Portezuelo: Nación hará su propio estudio de impacto ambiental

PORTEZUELO

El Gobierno nacional hará su propio estudio para determinar cuáles serán los impactos que tendrá la represa Portezuelo del Viento una vez que esté construida y en funcionamiento. Lo hará en tan solo 6 meses, un dato que “hace ruido” a los delegados pampeanos, dado que es un lapso muy breve para hacer con la seriedad que corresponde un estudio de esta magnitud.
También preocupa a los representantes pampeanos que los delegados de otras provincias avalen la construcción de la represa porque “allí se va a acumular agua”, ignorando que esa agua también corresponde a las provincias que están aguas abajo del dique.
El dato del nuevo estudio ambiental se conoció a mediados de octubre, cuando el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coico) desarrolló su reunión ordinaria mensual. En su transcurso ingresó la nota de la Secretaría de Planificación Hídrica de la Nación con este anuncio.
“Nosotros teníamos alguna versión de que podía llegar a suceder”, comentó el delegado alterno de La Pampa en el Coirco, Juan Greco, en una entrevista que mantuvo con Radio Noticias. “En realidad ya se está realizando un Estudio de Impacto Ambiental Regional contratado por Coirco, en un plazo que no está bueno, que se ha ido estirando y que ha sido objetado por nosotros -los representantes pampeanos en el comité- desde el punto de vista técnico, con el apoyo de la Universidad Nacional de La Pampa”.
La nota lleva la firma del ingeniero Pablo Bereciartúa y anticipa que sus resultados estarán listos en solo 6 meses. El estudio se hará por intermedio del ex Ministerio de Ambiente de la Nación, ahora degradado al rango de Secretaría, y por intermedio de las empresas o consultoras que están inscriptas en su base de datos.
Allí dice también que para su desarrollo tomará en cuenta el Estudio de Impacto Ambiental que hizo la provincia de Mendoza circunscripto a su territorio, el Estudio de Impacto Ambiental Regional en marcha -a cargo de una unión transitoria de empresas integrada por las Universidad Nacionales de La Plata y del Litoral-, y algunos otros datos disponibles sobre la cuenca.

-¿No se haría una convocatoria más amplia, como hizo Coirco?
-No. Esto saca del juego a las universidades, que creo que realmente tienen una capacidad técnica en nuestro país para hacer el estudio realmente de alta complejidad, con personas muy capacitadas. En Coirco tenemos varios ejemplos. Se hizo el Estudio de Impacto Ambiental de Riesgo Hídrico (de la cuenca del río Colorado) y el de la mina de potasio, con un tiempo de duración de 4 años, no de 6 ni 7 meses.
La Pampa, recordó Greco, es la única provincia que está auditando el estudio de impacto ambiental en marcha, mientras que “el resto de las provincias ni lo deben haber leído, y lo digo por algunas declaraciones que he escuchado”, aseguró.

Un río vivo.
Para la provincia de La Pampa, el río Colorado “es el único río vivo” con una actividad en sus riberas “que va in-crescendo de una manera exponencial”, destacó Greco. Por eso, que el EIAR en marcha no haya prestado la debida atención a los desarrollos productivos en 25 de Mayo y Casa de Piedra “nos hace pensar que el estudio (de las universidades) es solo para cumplir con los formalismos, como lo puede llegar a ser el que va a realizar Nación, porque 6 meses tampoco alcanzan”, analizó el delegado. “Creo que todos tenemos que saber cuál es el verdadero efecto que tendría la construcción y operación de una presa como Portezuelo del Viento si se llega a construir”, advirtió.
Para Greco es “realmente improcedente” que Nación anuncie que va a encarar otro Estudio de Impacto Ambiental cuando el que está en curso aún no concluyó. “Creo que es un error estratégico muy grande y acá también da la sensación de que es para cumplir. A nosotros en la provincia de La Pampa no nos interesan estudios para cumplir sino para saber realmente qué va a suceder”.

Un 20% menos.
Greco comentó que en un pasaje de la reunión de octubre, el representante alterno de la provincia de Buenos Aires en el Coirco, Marcos Aragón, dio como un hecho que “se va regar con un 20 por ciento menos de cantidad de agua, y paradójicamente dice que está bueno que se haga Portezuelo del Viento, porque ahí se va a juntar agua”.
“Para que se junte agua en Portezuelo del Viento, como dice Aragón, hay que cerrar las compuertas de Portezuelo, y en el medio estamos nosotros, La Pampa, con 500 kilómetros de río”, advirtió Greco. “A La Pampa le causa un enorme perjuicio una declaración como la del representante de la provincia de Buenos Aires”, denunció el representante pampeano, sumando un elemento más de preocupación y el convencimiento de que las otras provincias no ven la gravedad del escenario que se anticipa.

“Altamente manoseado”.
En una pasaje de la entrevista con Radio Noticias, Juan Greco recordó que cuando se aprobó en 2011 la construcción de Portezuelo del Viento, se estipuló que “la autoridad de aplicación era lisa y llanamente Coirco”. Es decir, que el comité de cuenca iba a manejar por sí la futura represa, como lo hace con el dique Casa de Piedra.
Desde aquel entonces a la actualidad, las cosas cambiaron y ahora Coirco pasó de ser un actor central, o uno de reparto, con un rol secundario: “en palabras aparece que la autoridad de aplicación es Coirco pero hacen referencia a 2 artículos en los cuales la realidad es que Coirco pasa a ser un ente fiscalizador”.
“¿Ser un ente fiscalizador en una presa que maneja Mendoza?”, planteó Greco, recordando que “los pampeanos tenemos historia para contar de cómo maneja una presa Mendoza, solo hay que mirar el Atuel”.
Por eso La Pampa se ha venido oponiendo a esta peligrosa concesión del Coirco a la provincia de Mendoza. Una de las personas que antes aprobó que Coirco maneje Portezuelo y ahora avala que solo “fiscalice” a la provincia de Mendoza, fue el representante de la provincia de Río Negro, Daniel Petri. “Primero aprobó eso y a partir de 2016 cambió el voto”, aseguró Greco.
“Por eso nosotros tenemos no la sensación sino la real certeza de que este tema está altamente manoseado”, remarcó.