembre próximo, provocaría una situación de desamparo a medio millar de trabajadores en nuestra provincia.
La legisladora indicó que “lamentablemente, una vez más desde el Estado Nacional se recorta otra política pública destinada al mejoramiento y/o formalización de un sector social humilde, como es en este caso el de la agricultura familiar”.
El monotributo social agropecuario es una herramienta que hoy tiene costo cero para quienes aparezcan incluidos en el Registro Nacional de la Agricultura Familiar (Renaf), que facturan alrededor de 72.000 pesos al año.
El Ministerio de Agroindustria dispuso que entre el 2 de julio y el 10 de agosto, los actuales beneficiarios deberán reempadronarse. Quienes lo hagan conservarán el beneficio actual en forma gratuita hasta fines de este año.
A partir del 1 de enero de 2019, los productores familiares mantendrán su inclusión en el Registro de Efectores Sociales del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y serán beneficiarios del actual Monotributo Social, manteniéndose así el aporte del 75% del beneficio a cargo del Estado Nacional o podrán por darse de baja del régimen.
Mayoral señala que “queda implícito en el comunicado que el 25% del beneficio ($268 por persona) actualmente cubierto por el Ministerio de Agroindustria, desde 2019 deberá ser pagado por el agricultor familiar que también deberá cubrir la proporción del beneficio adherente (obra social para integrantes de la familia), por lo que la carga para el pequeño productor podría incrementarse”.
El MSA fue creado en 2009 durante la presidencia de Cristina Fernández, con el objeto de formalizar la comercialización en el segmento de productores rurales más pobre y garantizarles a los agricultores familiares, campesinos y comunidades originarias, una obra social y aportes previsionales. Fueron sus principales beneficiarios pequeños productores caprinos, porcinos, huerteros, apicultores, ganaderos de muy baja escala, entre otros.