viernes, 20 septiembre 2019
Inicio La Pampa Murri atacó a autoridades eclesiásticas

Murri atacó a autoridades eclesiásticas

(25 de Mayo) – El cura Luis Murri, expulsado de la Diócesis de La Pampa por el obispo Raúl Martín, habló sobre la grieta que hay en la Iglesia entre sacerdotes «ortodoxos» y «modernosos».
Admitió estar «con bronca santa» contra el prelado y arremetió contra todo el arco de la Iglesia. «El Papa pasa, los obispos pasan, los sacerdotes pasamos, pero Cristo permanece», dijo en crítica a la ola de curas con una nueva visión de ésa comunidad religiosa.
Murri fue contactado por Radio Municipal de 25 de Mayo donde no se anduvo con vueltas para referirse a la disidencia dentro de la Iglesia. «Fui expulsado como cuando a un jugador de fútbol le sacan la tarjeta roja. Significa que ya no puedo estar a cargo de ninguna parroquia de La Pampa, pero sí puedo ejercer mi ministerio dando misa, confesando y dando la eucaristía, es decir ejercer el sacerdocio», graficó.
El cura agradeció las varias expresiones de apoyo de comunidades religiosas de pueblos del interior donde ejerció su ministerio. «Les agradezco de corazón, hace casi 25 años que ando por los pueblos de La Pampa. Tengo muchos amigos, y enemigos. Están consternados, perplejos, con bronca. Les agradezco las cartas de apoyo y gratitud, y les dio que la Iglesia sigue, que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y mañana, que se aferren a nuestra fe», indicó.
El sacerdote asintió que hay una fuerte división en el seno de la Iglesia Católica. «Hay mucha gente que no entiende que hay una interna dentro de la Iglesia. Con el obispo tenemos dos cosmovisiones diferentes, diametralmente opuestas. Lo que para él está bien, para mí está mal, y viceversa», confirmó.
«Cuando vine a La Pampa tenía tres años de sacerdote, acá ejercí el ministerio por 25 años. Siempre mantuve la misma línea, yo no cambié, los que cambiaron son los obispos (Poli y Martín) que vinieron y han querido dar un giro de timón a la Iglesia de La Pampa», arremetió.

«Santa bronca».
Murri usó una mención Bíblica para explicar su enojo. «Si el obispo quisiera hablar conmigo haría lo que hizo Cristo con Herodes, que cuándo éste quiso dialogar lo despreció porque consideró que no era digno de hablar con él. Solo le mostraría la otra mejilla si se arrepintiera de lo que hizo, pero eso no va a ocurrir», dijo. «Para que lo voy a negar hay enojo con el obispo. Una ‘santa bronca’. Lo mismo que Cristo expresó a los fariseos ante la hipocresía, el cinismo, la ruindad, y que llevó a la práctica al empuñar un látigo y expulsarlos del templo», concluyó.