Inicio La Pampa Murió una beba de un mes de tos convulsa

Murió una beba de un mes de tos convulsa

EL PRIMER CASO FATAL DESDE 2007

Una beba santarroseña de solo un mes de vida falleció este lunes en el hospital Lucio Molas a raíz de un cuadro de tos convulsa o coqueluche, «una enfermedad que está circulando» en el país y también en nuestra provincia, según confirmó ayer la directora de Epidemiología del gobierno pampeano, Ana Bertone.
La noticia se conoció en la mañana del martes y desde el Ministerio de Salud convocaron a una conferencia de prensa para dar a conocer detalles del caso. Bertone dijo que la beba tenía poco más de un mes de vida y había ingresado al Hospital en grave estado el jueves último.
«Su cuadro de salud empeoró con el correr de los días y finalmente la bebita falleció el lunes por la tarde. Se confirmó que el caso fue por la enfermedad coqueluche o tos convulsa. Como ya hemos hablado anteriormente esta enfermedad está circulando en el país y la provincia no es ajena a la situación», señaló Bertone ante los medios.
Días atrás se conoció un caso en el Instituto Domingo Savio y luego la propia Bertone confirmó otro en el colegio Santo Tomás. La profesional reiteró la importancia de cumplir con la vacunación en las mujeres embarazadas y, en ese sentido, aseguró que en la provincia «no hay faltante de vacunas» para prevenir la tos convulsa.
Bertone, en tanto, apuntó que no aún no habló con los padres de la beba para saber si habían cumplido con la vacunación correspondiente. «No tenemos la certificación de que la mamá y la hija se hayan vacunado contra la gripe o la enfermedad de tos convulsa o coqueluche. Puede ser por falta de indicación o que la indicación estuvo y no se vacunó. No sé bien qué pasó, pero nosotros no tenemos constancia de la vacunación en este embarazo», explicó.
«En cada embarazo se debe vacunar la embarazada, no es que porque se vacunó en un embarazo anterior, no se va a vacunar en el siguiente. A partir de la semana 20 de gestación se tienen que vacunar en cada embarazo», sostuvo.

Síntomas.
Bertone insistió en que es importante resaltar que es una enfermedad que se previene con vacunas. «Tenemos que instar a la población a que tenga el calendario de vacunas completo. Con eso solucionamos el problema; hay que estar atento al calendario», advirtió la especialista.
Y añadió que «la principal protagonista es la mujer embarazada, porque vacunándola, logramos que se generen anticuerpos a través de la placenta y que le llegan al bebé, evitando que nazca sin defensas en los primeros meses de vida».
Bertone recordó que la vacunación contra coqueluche empieza a los dos meses, continúa a los cuatro, a los seis, a los quince meses, al ingreso escolar y a los once años.
Respecto a los síntomas de la enfermedad, Bertone indicó que el principal es «una tos muy intensa, en accesos. Es una tos distinta. La persona tose y tose y después hace como una inspiración, en el caso de los más chiquitos se ponen morados. Esa tos por ahí genera vómitos, y las secreciones y mucosidad es diferente a lo habitual. No es el resfrío común y hay que destacarlo porque hora viene una época en que empiezan a circular los virus respiratorios, hay como más confusión entre la gente. Y la tos convulsa es diferente a los resfríos comunes».
Bertone añadió que «el problema son los grandes que no hacen consultas, tosen, tosen y ese es el inconveniente porque por ahí contagian a los más chiquititos. Y son los que llevan la peor parte. Lo más cardinal es la tos y su característica, no tanto la fiebre, no es un síntoma principal».

Casos sospechosos.
Respecto a cómo se actúa desde el área frente a un caso sospechoso, Bertone destacó: «Vamos hacia el lugar, por eso hemos ido a los colegios (Domingo Savio y Santo Tomás), y se les da a los compañeros del mismo grado un antibiótico preventivo y se analiza el calendario de vacunas cómo está, si es necesario adelantarlo o si lo dejamos como está. Cada caso es particular, y se le da el mismo antibiótico a los que conviven en la familia».
La titular de Epidemiología expresó que la enfermedad «está circulando. Y como el alerta está en los equipos de salud, tenemos muchos casos sospechosos que después se descartan y otros casos que después se confirman».
Bertone dijo que la tos convulsa «es una enfermedad que es difícil de sobrellevar, aunque puede no ser fatal en niños, pero en el caso de un bebé de un mes de vida, cuya mamá no fue vacunada, no tiene defensas, entonces la enfermedad puede ser mucho más grave».

El último caso trágico, en 2007
Durante la conferencia, Bertone recordó que durante el año 2012 se registró en la Argentina un incremento «muy importante» de casos, con fallecimientos de menores de un año y particularmente de seis meses. «En ese momento se implementó la vacunación en las embarazadas, que demostró ser efectiva. Se han reducido los casos de fallecidos notablemente en el país, por eso no quedan dudas de la vacunación de la embarazada: son dos vacunas, la antigripal por un lado y la vacunación con triple bacteriana (tétano, disteria y coqueluche) a partir de la semana 20 de gestación», explicó.
En ese sentido, la especialista indicó que el último caso trágico en nuestra provincia fue en 2007. «Tenemos casos registrados de coqueluche en chicos más grandes, pero el riesgo es en los más chicos, en los bebés. Sí tuvimos casos graves en chiquitos, casi neonatos, ha habido muy graves, pero fallecidos hace varios años que no teníamos, si no me equivoco desde 2007», destacó Bertone.