Mendoza propone obras para apropiarse del agua

ATUEL: MAS DE LO MISMO

Cuando faltan dos meses para que se cumpla un año desde que la Corte Suprema ordenó a La Pampa, Mendoza y la Nación acordar un caudal permanente del río Atuel para nuestra provincia y un paquete de obras en su cauce, las posibilidades de acercarse a un punto en común parecen cada vez más lejanas. La prioridad de obras que planteó Mendoza privilegia exclusivamente sus intereses, ignorando los reclamos pampeanos. “La valoración que presentaron nos convence de que Mendoza quiere quedarse con el Atuel y poco le interesa reconstituir el ecosistema”, evaluó el procurador de Rentas pampeano, Hernán Pérez Araujo.
“Para la reunión del miércoles 3 de octubre vamos preparados a tener una ardua discusión”, anticipó el funcionario pampeano, uno de los representantes pampeanos en la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior, cuando LA ARENA le consultó las novedades en el tema Atuel. Ese día, explicó, se pondrán a consideración las valoraciones que hicieron las dos provincias sobre las obras a realizar y acciones a desarrollar en el río Atuel para un manejo equilibrado del recurso. Las valoraciones, indicó, son diametralmente opuestas y ponen en evidencia que “a Mendoza poco le interesa reconstituir el ecosistema del oeste pampeano” sino que aprovechan este ámbito para impulsar aquellas obras “que solo los benefician a ellos”.
En el transcurso de la semana, La Pampa elevó a la CIAI un correo electrónico conteniendo “un documento explicativo de nuestra matriz de evaluación de obras”, que fue un pedido que hizo Mendoza en la reunión de septiembre porque, a su entender, “la propuesta pampeana no estaba dimensionada y no podían analizarla sin esta información”. Para el procurador, ello es solo una excusa para dilatar los tiempos. “Cada día transcurrido sin que el ecosistema pampeano inicie su reconstitución, es un día ganado por Mendoza”, sostuvo.

Primero, el trasvase.
Aunque en otros ámbitos institucionales -v.g., el comité de cuenca del río Colorado- sostiene que el trasvase de caudales del río Grandel al río Atuel no está en sus pensamientos, en la CIAI Mendoza insiste en que es la obra prioritaria para solucionar el centenario conflicto entre las dos provincias. De hecho, la valoró en primer lugar en los dos escenarios que planteó. “Esto no nos sorprende, lo venimos manifestando desde el principio de este proceso”, indicó Pérez Araujo.
“Mendoza planteó dos escenarios a alcanzar, uno absolutamente ficticio, que sería tendiente a recomponer el ambiente, según dicen; y otro destinado a su producción y compensación de cambio climático”, detalló. “Lo que llama la atención, es que en ambos escenarios la obra prioritaria es la misma, el Trasvase, que es una obra fuera de la cuenca y por lo tanto queda excluida de la competencia de a CIAI”.
Como solución para el daño en el ecosistema pampeano, “el trasvase sería un emprendimiento que, estamos seguros, ocasionaría otro desastre ambiental”, expresó.
En los dos escenarios de obras que presentó, Mendoza puso un monto al trasvase Grande-Atuel de 15.000 millones de pesos. Esa suma “está absolutamente alejada de la realidad” y es otra muestra “de la vieja estrategia de Mendoza: consiguen una obra achicando los números y cuando quieren ejecutarla resulta que su costo es mucho mas elevado en la realidad”. Esto mismo está ocurriendo con el proyecto de represa hidroeléctrica Portezuelo del Viento, que en un principio estaba valorado en 500 millones de dólares y en este momento, de acuerdo a los números contenidos en el Presupuesto Nacional para 2019, está valuado en 2.600 millones de dólares, es decir cinco veces más.
Para La Pampa, la obra prioritaria es la creación del Comité Interjuridisccional del Río Atuel, una decisión que en caso de tomarse tendrá costo cero para las partes, pero que Mendoza, “cada vez con menos argumentos”, sigue rechazando.
“Está más que claro que a Mendoza no le conviene acordar, sino mantener el status quo imperante desde hace 70 años”, sintetizó Pérez Araujo. “Esto es lo que deberá entender la Corte en su momento, que si no hay voluntad genuina de acordar, porque a una de las partes le conviene seguir con el conflicto y quedándose con el 100 por ciento% del río, toda negociación será infructífera. Por ese motivo es que debe fijarse de manera inmediata el caudal hídrico apto para recomponer nuestro ecosistema”, sentenció.

Prioridades.
Para La Pampa las obras prioritarias son nueve. 1) Comité de Cuenca – Manejo Conjunto; 2) Implementación de riego presurizado e impermeabilización de canales; 3) Encauce en tramo El Sosneado – Las Juntas, 4) Red de monitoreo; 5) Conexión Diamante – Atuel; 6) Limpieza y adecuación de cauce en La Pampa; 7) Partidor y derivador aguas debajo de Algarrobo del Aguila; 8) Partido y derivador aguas arriba de Paso de los Algarrobos; 9) Embalse la Puntilla.
Para Mendoza, la obra prioritaria en los dos escenarios es el trasvase de agua del río Grande al río Atuel -lo que implica quitarle agua a una cuenca y traspasarla a otra-, obra que valuó en más de 15.000 millones de pesos.
El escenario 1, para recomposición ambiental, contempla en los 10 primeros lugares: 1) Trasvase del río Grande al Atuel; 2) Perforaciones; 3) Readecuación y Mantenimiento de desagües y drenajes; 4) Encauces / Revestimiento tramo hacia La Pampa Carmensa – Vinchuqueros; 5) Sistemas de Riego parcelario gravitacional mejorado; 6) Tramo superior canal marginal del Atuel; 7) Conexión Diamante – Atuel; 8) Sistemas de Riego parcelario Presurizado (aspersión/goteo); 9) Encauce Mejoras tramo Sosneado – La Junta, y 10) Unificación sistemas de riego Canal Babacci y Canal Regueira.
Como se aprecia, de las 10 primeras prioridades para Mendoza, solo una, y con reparos, tendría un beneficio para La Pampa. El resto, todos beneficios para Mendoza.
Algo similar ocurre con el segundo escenario, que está orientado hacia la producción y la compensación por el cambio climático. Este escenario contempla el trasvase Grande – Atuel, la terminación del tramo superior del canal marginal del Atuel, la conexión Diamante – Atuel, la impermeabilización y reservorios en sistemas de riego, el mejoramiento de los sistemas de riego gravitacionales, y la modernización y unificación de los sistemas de riego abastecidos por los canales Izuel, Babacci, Regueira, Correas y Real del Padre. Mucho para Mendoza, nada para La Pampa.
“Esta valoración nos muestra con plena claridad que a Mendoza no le interesa recomponer el ecosistema del oeste pampeano sino que aprovecha para tratar de quedarse con toda el agua del río Atuel”, analizó el procurador. “Es claro que Mendoza quiere quedarse con el Atuel”, concluyó.

Nación sigue en silencio.
“Está claro que Nación al no opinar es funcional a que no haya un acuerdo y con ello favorece a Mendoza”, sostuvo el procurador Pérez Araujo. “Seguimos esperando su propuesta, que esperemos sea consecuente con la sentencia de la Corte y priorice la recomposición ambiental del noroeste de La Pampa y no los intereses de su socio político”, advirtió. Además, indicó el funcionario, “seguimos sin discutir cuánto de los caudales recuperados le va a corresponder a La Pampa”.