Nación boicotea el caudal pampeano del Atuel: 2,2 m3/s

LA PROPUESTA DEL MACRISMO FUE RECHAZADA POR EL GOBIERNO PROVINCIAL

En la última reunión del plazo dispuesto por la Corte Suprema para acordar obras y definir el caudal hídrico del río Atuel, el gobierno nacional mostró la “propuesta superadora” que venía anticipando desde hace al menos tres meses. Lejos de ser superadora, su presentación se aleja mucho de las pretensiones pampeanas aunque sintoniza la postura mendocina renuente a compartir el agua del río interprovincial. Propone que Mendoza entregue a La Pampa un caudal de 2,2 metros cúbicos por segundo, que en un futuro, y obras mediante, llegaría a 3,2 m3, rechaza la posibilidad de crear un comité de cuenca, y en ningún momento menciona con claridad lo que representa el reclamo principal de La Pampa: el manejo acordado y compartido del río Atuel.
La reunión de ayer de la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior se desarrolló en la sede del Consejo Hídrico Federal y, tal como había exigido La Pampa, contó con la presencia del secretario de Infraestructura y Planificación Hídrica, Pablo Bereciartúa. La semana que viene, más precisamente el día 16, vencerá el plazo concedido por la Corte Suprema para que La Pampa, Mendoza y Nación acuerden las obras a realizar en el cauce del Atuel para cumplir con su mandato del 1 de diciembre de 2017. Esa resolución otorgó 90 días para definir el caudal y 120 para las obras.

Criterios conceptuales.
La “Propuesta de la SIPH para el cumplimiento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación” que se conoció ayer gira en torno a cuatro “criterios conceptuales”: mejoramiento de la Oferta Hídrica; sostenibilidad de los caudales fijados/acordados por las jurisdicciones; fortalecimiento Institucional para la gobernanza de la cuenca, y adaptación a los Extremos Climáticos.
Para ello propuso tres acciones: Determinación de un caudal hídrico apto; Implementación de Medidas Estructurales e Implementación de Medidas No Estructurales
Según el documento, para la determinación del “caudal hídrico apto” se hicieron “una serie de evaluaciones sobre expresiones conocidas, las que arrojaron una dispersión de resultados”. Tras descartar “los valores extremos y promediarse se obtuvo un valor mínimo de referencia de 3,2 m3/s”, informó la Secretaría.
Esos 3,2 metros cúbicos por segundo -valor bastante distante de los 4,5 metros cúbicos que reclama La Pampa como caudal mínimo fluvioecológico- no serían inmediatos sino a mediano o largo plazo. El valor próximo, también condicionado a “intervenciones inmediatas”, sería de 2,2 metros cúbicos por segundo, y recién a posteriori se llegaría “al o los valores asociados a la recomposición del ecosistema, que podría aproximarse al valor antes mencionado”.

Poca plata.
Para la implementación de las medidas estructurales, la SIPH ofreció una suma de 700.000 pesos “para la implementación de aquellas obras consensuadas por las tres jurisdicciones, necesarias para alcanzar los objetivos”. La fuente de este recurso sería el Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica (Fondo Hídrico).
Cabe señalar que esta suma dista mucho de la sugerida por La Pampa -en torno a los 300 millones de pesos- y se encuentra a años luz de lo pedido por Mendoza, que oscila en los 15.000 millones de pesos.
Siempre dentro de las medidas estructurales, la SIPH sugirió la elaboración de un plan que contemple la identificación de lo que denominó “obras estratégicas y prioritarias”, las que enumeró sin brindar mayores detalles. Se trata de algunas de las que se vienen mencionando desde un principio y que La Pampa siempre reclamó, como la impermeabilización de canales para mejorar la conducción y evitar pérdidas, y otras que ya han tenido un enfático rechazo pampeano, como es aumentar la oferta hídrica a través del bombeo de agua subterránea.
También propone captar agua de lluvia y crear un sistema de reservorios.

Medidas no estructurales.
En este acápite, la Secretaría propuso seis puntos: 1) Conformación de la Comisión Interjurisdiccional del Río Atuel (CIRA) con participación del Estado Nacional; 2) Creación de un Consejo Consultivo, en el marco de la CIRA, compuesto por Universidades, ONG´s, Municipios, Representantes de la Producción y Comunidades Originarias; 3) Creación de un Grupo de Trabajo para el Seguimiento de las Inversiones en materia estructural, en el marco de la CIRA; 4) Creación de un Grupo de Trabajo para el Seguimiento de la Evolución de Recomposición del Ecosistema del Noroeste Pampeano, en el marco de la CIRA; 5) Creación de un Grupo de Evaluación de Eficiencia de Riego, para la implementación de medidas de innovación tecnológica, en el marco de la CIRA y 6) Elaboración de Estudios para profundizar el conocimiento hidrológico, hidráulico, hidrogeológico, balance hídrico y un Plan Director para la cuenca.

Participantes.
La delegación pampeana estuvo encabezada por el procurador general, Hernán Pérez Araujo, el secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, el fiscal de Estado, José Vanini, la ministra de Desarrollo Social, Fernanda Alonso, el ministro de Obras y Servicios Públicos, Julio Bargero, el diputado provincial, Jorge Lezcano, el representante de la Asamblea por los Ríos, Néstor Lastiri, y la presidenta de la Asamblea por los Ríos Pampeanos de Santa Isabel, Juanita de Ugalde.