Violó medidas restrictivas y fue detenido

Un joven de Miguel Riglos, que estuvo detenido acusado de haber sido el autor del hurto de un auto y posteriormente incendiarlo en la ruta 14, fue nuevamente aprehendido luego que la Justicia comprobara que violó las medidas restrictivas a las que estaba sometido. La medida se efectivizó el martes y está alojado en la Alcaidía de Santa Rosa.
La fiscal Leticia Pordomingo es quien lleva adelante la investigación. En una audiencia celebrada el 4 de diciembre ante el juez Gabriel Tedín, avanzó con la formalización del caso que está caratulado “hurto y daño”.
La funcionaria sostiene que el joven, de 27 años, y que gozaba de libertad asistida por otros hechos, hurtó un auto Ford Fiesta blanco del domicilio de calle Rivadavia 41, propiedad de Alejandro Schroeder, con el que se alejó de Miguel Riglos. Cuando transitaba por la ruta 14, en inmediaciones de Cereales, el auto no funcionó más, aparentemente por falta de nafta, por lo que decidió incendiarlo para borrar pruebas.
Un dato relevante en la investigación es insólita presencia del imputado en el lugar. Cuando el fuego en el auto se extinguió totalmente el móvil policial regresó a Riglos, mientras que minutos después lo hicieron los bomberos y a un kilómetro se encontraron con el acusado haciendo dedo y lo trajeron hasta el pueblo.
La policía inició una causa que recayó en la fiscal Pordomingo, quien ante estas evidencias ordenó la detención el sospechoso y al día siguiente lo formalizó. Sin embargo, el 7 de diciembre, se realizó una audiencia de “reexamen de medida de coerción” en la que el juez Tedín aceptó liberarlo bajo ciertas medidas de restricción.

Juicio directo.
También trascendió que la fiscal ofreció la posibilidad de un juicio abreviado pero que fue rechazado por el acusado lo que anuló tal posibilidad de resolución. Aseguran que el caso se ventilaría a través de un juicio directo.
Ayer una fuente policial reveló que “una de las prohibiciones que le impuso la Justicia al acusado es que debía mantener una restricción de acercamiento de 300 metros al domicilio del propietario del vehículo robado e incinerado. Pero en los últimos días el imputado comenzó a pasar seguido frente a la casa con actitudes desafiantes por lo que el hombre vino y denunció la situación que le causa miedo a él y a la familia”.
“Notificada de esto la fiscal ordenó una nueva detención y el traslado a la Alcaidía de Santa Rosa”, precisó la fuente.