Mujeres reclaman por “vacío legal”

"LUCHADORAS DE KORIZA" PIDEN UNA LEY QUE CONTEMPLE SU SITUACION LABORAL

El grupo de mujeres que conforma la fundación “Luchadoras de Koriza” reclamó ayer, durante la inauguración del “Monolito Rosa” en el marco del mes de la sensibilización del cáncer de mama, una ley laboral por la cual se contemple a quienes hayan padecido una enfermedad oncológica.
Según afirmaron, muchas de las personas que han sido pacientes no pueden volver a sus antiguos trabajos porque se encuentran incapacitadas, como consecuencia de la propia enfermedad o por el tratamiento que han atravesado. Por ejemplo, mujeres que han padecido cáncer de mama se ven imposibilitadas a realizar actividades que requieran esfuerzo físico con sus brazos.
Con respecto a este tipo de enfermedades, aseguraron que “hay un vacío legal”, porque a pesar de haber sido “amputadas”, no se las tiene en cuenta como “incapacitadas” para realizar cierto tipo de tareas, por lo que quedan sin trabajo y sin pensión. En este sentido, pidieron, por ejemplo, un cupo o una “reubicación” hacia trabajos que no les perjudique su integridad física.
“En mi caso dejé de trabajar, y como no tenía laburo estable quedé en la nada. Me diagnosticaron cáncer de mama y quedé sin nada. Por suerte tengo familia que me bancó, pero las que no tienen quedan desamparadas”, expresó Estela Zúñiga en diálogo con LA ARENA, una de las fundadoras de “Luchadoras”, la organización que acompaña a pacientes oncológicos, quien antes de su enfermedad se desempeñaba como acompañante terapéutica.
“Hay otras enfermedades que por ahí tenés un cupo por donde uno puede ingresar a realizar trabajos acordes a nuestra enfermedad. Pero en esto no hay nada, es un vacío legal y la verdad que es muy angustiante”, manifestó.
Por su parte, Mónica Suárez, que también es parte de la organización y milita por la concientización del cáncer de mama, explicó que “no es que te echan, sino que no podés hacer más el trabajo que hacías. Por ejemplo, al ser operadas de cáncer de mama te hacen un vaciamiento axilar, entonces hay que rehabilitar el brazo muchísimo”, detalló la ex trabajadora de Alpargatas que, sin embargo, pudo lograr la jubilación.
Por otro lado, advirtió que hay mujeres que por no tener recursos llegan a la situación extrema de seguir trabajando pese a su problema físico. “Algunas siguen laburando, pero el brazo se te inflama, se te hincha, duele mucho y es muy peligroso. No hay nada para eso, es una lucha que venimos haciendo para ver qué se puede hacer, porque hay chicas que no tienen nada”, lamentó.

Emprendimiento.
A raíz de la “angustiante” situación de haber transitado un enfermedad delicada, quedar desempleadas y tampoco conseguir trabajo, desde “Luchadoras” se organizaron para concretar emprendimientos que les ayuden como sustento económico y también para mantenerse “activas”.
“Empezamos con Mónica un emprendimiento, hacemos objetos de tela para decoración. En el grupo hay otras compañeras que hacen, pero algunos casos son más graves porque en su familia tampoco tienen trabajo, y te afecta mucho emocionalmente”, contó Estela.
“Hacemos telas, también otras hacen crochet. Lo vendemos y distribuimos. Por otra parte, el Estado no ayuda porque no hay ninguna ley, te dicen que no llegan con la incapacidad que se requiere para que te den una pensión”, reveló la mujer.
En tanto, Mónica dijo que “tenemos ese vacío y estamos luchando para llegar a algo. Aunque sea pedir que a las personas que hayan tenido esta enfermedad, sean consideras en algún trabajo que los podamos realizar, porque tampoco te toman de otros laburos si saben que pasaste por esta enfermedad”, advirtió.

La ley es el “horizonte”.
Durante el acto realizado en la tarde de ayer en el “Paseo de la Mujer”, sobre la avenida Luro, estuvieron presentes autoridades municipales y también el diputado provincial Espartaco Marín, junto a su equipo de trabajo. Uno de sus asesores, Luis Martínez, comentó que “durante todo el año hemos trabajado con la fundación, que se acercaron para ver si se puede resolver ese vacío legal”.
También, contó que “ante esta situación, no nos quedamos con le diagnóstico, y empezamos a acompañarlas en distintos eventos para recaudar fondos, y así se compraron distintas máquinas de coser, y hoy tienen un taller donde además de funcionar como un grupo de autoayuda, hacen baby shower y adornos, entre otras cosas”.
Por último, expresó que “no damos por finalizado el asunto, porque a futuro se va a trabajar sobre cómo darle forma y encuadrar en una ley a las personas según la incapacidad que le quede luego de un tratamiento oncológico. Ese es el horizonte y el motor que tienen para seguir viviendo con alegría, y desencajarse del drama que ya es tener esta enfermedad”, concluyó.