Medirán si el Atuel llega al Salado

En el transcurso del mes de enero, una empresa privada contratada por el gobierno nacional colocará dos nuevas estaciones automáticas para monitorear el caudal del río Atuel en territorio pampeano. Estarán ubicadas en Algarrobo del Aguila y en Paso Maroma, dos lugares en los que el río en este momento está seco. La colocación es producto de la insistencia pampeana ya que Mendoza resistió mientras pudo esta acción.
En la última semana de diciembre de 2018, técnicos de la empresa Evarsa recorrieron el cauce del río Atuel en territorio pampeano, desde su ingreso en el paraje denominado Puente de los Vinchuqueros, hasta Paso Maroma, el último sitio donde el río mantiene un cauce definido previo a su descarga en el Salado Chadileuvú.
“Si miramos toda la extensión del río Atuel en territorio pampeano, está cortado desde el año 2007”, explicó el secretario de Recursos Hídricos de la provincia, Javier Schlegel al precisar por qué el gobierno retrotrae en una década el momento en que el río circuló por última vez en la provincia, siendo que hasta hace poco tenía agua incluso en Algarrobo del Aguila. “En realidad, el Atuel tiene que correr hasta Paso Maroma y descargar en el Salado”, remarcó el secretario, insistiendo en este punto de vista del reclamo pampeano, más amplio que el vigente hasta hace pocos años.
Merced a esta nueva óptica -que toma todo el curso del río y no solo su ingreso en nuestra provincia- es que La Pampa reclamó en el seno de la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior la colocación de estaciones automáticas de monitoreo que informen cuánto caudal escurre por ellas. “Al principio Mendoza se resistió, pero después no le quedó otra que aceptarlo”, comentó Schlegel.
Estas dos estaciones estarán instaladas una en Algarrobo del Aguila y la otra en Paso Maroma. La localidad de Algarrobo del Aguila está a mitad de camino del trayecto pampeano del río, mientras que Paso Maroma está en la terminación del río, donde el Atuel descarga, o debería hacerlo, sus aguas en el Salado Chadileuvú.

Caudal y calidad.
Evarsa es una compañía privada contratada por la Secretaría de Planificación e Infraestructura Hídrica de la Nación que se especializa en la instalación y operación de este tipo de equipamientos. Las nuevas estaciones medirán dos variables principales: caudal y calidad del agua. “Nos van a dar un valor en tiempo real y cada 4 horas el dato del caudal que pasa por cada una de ellas”, detalló Schlegel.
En la actualidad, la única estación de estas características está instalada en el Puente de los Vinchuqueros, que es el punto donde el cauce ingresa a territorio pampeano.
“Lo que vamos a constatar es que si tenemos agua en el ingreso del Atuel, también llegue a Algarrobo, porque aunque tengamos agua en Vinchuqueros, pocas veces llega a Algarrobo”, aclaró Schlegel. Aguas abajo de Algarrobo del Aguila, el cauce recorre otros 50 kilómetros aproximadamente hasta Paso Maroma, un paraje cuyo nombre remite a una importancia estratégica décadas atrás, cuando el río corría en forma natural y no había, como ahora, infraestructuras viales para cruzarlo.
“La realidad es que el Atuel tiene que entrar en Vinchuqueros y correr hasta Paso Maroma, y descargar en el Salado. Eso es lo que nos van a asegurar estas tres estaciones de aforo”, reiteró Schlegel.
En la recorrida de diciembre, los técnicos de Evarsa y el personal de la Secretaría de Recursos Hídricos identificaron los sitios exactos donde se colocarán estos equipos. De acuerdo a lo comprometido, la instalación se concretará durante el mes de enero y el inicio de funcionamiento será inmediato. “La información que transmitan seguramente primero va a estar disponible para los organismos de la cuenca, y más adelante será de consulta libre”, estimó el secretario.

Nueva visión.
“El río Atuel tiene poco más de 100 kiómetros en la provincia de La Pampa. Tenemos que recuperar toda esa extensión, y que descargue en el Salado”. Con esta reflexión, Schlegel reflejó la política de trabajo del gobierno pampeano y sus entidades asociadas en esta lucha: la recuperación integral del río en nuestra provincia, desde que ingresa hasta que llega a su colector.
Esta línea de trabajo es superadora del espíritu que tenía el reclamo pampeano hasta hace unos años, cuando La Pampa centraba su reclamo en exigirle a Mendoza un caudal que ingresara a territorio pampeano, pero sin detenerse a plantear que el río no se extingue allí sino que tiene unos 100 kilómetros más de recorrido.
Este ingreso ocurría generalmente una vez al año, pero permitía la reactivación del cauce en una fracción menor del recorrido pampeano. Por eso, ahora La Pampa exige que Mendoza no solo le entregue agua en el límite, sino que ese volumen permita un escurrimiento en esos 100 kilómetros y la conexión del río con su colector, en el Paso Maroma.
“Por eso es tan importante contar con un organismo de cuenca: porque será su responsabilidad controlar que el Atuel corra en toda su extensión, como ordenó la Corte Suprema. ¿Cómo se controla esto? Con las estaciones de aforo que estamos instalando”, concluyó el secretario. “Medir en el último punto (Paso Maroma) nos va a dar la garantía de que reconstituimos todo el Atuel, y no solo en el ingreso a la provincia”.