Trasladaron a Hernán Murray

HOY SE DESARROLLARA UNA AUDIENCIA DE PRUEBA JURISDICCIONAL

Hernán Murray, imputado por el “homicidio” de Facundo Pérez, fue trasladado el jueves luego de haber declarado, dos días antes en la Fiscalía de Delitos Contra las Personas, que los verdaderos autores del crimen del joven habían sido policías de la Alcaldía de Santa Rosa.

Murray fue trasladado a la cárcel de Senillosa: en la provincia de Neuquén.

El pedido de traslado lo habría ordenado el juez Martín Saravia. En este sentido, el abogado del imputado, Guillermo Barreto, solicitó que regrese a Santa Rosa para que contribuya en la investigación que se desprendió a raíz de su última exposición, pero por el momento no hubo respuesta.
En tanto hoy, a partir de las 9.30, se hará una audiencia de prueba jurisdiccional por el pedido que presentó Barreto para que se brinde información sobre quiénes eran los agentes que estaban en el cuidado del área de la Alcaldía al momento de la muerte de Pérez.
También esperan que se autorice la rueda de reconocimiento de los policías que Murray describió en su declaración el martes pasado, frente a la fiscal Cecilia Martiní y la fiscal adjunta Selva Paggi, para que luego se inicie la investigación sobre los integrantes de las fuerzas de seguridad. Si esto es así, deberán trasladar al interno -que estaba alojado en la Seccional Sexta- por 560 kilómetros, desde la cárcel neuquina hasta la capital pampeana, para que identifique a quienes acusó.

Cronología.
El miércoles 5, alrededor del mediodía, encontraron a Flavia Fernández (22) sin vida, con golpes en el cuerpo y un corte fatal en su cuello. Murió desangrada en su casa de la calle Jujuy al 1100 de Santa Rosa.
Se determinó que el femicidio ocurrió entre las 3 y 5 de la mañana. Casi 10 horas después capturaron a su ex novio, Facundo Pérez (24). El viernes 7 se lo acusó de “homicidio doblemente agravado por haber sido cometido contra su ex pareja y por darse en un contexto de violencia de género”. En consecuencia, es alojado en la Brigada de Investigaciones primero para luego ser trasladado a la Alcaldía.
Al día siguiente, sábado 8, Pérez mantuvo una pelea con un interno en el pabellón. Producto de las heridas recibidas en el rostro y la cabeza, lo llevaron al hospital Lucio Molas, donde es atendido. Una vez curado, es depositado nuevamente en la dependencia de la calle Liberato Rosas.
Allí, el mismo sábado, pasó la noche en la celda con los reclusos Hernán Murray y Emanuel Santillán, a quienes acababa de conocer. A la mañana siguiente, domingo 9, Pérez apareció sin vida en su celda, envuelto en un charco de sangre, con tajos en el cuerpo, y degollado de “oreja a oreja”.
El lunes 10 Murray y Santillán declararon en el Ministerio Público Fiscal. Negaron el homicidio, argumentaron que estaban durmiendo, y que en ese momento el fallecido se quitó la vida. Un día después, durante la audiencia de formalización, la fiscal Cecilia Martiní dijo que Murray y Santillán habían sido los homicidas, que “actuaron de manera premeditada y con ensañamiento”, y que “le infringieron golpes en diferentes partes del cuerpo”.
Al abogado de Murray le sorprendió la “rapidez” de esta determinación, mientras que Ongaro, representante de Santillán, planteó la ausencia de información porque no estaba el informe de la autopsia, ni el reparto de los roles.

Interpelación.
Mientras tanto, el bloque del Frepam insistía en la Legislatura para que se reúna la comisión de Derechos Humanos, y se cite al ministro de Seguridad, Julio González, y al Jefe de la Policía, Roberto Ayala, para que den explicaciones sobre el sistema carcelario. Actualmente pretenden citar al ministro para que sea sometido a una interpelación.
El viernes 14 Murray y su abogado solicitaron realizar una nueva declaración. El interno denunció que tres policías participaron del homicidio de Pérez. Describió las características físicas de dos de ellos, y advirtió que su primera declaración lo había hecho bajo la amenaza de los mismos agentes.
Esta noticia salió publicada el miércoles 19 en este diario. Ese mismo día, se desarrolló una conferencia de prensa entre los fiscales Guillermo Sancho, Walter Martos y la madre de la fallecida Flavia Fernández, Ivana Oviedo, con la intención de dejar en claro, ante la opinión pública, que el asesino de su hija fue Facundo Pérez, ya que dijeron que encontraron su ADN en el mango del cuchillo homicida.
Un día después, Murray es trasladado a la cárcel de Senillosa, Neuquén, por orden del juez Saravia. Este diario, durante el día de ayer, no pudo saber con certeza los motivos por los cuales se llegó a esa determinación. En tanto, se espera que hoy se lleve a cabo una audiencia de prueba jurisdiccional, con el fin de avanzar en la investigación.