“No quiero morir acá en el abandono”

SERGIO GARCIA LANZA UN NUEVO RECLAMO POR JUSTICIA

Sergio García, el mecánico que quedó parapléjico luego de sufrir un grave siniestro vial en 2011, envió un desesperado mensaje a través de las redes sociales en donde volvió a reiterar su reclamo para que el Gobierno Provincial, la Municipalidad de Santa Rosa y la empresa Ilka finalmente paguen la indemnización que ordenó la Justicia. “No quiero morir acá en el abandono, delante de la vista gorda de todos”, expresó.
Luego de que la Cámara de Apelaciones dejara firme la sentencia y demandara a las partes -Estado provincial y comunal y la empresa constructora Ilka- a entregarle 14 millones de pesos, García aún sigue esperando y luchando en su carpa emplazada en el medio de la explanada de la Ciudad Judicial.
Es por ello que el mecánico utilizó las redes sociales para difundir un mensaje y solicitar el apoyo de los vecinos de la ciudad. En su cuenta de Facebook publicó: “Con la ayuda del poder de las redes y de Dios va a llegar donde tiene que pegar, en el corazón de las personas que me lastimaron y tienen que pagar para que yo pueda tener una oportunidad de curarme y vivir. No quiero morir en el abandono delante de la vista gorda de todos”.

Video.
Recostado dentro de su carpa y en un tono tranquilo, a pesar de la grave situación que padece hace más de siete años, García explicó que hace dos años que vive en la carpa “luchando por justicia debido a un accidente que tuve en el año 2011 por un pozo que estaba en el medio de la calle, hecho por una constructora contratada por el gobierno”.
“Me caigo en el pozo con mi moto, me quiebro la columna y me quedo en silla de ruedas”, sintetizó.
“Los culpables eran el gobierno de La Pampa, la Municipalidad de Santa Rosa y una constructora que es Ilka, muy poderosa. En primera instancia gané el juicio, me lo apelaron, subió a cámara donde los volvieron a condenar y el fallo quedó firme pero la municipalidad, el Gobierno Provincial y la constructora se niegan a pagarlo”, se lamentó.
García apuntó que el Estado lo tiene “abandonado” y que en su caso “no hay derechos humanos”. Yendo más lejos, criticó que las tres partes y la Justicia lo “tienen tirado como sino fuera un ser humano”.
“Lo único que reclamo es que me paguen mi indemnización, que me va a dar posibilidad de tener una mejor calidad de vida”, reclamó.
Al finalizar el breve pero fuerte mensaje, el mecánico detalló todo lo que sufrió desde el día uno del siniestro: “Después del accidente me divorcié, tenía dos talleres mecánicos, y hoy me quedé en la calle”.
“La Justicia falló, los condenó, pero no pagan, no cumplen y acá estoy viviendo de una forma muy inhumana”, finalizó.

Salud.
Inevitablemente, la lucha de casi ocho años que encarnó García está atentando contra su estado de salud, que según reconoció “se está deteriorando cada vez más y más rápido”.
“En estos días me detectaron un quiste que puede llegar a ser un tumor. Todavía no me hice los estudios para ver si es benigno o maligno, la semana próxima iré a hacerme una ecografía para ver como seguimos con esto”, detalló.
El mecánico señaló que este tipo de afecciones, como la que sufrió hace unos meses y donde corrió en riesgo su vida, es producto de estar sentado todo el día en una silla y en las condiciones en las que está viviendo, que según calificó son “inhumanas”.

“Se creen impunes”.
Si bien la nueva apelación que realizaron las partes, que en esta instancia estuvo referida al monto que deben pagar, cayó como un balde de agua fría, García adelantó que no dará el brazo a torcer y seguirá adelante en su lucha por Justicia. “Ellos están esperando que me desgaste y me vaya, pero yo de acá me voy con Justicia o me voy en un cajón”, aseguró.
“Es ilegal lo que hacen, es la misma estrategia que vienen utilizando desde el primer día, pateando esto para adelante. Están acostumbrados a ser impunes, se creen tan poderosos y por eso no quieren pagar”, denunció el mecánico.
“Ellos tienen el dinero, es una indemnización solidaria, sólo se tienen que poner de acuerdo y pagarme. Ahora se ponen a patalear porque el monto aumentó por los altos intereses y por eso apelaron, pero no es mi culpa. Si hubieran abonado cuando debían, yo ya tendría mejores condiciones de vida y a ellos no les hubiera salido lo que planteó la Justicia en su último fallo”, explicó.
En ese sentido, el mecánico dejó en claro que las partes disponen del dinero pero es una negación lo que los llevó a seguir estirando la situación. “El dinero lo voy a usar para tener una vivienda, porque perdí todo por este accidente, para ir a Cuba, que es mi sueño, a tratar de mejorar mi condición y para que mis hijos vivan mejor”, sentenció.