Moralejo pidió al campo que “deje de llorar”

COMENZO LA MUESTRA RURAL

La inauguración de la 92º exposición Agrícola, Ganadera, Industrial, Comercial y de Servicios no escapó de la turbulenta situación social y económica que atraviesa el país, ya que tuvo un fuerte contenido político. Los discursos, entre el gobierno provincial y quienes representan al campo, estuvieron plagados de posicionamientos con respecto a la coyuntura, reclamos y cuestionamientos de un sector y del otro.
Víctor Tapié (Asociación Agrícola Ganadera), Matías de Velazco (Carbap) y Dardo Chiesa (Confederación Rurales Argentinas), se quejaron por las retenciones a las exportaciones que la gestión de Macri aplicó recientemente, pero dijeron que “amargamente” lo van a aceptar solo si el impuesto es pasajero.
Dejaron en claro que van a hacer este “esfuerzo”, porque el gobierno está haciendo un ajuste general que tiene que ver con el achicamiento del Estado. En este punto, manifestaron que el “gran mal” de la “querida Argentina” es el déficit fiscal, que viene desde “hace 70 años”, y esta puede ser una oportunidad para que se equilibren definitivamente las cuentas, o bien, simplemente, “una crisis cíclica más”.
Algo que llamó la atención, porque no está estrictamente relacionado con los temas referidos al desarrollo del campo, fue el lugar central que ocuparon en los discursos las causas judiciales conocidas popularmente como “las causas de los cuadernos”. Los dirigentes ruralistas hicieron énfasis en señalar la “crisis institucional” del país por los funcionarios y empresarios que se favorecieron con la obra pública.
El último en tomar la palabra fue el ministro de Producción, Ricardo Moralejo. A quienes lo antecedieron les pidió que “dejen de llorar” y se “pongan a trabajar”, que el déficit se cubre con “mayor producción y no con achicamiento del Estado”, y les indicó que no solo se remitan a pedir por precios, sino también que “acerquen propuestas” y que “inviertan en el valor agregado”.
En relación a los temas judiciales, Moralejo les achacó que “el ministro Etchevehere autorizó un día antes de ponerse las retenciones la exportación por 8.500 millones de dólares, y el país perdió 240 millones”.

“Muchas declamaciones”.
El ministro de Producción, en su discurso, se encargó de derribar punto por punto cada aspecto que los dirigentes rurales propusieron. En primer lugar, les recordó que hay mesas de todo tipo para discutir, y que “dejen de llorar”, porque tienen que “arriesgar para crecer como lo hace cualquier empresario”.
En relación a la insistencia con bajar el déficit fiscal a partir del achicamento del Estado, el funcionario manifestó que “hay que cubrirlo con producción, con riqueza, y no castigando al pueblo con impuestos, porque si la convicción es achicar, se va a generar más pobreza”.
A tono con esta línea, dijo que hay que “invertir para transformar los granos que producimos. Sólo el 20% se industrializa. Debemos invertir más en ellos, e invitar a todo el sector que invierta en sus materias primas, no es sólo pedir precios”, achacó, para concluir diciendo que “ahí vamos a encontrar a la Argentina grande que aquí se pretende, porque sino hacemos muchas declamaciones y pocas propuestas”.
Sobre las retenciones, manifestó que le preocupan aquellas que son a “los bienes elaborados, porque eso es lo que le saca el trabajo al país”.
Por otro lado, señaló que en sus discursos los dirigentes del campo no dijeron nada sobre que “hoy tenemos una secretaría, es decir, nos mandaron a jugar en segunda”, y sobre el ajuste que se da “en el INTA, entre otros organismos, ya que si no generamos tecnología van a venir los de afuera”.
En este sentido, declaró que “no todo es plata, hay que pensar cómo mantener los recursos”, y que “todo se tiene que discutir en las mesas, pero eso ya está, por eso faltan los proyectos. Aquí estará la grandeza de nuestra provincia”, manifestó.

Irregularidades de Etchevehere.
Como sus antecesores hicieron hincapié en las causas judiciales de corrupción en la obra pública, el ministro dijo que “tenemos que ser serios, porque si hablamos de temas sensibles, podemos decir que el ministro (ahora secretario) Etchevehere autorizó un día antes de ponerse las retenciones, la exportación de 8.500 millones de toneladas, por 2.400 millones de dólares, que le produjo al país 240 millones de pesos de pérdida”, e inmediatamente increpó a Tapié: “¿Y a eso señor Víctor cómo lo llama usted?”.
También, remarcó que “hace cuatro meses estamos en inestabilidad económica. Se han ido 30 mil millones de dólares que los vamos a tener que pagar nosotros con tasas del 50% en los créditos”.
Leche Social a 18 pesos.
Una de las áreas del campo más afectadas es el sector lechero. En este contexto, el ministro de la Producción anticipó que en 50 días se va a inaugurar una fábrica de leche en General Pico, en el predio del Ceret (Centro Regional de Educación Tecnológica).
“Va a tener precio de referencia hacia los productores y también va a permitir producir una ‘leche social’, para pasar este difícil momento a las familias más complicadas”, adelantó Moralejo, quien calculó que el litro se venderá a 18 pesos.

“Decidimos callarnos la boca”.
Los tres dirigentes rurales que hablaron durante el acto inaugural coincidieron en afirmar que la crisis del país es producto del “déficit fiscal que lleva 70 años”. También, se opusieron al impuesto de las retenciones a la exportación, pero aseguraron que van a acompañar porque consideran que se está yendo por el camino correcto, ya que el gobierno está ajustando en todas las áreas del Estado.
Por otro lado, pidieron que la justicia sea responsable para dejar firme las sentencias de aquellos funcionarios y empresarios que están involucrados en las causas de corrupción de la obra pública, durante la gestión anterior.

Cien años para atrás.
El presidente de la Asociación Agrícola Ganadera, Víctor Tapié, anheló, en primer lugar, la Argentina de hace 100 años, de 1918, cuando era “el granero del mundo, se recibían inmigrantes y éramos el centro cultural”. Asimismo, reprobó el actual país, ya que “nuestro ingreso per cápita está a mitad de tabla y a mediados de los 90 competíamos con Brasil y hoy ellos son los invitados del G7”.
Dijo que esta situación no es culpa de los últimos años, sino que viene desde hace 70 años “porque hay empresarios proteccionistas que no quieren que el país salga al mundo, como también sindicatos que manejan su gremio a beneficio personal, y políticos que sustraen con impuestos la mitad de los sueldos”.
También, se quejó que “durante la mayor parte de los últimos años sufrimos la expropiación de nuestra renta, que encima no mejoró la calidad de vida de los argentinos”. En tanto, opinó que “los argentinos decidimos por encima de nuestras posibilidades”.

“Crisis profunda”.
El presidente de Carbap, Matías de Velazco, remarcó que la crisis es “más profunda de los que creemos”, pero advirtió que ahora tiene “esperanzas” porque “se habla de déficit y de corrupción”. Rezongó cuando fue el momento de referirse de las retenciones, y destacó el “equilibrio” de La Pampa.
Esto puede ser que sea una crisis cíclica, o que sea la última. Me da esperanza que sea la última crisis porque ahora sí se habla de déficit y de corrupción, lo cual tiene que materializarse y quienes robaron deben ir presos”, declaró.
En tanto, dijo que “estamos en contra de las retenciones, pero entendimos en su momento la gravedad, por eso decidimos callarnos la boca. Esta vez el Estado debe hacer un ajuste, que no es solo achicando el Estado, también que los funcionarios achiquen”, pidió.

“Venían por nosotros”.
Dardo Chiesa, de CRA, expresó que “se vive un momento complicado por estar 70 años con déficit fiscal”, y que el gobierno nacional “le hace frente”, al “elegir el camino más difícil de empezar a corregir las cuentas”.
Sin embargo, aclaró que están de acuerdo con ponerle fin al déficit, pero no si le ponen impuestos a su sector. “No nos gusta cómo lo hacen, porque aceptamos las retenciones pero con un gusto amarguísimo. Es un impuesto nefasto”, protestó.
Contó que en el 2008, cuando se vivió una intensa situación de inestabilidad política, por la denominada “Resolución 125”, reaccionaron porque “venían por nosotros”.

Leche Social a 18 pesos.
Una de las áreas del campo más afectadas es el sector lechero. En este contexto, el ministro de la Producción anticipó que en 50 días se va a inaugurar una fábrica de leche en General Pico, en el predio del Ceret (Centro Regional de Educación Tecnológica).
“Va a tener precio de referencia hacia los productores y también va a permitir producir una ‘leche social’, para pasar este difícil momento a las familias más complicadas”, adelantó Moralejo, quien calculó que el litro se venderá a 18 pesos.