Inicio La Pampa "Más que taller, un encuentro de amigos"

«Más que taller, un encuentro de amigos»

PORTEZUELO: LA PAMPA DENUNCIO QUE EL ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL "ES UN DIBUJO"

La Pampa mostrará hoy una vez más su disconformidad con la forma en que el gobierno nacional, la provincia de Mendoza, y en este caso el Comité de Cuenca del Río Colorado (Coirco) están llevando adelante el estudio de impacto ambiental regional que debe determinar si Portezuelo del Viento, la represa sobre el río Mendoza, es viable o no. Lo hará no concurriendo al «Taller diagnóstico de actores del Estudio de Impacto Ambiental Regional de Portezuelo del Viento» que se desarrollará en la localidad bonaerense de Hilario Ascasubi, al sur de Bahía Blanca.
Con esta decisión La Pampa sentará un fuerte antecedente frente a ese estudio, al que considera «un dibujo» que solo pretende cumplir con un trámite formal para darle el OK a Nación para la licitación internacional de la represa.
El anuncio fue realizado ayer al mediodía en una conferencia de prensa que brindaron el secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, y el representante alterno en Coirco, Juan Greco, junto a dos docentes de la Universidad Nacional de La Pampa que integran el equipo que contrató el gobierno pampeano para auditar el estudio, la magister Beatriz Dillon y el doctor Sergio Abascal.
Schlegel abrió la rueda de prensa explicando que La Pampa no irá a Hilario Ascasubi para no respaldar con su presencia algo que no cumple con la premisa de ser un estudio serio e imparcial sobre los efectos que Portezuelo tendrá en la cuenca del Colorado, principalmente en las provincias ubicada aguas abajo.
«Nosotros no estamos de acuerdo con la forma en que se está desarrollando el Estudio de Impacto Ambiental, por numerosos motivos», sostuvo el secretario. «Por ejemplo, algo muy grave, es que los representantes de las Universidades nacionales de La Plata y del Litoral que contrató el Coirco para el estudio, aún no han visitado la cuenca y no sabemos que lo vayan a hacer». Esta falencia «es algo realmente grave, porque no se puede hacer un estudio regional, sin hacer siquiera un viaje a conocer la región de estudio».
«Para nosotros es claro que este estudio no refleja ni reflejará lo que está pasando en la cuenca y lo que va a pasar cuando esté Portezuelo», sintetizó.

Club de amigos.
Juan Greco destacó que La Pampa es la única de las cinco provincias de la cuenca que contrató a un equipo de profesionales, en este caso todos ellos vinculados a la Universidad Nacional de La Pampa, para auditar el material que entregó y resta entregar la UTE (unión transitoria de empresas) que ganó la convocatoria del Coirco para realizar este estudio de impacto ambiental de alcance regional.
«Los dos informes que ha entregado hasta ahora la UTE entre las universidades del Litoral y de La Plata han sido severamente objetados por el equipo de la UNLPam», informó Greco. «Por eso nos llama poderosamente la atención que el presidente (Mauricio) Macri haya anunciado la licitación de Portezuelo del Viento (el 18 de diciembre) cuando aún resta terminar el Estudio que debe determinar si la obra es viable o no».
«Respecto del taller -indicó- no aceptamos participar porque ellos no aceptaron a ningún actor de los que propusimos nosotros y nos impusieron un número que no representa el impacto social en nuestra provincia. Más que un taller de actores esto parece un encuentro de amigos», disparó el representante alterno.

Incompleto y desactualizado.
Junto con otros seis profesionales de la UNLPam, Beatriz Dillon y Sergio Abascal integran el equipo de contraparte que contrató el gobierno pampeano para auditar el EIAR. «Nuestro papel es hacer un peritaje de este trabajo y la verdad que nos preocupa que dos universidades nacionales presenten un Estudio de Impacto Ambiental Regional, que es algo de mucha responsabilidad, de estas características», definió Dillon.
La investigadora -que ha participado activamente en los estudios de impacto ambiental del río Atuel y de otras importantes obras- fue muy crítica al caracterizar el material producido por las universidades. Lo calificó como «incompleto, desactualizado, poco serio, parcial y tendencioso».
Tras enumerar varios aspectos que muestran la pobreza metodológica y conceptual que el equipo percibe en los informes ya entregados, Dillon señaló que a juicio del equipo de la UNLPam «esto está pensado como un trámite para cumplir con un paso formal, nada más».
«Un estudio de impacto ambiental comprende dos partes: una línea de base, que es una recopilación profunda de la información ya existente, y los estudios y trabajos de campo posteriores. Lo que nos han presentado hasta ahora no llega siquiera a línea de base», sentenció.

«Inconsistencias».
Sergio Abascal, docente en la Facultad de Agronomía, mencionó «muchas inconsistencias» entre los propios informes de las universidades, y con otra información existente -tanto la producida por Coirco, como la que elaboró la Universidad de Cuyo y la consultora contratada por el gobierno de Mendoza-, también en aspectos metodológicos y conceptuales.
El docente, especialista en sistemas de riego, señaló la constante indefinición que muestran los documentos técnicos respecto a qué es Portezuelo del Viento: «algunos hablan del proyecto presa y central hidroeléctrica, y otros de un proyecto de aprovechamiento múltiple», aseguró. «Son dos cosas muy distintas y no es lo mismo hacer un estudio de impacto ambiental para una central hidroeléctrica que para un proyecto que contempla muchos destinos para el agua. Son dos estudios completamente distintos».
A manera de cierre, Dillon advirtió que el manejo de caudales que quiere hacer Mendoza con el agua del río Grande «compromete mucho a Casa de Piedra, a La Adela y a los otros usos que hay en la provincia» por la escasa cantidad de agua que va a llegar, mientras que Schlegel reiteró que La Pampa no estará presente en el taller de actores sociales y anticipó que una vez que las universidades entreguen el tercer y último informe, La Pampa decidirá «qué acciones vamos a seguir».