Moody’s: el ajuste es inevitable en distritos

EL ACUERDO CON EL FONDO

La calificadora de riesgo Moody’s advirtió sobre las consecuencias negativas para las provincias que traerá el acuerdo con el FMI. Así lo reveló ayer el diario porteño El Cronista, al hacerse eco de un informe de la agencia internacional. “La calificadora estimó que la reducción de las transferencias discrecionales obligará a ajustarse fuertemente a las provincias en 2019, un año electoral”, informó.
De acuerdo al trabajo elaborado por la calificadora, habrá consecuencias negativas en términos crediticios, debido a la reducción de las transferencias discrecionales planificadas para este año y el próximo 2019. Las más afectadas, según el informe, serán Buenos Aires, Chubut, Misiones y Chaco.
“Las provincias deberán compensar la disminución planificada de las transferencias discrecionales reduciendo sus gastos, lo que puede resultar difícil dado el alto entorno inflacionario y las elecciones para gobernador a mediados de 2019”, indicó el reporte citado por El Cronista.

Ajuste acordado.
La reducción de las transferencias discrecionales (es decir, aquellas que exceden a los fondos coparticipables) fue uno de los aspectos que el gobierno acordó con el organismo internacional de crédito para obtener un préstamo “stand by” de 50 mil millones de dólares. “Para el 2018 la reducción será del 12%, no obstante, para el 2019 será del 54%”, informó el matutino económico.
Moody’s argumentó que podría ser “negativo en términos crediticios”, sumando la elevada inflación y el contexto electoral del próximo año. Según consignó El Cronista, un informe de la calificadora estimó que las provincias más afectadas serán aquellas con una mayor proporción de transferencias discrecionales en relación a sus ingresos totales.

Informe 2017.
Este diario informó días atrás que, según un estudio del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), con datos del año 2017, las provincias de La Rioja y Jujuy eran las que más dependían de las transferencias “no automáticas” de Nación. “Las transferencias no automáticas (o discrecionales) son recursos no fijados por ley, como los fondos para pagar sueldos o para obra pública y vivienda”, se explicó entonces.
Entre las que menos envíos recibían estaban la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (3,3%) y San Luis (3,5), con una dependencia por debajo del 5 por ciento. Les siguen la provincia de Buenos Aires (6,6), Santa Fe (6,9), Córdoba (7), Río Negro (7,5) y La Pampa (7,7).
“Aquellas provincias en las cuales las transferencias no automáticas representan más del 10% de los ingresos totales provinciales registran un relativamente elevado grado de dependencia y sus finanzas podrían verse afectadas por un límite en los envíos de este tipo”, indicaba el estudio del Iaraf.