Neolux: “Para poder seguir hubo que achicarse un montón”

LAS IMPORTACIONES PONEN EN JAQUE A LAS PYMES

La apertura de las importaciones propiciaron, sin dudas, un duro golpe a muchas de las pymes argentinas que tenían en el mercado interno su principal fuente de ventas. Ninguno de los sectores pudo escapar a este proceso que, para que muchas de las empresas pudieran continuar en pie, debieron reestructurarse y convertirse de productores a importadores.
Sebastián Delarada, propietario de la empresa que fabricaba lámparas LED en la localidad de Vértiz, desde julio pasado dejó de producir por falta de ventas y, para continuar en el mercado, se abocó a comercializar productos provenientes del gigante asiático.
El emprendedor, que recientemente radicó su firma en Santa Rosa, sostuvo que las pequeñas y medianas empresas como la suya fueron perjudicadas por la apertura indiscriminada de importaciones. Actualmente, las luminarias LED comercializadas en el mercado nacional son en su totalidad provenientes del exterior, principalmente desde el continente asiático.

Importaciones.
“En la Argentina existe un negocio consolidado que se centra en la importación de lámparas desde China, que está dominada por Philco y GLS”, propiedad de las familias del presidente Mauricio Macri y del jefe de Gabinete Marcos Peña, explicó el empresario en declaraciones con Radio Noticias.
En ese sentido, Delarada detalló que ninguna empresa quedó ajena a este proceso: “Lamentablemente, para poder seguir en el negocio, Neolux se tuvo que achicar un montón, cerrar la fábrica, y entrar por la importación”. Al ser consultado sobre cuál es la situación de la compañía, aseguró que “dentro de todo” la empresa “está bien”, gracias a los más de 15 municipios que aún “confían en nosotros”.

Mano local.
En los años previos a la apertura de las importaciones, la elaboración de este tipo de servicio de luminaria tenía parte del proceso de producción nacional. Si bien, algunos de los componentes que se precisan para la fabricación del LED eran importados desde China, y en algunos casos todas sus partes, el producto era “ensamblado” en nuestro país, detalló el empresario.
Con el fin de la regulación, este pequeño polo de industria se vio totalmente perjudicado por el ingreso de los LED chinos “made in China” y, consecuentemente, las pymes pasaron de productores a importadores. “Muchas personas quedaron así sin trabajo”, se lamentó Delarada.

PLAE.
Uno de los “hitos” que el propio Gobierno Nacional se atribuye a su gestión es la introducción de la tecnología LED al alumbrado público con el objetivo de reducir el gasto del servicio eléctrico. El Plan de Alumbrado Eficiente (PLAE), lanzado hace más de un año, persigue este fin y alienta a los municipios a implementar estos productos en su luminaria pública.
Sin embargo, Delarada acusó que este programa se organizó “a medida de algunas empresas” y que por ese motivo “era muy difícil meterse dentro de ese plan. Pedían muchas exigencias que para una pyme resulta imposible”.
En consecuencia, indicó que por dicho motivo Neolux, como otras 50 pymes más, no lograron incorporarse al PLAE. “Sólo ingresaron grandes empresas que podían cumplir estos requisitos”, expresó el emprendedor, quien aseguró que se vinculaban aspectos técnicos relacionados al volumen de producción de los artefactos.