Inicio La Pampa Moralejo descartó ser candidato

Moralejo descartó ser candidato

EL MINISTRO ASEGURO QUE ES UN "HOMBRE DE GESTION"

El nombre de Ricardo Moralejo ha resonado en las últimas semanas como uno de los posibles
candidatos a diputados nacionales del Frente Justicialista Pampeano. Sin embargo, el ministro
de la Producción se encargó de descartar la posibilidad y afirmó que el cargo «no le apetece»
porque se considera un «hombre de gestión».
El calendario electoral no se detiene y la provincia irá a las PASO en el mes de agosto para
definir quiénes serán los candidatos de las distintas fuerzas que buscarán quedarse con las
bancas que dejarán Daniel Kroneberger y Sergio Ziliotto. El próximo 22 de junio cierra el plazo
para la presentación de listas y en el justicialismo pampeano aún no hay nombres confirmados.
Sin embargo, en las últimas semanas los nombres del ministro de Gobierno y Justicial, Daniel
Pablo Bensusan, el diputado provincial, Espartaco Marín, y el ministro de la Producción, Ricardo
Moralejo, estuvieron circulando como los posibles candidatos que representarán al oficialismo
pampeano.
Pero, a pesar de las especulaciones, fue el propio Moralejo el encargado de descartar dicha
versión. «No, yo soy un hombre de gestión y no es un cargo que a uno le apetece, el ser
diputado», afirmó en diálogo con LA ARENA y aseguró que su trabajo es en la gestión, es en lo
que estoy especializado y lo que me gusta».
Por otra parte, Moralejo fue consultado sobre su futuro al frente de la cartera de Producción en
la nueva gestión que asumirá el 10 de diciembre y dejó entrever que existen altas
probabilidades que continuar. «El nuevo gobernador irá armando sus equipos, lo estará
analizando, pero dijo que los ministerios que andan bien van a tener continuidad», indicó.
«Es un ministerio que tiene una continuidad, que tiene un equipo que está trabajando y que se
ha capacitado muy bien en estos cuatro años para poder ser efectivos en la gestión, y eso se ve
en las acciones que se realizan», agregó.

Verna quiere continuidad.
Moralejo afirmó que ha estado hablando con el gobernador Carlos Verna y que «él tiene la
apreciación de que es necesario continuar con la línea de base que hemos desarrollado para el
Ministerio y que tiene que tener una profundización en los próximos años».
En ese sentido, el ministro sostuvo que en los últimos meses de su gestión se dedicarán a «ir
cerrando todos los proyectos que tenemos iniciados, de tal forma de dejar una gestión
ordenada para la sucesión. La idea es esa, a su vez uno está ciertamente trabajando en
lineamientos para lo que sea la gestión próxima».
«En esta gestión lo que buscamos fue lograr institucionalidad sobre la base de las mesas de
gestión que hoy tenemos para cada una de las actividades productivas. También podemos
decir que hemos logrado afianzar una línea de trabajo con el Banco de La Pampa teniendo más
de 20 líneas de crédito, para asistir a los diferentes sectores en forma rápida», añadió.

Sentar las bases.
Para el actual ministro, independientemente de las personas, lo importante es dejar bases para
la nueva gestión. En esa línea, precisó que «cualquiera de mis subsecretarios podrían estar
capacitados para continuar una gestión, independientemente de mí, lo que sí me interesaría
que hubiera una continuidad del equipo de trabajo, independientemente de quien esté
conduciendo».
Según Moralejo, «eso es lo importante para darle cierta previsibilidad y seguridad a todos
aquellos que están invirtiendo en un modelo de desarrollo en el cual se sienten cómodos
trabajando. En esto hemos facilitado mucho la inversión en muchas áreas de La Pampa y
sabemos que en una nueva gestión ya hay que trabajar en forma mucho más global, definiendo
parámetros de crecimiento que queramos para la provincia».

Balance.
A su vez, Moralejo realizó un balance de su gestión y remarcó que se estructuró una línea de
base «donde hay institucionalidad, donde hay herramientas financieras, donde tenés definidas
estrategias comerciales para llegar al mercado nacional, haber generado la infraestructura para
poder exportar, haber logrado por primera vez en la provincia una Cámara de Comercio
Exterior, haber aceitado lo que es Zona Franca y Aduana y estar trabajando sobre un polo
tecnológico que va a generar las tecnologías necesarias para la innovación de los diferentes
procesos productivos».

«Las empresas hacen magia».
El ministro de la Producción se refirió a la drástica situación que atraviesa la industria y
reconoció que «no podemos dar demasiadas respuestas cuando sabemos que hay definiciones,
como es las altas que tenemos, que incluso dando créditos a tasas subsidiadas todavía son
incompatibles con un proceso productivo normal».
En ese sentido, explicó que «cualquier tasa por encima del 20% ya es incompatible» y
actualmente «estamos en tasas que están alrededor del 40% y en el mercado están por encima
del 50%. Lo mismo ocurre con otra herramienta financiera, que es la venta de valores y el
descubierto, que deben estar por encima del 70%».
Según el ministro, esto es «lo que pega en el corazón del funcionamiento económico y
financiero de la empresa, esto es algo urgente que se debe solucionar. Por eso yo manifesté
que es necesario un cambio de rumbo económico, creo que las empresas hacen magia para
mantenerse activas en este encuadre financiero que tenemos».
A su vez, Moralejo sostuvo que si a este escenario se le suman los tarifazos en el uso de la
energía, el contexto lo hace complejo. Además, esto tiene su impacto en las familias y «hace
que el salario no se estire y en consecuencia haya una disminución de consumo, que es lo que
trae una caída de toda la actividad económica».
Moralejo resaltó que al inicio de gestión hicieron «un diagnóstico muy adecuado» y recordó que
«desde el primer momento sostuve que en Argentina ningún proceso de ajuste venía sin el
acompañamiento de un proceso de recesión».
A partir de allí, explicó que se llevaron a cabo reuniones con Unilpa y se comenzó a trabajar «en
la búsqueda de nuevos mercados, en abrir el mercado pampeano al nacional, de ahí surgió el
corredor patagónico, de la costa y el de la ruta 5″. Además, se buscó «estimular a las empresas
para que hicieran las infraestructura y las habilitaciones para exportación».
«En La Pampa podemos tener capacidad ociosa, pero todavía no tenemos cierre. Si percibimos
que de esta situación mantenerse en el tiempo, posiblemente vamos a tener algunas empresas
con problemas», completó.

John Foos, con dudas.
Moralejo habló sobre las pruebas que realizó la empresa John Foos con operarios de la ex
Calzar y anticipó que «las respuestas que hemos tenido es que la empresa está muy conforme
con las capacidades que tiene el personal en cuanto a sus habilidades» aunque «son temerosos
del momento político que se vive, como también de lo que van a ser las reglas económicas. Hay
interés pero con ciertas reservas». El ministro explicó que es un tema «complejo» que depende
«del ambiente económico financiero del país, del grado de incertidumbre que hace que las
inversiones sean más difíciles de definir».