Murió médico pampeano en pueblo jujeño

Maimará, un pueblo jujeño ubicado en la plenitud de la Quebrada de Humahuaca, fue sorprendido por la triste noticia de la partida del médico pampeano Miguel Miskoff, de 55 años, quien por más de 20 años fue pediatra del hospital de la pequeña localidad de cuatro mil habitantes. A pesar de una dura lucha contra una afección cardiaca, el doctor falleció mientras era intervenido quirúrgicamente.
Durante la tarde del sábado, cientos de maimareños recibieron una noticia más que inesperada. El médico Miguel Miskoff no pudo salir el viernes de una operación por problemas cardíacos, que lo habían llevado a internarse con urgencia hace unos días, falleció a pesar de dar una dura pelea. Su partida convulsionó al pequeño pueblo de Maimará, que por estas horas llora su partida.
Se conoció que el mismo día de su fallecimiento, el viernes pasado, muchos vecinos fueron a donar sangre con la esperanza de que se recuperara y como un consuelo para los vecinos que lo están llorando, señalaron: “Quizás su misión aquí ya había terminado. Ojalá otros sigan su camino”, según informó el sitio Las24horasdeJujuy, donde además publicaron una emotiva oración en despedida al doctor.
El “médico emblema de Maimará”, tal como lo tildaron los medios locales, fue director y parte del plantel médico del hospital del pueblo. Durante sus más de 20 años de servicio, Miskoff logró cautivar a los jujeños, quienes lo calificaron como una excelente persona y un buen profesional, muy especial para ellos, además de un luchador por la salud pública. En pocas horas, las redes sociales se inundaron con mensajes de tristeza y amor apenas se conoció la terrible noticia.

Historia.
Miguel Miskoff, o “Michi” como lo habían nombrado en Maimará, se fue de Santa Rosa en el ’89 a La Plata para estudiar medicina y no volvió. Eligió otro paisaje para ejercer como pediatra: la Quebrada de Humahuaca, más precisamente en un pequeño pueblo ubicado a una hora de viaje de San Salvador de Jujuy. Durante 14 años fue director del hospital del pueblo y, durante sus años de médico en el nosocomio, luchó fervientemente por los derechos de la salud pública. Allí formó una familia junto a su esposa y tres hijos.