Motochorros armados robaron en una farmacia

Dos hombres armados ingresaron a la farmacia “Davit” en el barrio Empleados de Comercio de Santa Rosa durante la noche del miércoles, amenazaron a la propietaria, sustrajeron una suma de dinero cercana a los 2 mil pesos y luego huyeron del lugar a bordo de una motocicleta.
Los ladrones, que en la jerga policial y urbana son denominados “motochorros”, actuaron con los cascos colocados y guantes. El episodio duró menos de un minuto y quedó registrado en las cámaras de seguridad del comercio.
Policías de la Seccional Sexta y la Brigada de Investigaciones continúan trabajando en el hecho con el objetivo de dar con el paradero de los delincuentes que no han sido identificados, al menos hasta el cierre de esta edición.
En el caso intervino también la Fiscalía de Delitos contra la Propiedad y Juicios Directos. Fuentes consultadas por este diario aseguraron que el del miércoles es el tercer robo que sufre esta farmacia. El último había sido hace una década atrás.

El hecho.
El robo se registró entre las 20.30 y las 21 horas del miércoles, confiaron fuentes ligadas a la investigación a LA ARENA. En ese momento dos personas (por lo que puede ser ver en el sistema de cámaras se trata de dos hombres) ingresaron a la farmacia situada en la esquina de las calles Telén y San Luis, escasos minutos antes de que la propietaria cerrara el local.
Los ladrones tenían colocados los cascos de seguridad de las motocicletas para ocultar su identidad, usaban guantes y cada uno empuñaba un arma de fuego.
Entraron al lugar con mucha tranquilidad y uno de ellos fue directamente hacia el sector donde se encontraba la mujer. Sólo los separaba el mostrador. Este tenía el arma en su mano derecha y mientras apuntaba hacia su víctima, con la otra mano le indicaba hacia la caja registradora y exigía el dinero.
En ese momento el cómplice se dirigió hacia otro sector del mostrador con el fin de recibir el botín y evitar que la mujer saliera del interior.
De acuerdo a los datos brindados en la caja registradora sólo había 2.000 pesos, lo recaudado durante la jornada de trabajo. Uno de los delincuentes tomó el dinero, mientras que el otro realizó una última inspección -ya del lado interno del mostrador exhibidor- para asegurarse que no les había quedado nada de valor sin robar.

Fuga.
Los delincuentes actuaron rápido y con mucha tranquilidad. Mientras tanto la víctima se mantuvo serena en todo momento y tratando siempre de ponerle paños fríos a la angustiante situación. Jamás se interpuso en el camino de los delincuentes e incluso, antes de que los asaltantes emprendieran la fuga, fue la propia víctima quien les abrió la puerta.
En ese momento hubo cierto forcejeo entre uno de los motochorros y la mujer, pero por fortuna la damnificada no recibió lesiones y ayer se encontraba bien.
Finalmente, los delincuentes huyeron a bordo de una moto con rumbo desconocido. Investigadores aseguraron que los asaltantes aún no han sido identificados y por la manera en la que actuaron será un trabajo difícil hacerlo.