miércoles, 11 diciembre 2019
Inicio La Pampa "Me importa hacerlo feliz"

«Me importa hacerlo feliz»

APROBARON LA ADOPCION DEL HIJO DE CARLA FIGUEROA

(General Pico) – La piquense Melina Reynoso, hermana de Carla Figueroa, obtuvo la adopción legal de su pequeño sobrino, a quien la Justicia civil también autorizó el cambio de apellido. El niño, lleva el apellido de su padre, Marcelo Tomaselli, quien fue condenado a prisión perpetua por el femicidio de su pareja. En los próximos días la mujer concurrirá al Registro Civil para anotarlo con su nueva identidad.
La familia del menor, desde hace un tiempo también inició los trámites de la Ley Brisa, una reparación económica dispuesta para los hijos de las mujeres que son asesinadas por la violencia de género.
«Logramos tener al fin la adopción. Y por el tema de la Ley Brisa inicié los trámites el 5 de agosto, pero por ahora no estoy cobrando. Estamos felices por lo de la adopción, lo otro que venga cuando sea. Me importa más poder hacer feliz a mi niño que lo demás», le dijo Reynoso a LA ARENA.
La noticia alegró a toda la familia, que durante el fin de semana le festejó el cumpleaños número nueve al niño.
«Somos cinco hermanos. Y llegó el día después de ocho años, después de tanto dolor, todo un camino recorrido y hoy tenemos nuestra recompensa, por la lucha de mamá y papá. Sos lo más valioso que dejó tu mamá, y estamos agradecidos de tenerte y poder cuidarte», escribió en las redes sociales Paola (24), una de sus hermanas e hija de Melina Reynoso y Mariano Tarpín. Los otros hermanos del niño son Franco (22), Florencia (19) y Luciano (15).
Reynoso se hizo cargo del niño desde el femicidio de su hermana, y al poco tiempo comenzó a tramitar la adopción, la cual resultó ser muy engorrosa y salió después de ocho años. En los últimos días el trámite quedó aprobado, como así también el cambio de apellido del menor.

Ley Brisa.
Reynoso también inició los trámites para que el niño pueda acceder a la reparación económica que supone la Ley Brisa. Los trámites los inició a principios de agosto, cuando pudo conseguir toda la documentación necesaria.
La «Ley Brisa», otorga a los hijos de mujeres asesinadas por violencia de género, una reparación económica mensual equivalente a una jubilación mínima. Esto fue promulgado por el decreto 871/2028, que puso en vigencia la Ley 27452 aprobada por el Congreso de la Nación, el 4 de julio del año pasado. La reparación también incluye una cobertura integral de salud hasta los 21 años de edad, y alcanza a «niñas, niños y adolescentes, cuyo progenitor haya sido procesado o condenado como autor, coautor, instigador o cómplice del delito de homicidio de su progenitora».

Femicidio y libro.
El 10 de diciembre de 2011, en una vivienda del barrio Ranqueles de esta ciudad, Tomaselli asesinó de múltiples puñaladas a Carla, quien era su pareja y madre del pequeño hijo que tenían en común.
El femicida había estado preso por haber abusado sexualmente de la joven, aunque la defensa apeló a la figura de «Avenimiento», se casaron y él la mató días después de haber recuperado la libertad. Tras este caso, la polémica figura, que estaba contemplada en el artículo 132 del Código Penal, fue derogada.
En junio de 2012, un tribunal compuesto por los jueces Florentino Rubio, Luis Abraham y Fabricio Losi, condenó a Tomaselli a prisión perpetua. Dos años más tarde, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, dejó firme el fallo.
El mes pasado, el docente y escritor local, Andrés Borrello, presentó el libro «La volvería a matar», que refleja el caso y las consecuencias que tuvo, como la derogación de la figura del avenimiento. Primero lo presentó en la Feria Provincial del Libro, en Santa Rosa; y luego, en una librería de General Pico.