“No se puede vivir ni trabajar”

Los vecinos del barrio Butalo expresaron su malestar ante el deteriorado estado en que se encuentra la calle Macachín, entre la colectora de la avenida Circunvalación y la calle Unanue, luego de las obras de recambio de cañería cloacal y de agua, así como también las conexiones domiciliarias. “No se puede vivir de esta manera, hicimos cientos de reclamos y no tuvimos ninguna respuesta”, se quejó María del Carmen, propietaria de un comercio, quien reveló que a pesar de los reclamos a la Municipalidad, no han recibido ningún tipo de respuesta.
Las obras que la comuna emprendió durante el año pasado -entre idas y vueltas- sobre la calle Macachín, que estaban destinadas a resolver una problemática sanitaria que afectaba al barrio Butalo desde hacia varios años, trajo consigo una serie de complicaciones que no estaban dentro de la agenda de los vecinos: una calle que se convirtió en intransitable, problemas de salud y el cambio de recorrido de una de las líneas (4) de colectivo.
Una visita de un equipo periodístico de LA ARENA se hizo presente en el lugar y constató el deteriorado estado en que se encuentra dicha arteria luego de las reparaciones que llevó adelante el año pasado la comuna local: pozos de grandes dimensiones, barro y pérdidas de agua y cloaca constantes.
A pesar de los intensos reclamos, los vecinos aún no reciben ningún tipo de respuesta sobre esta situación que sólo se agrava con el pasar del tiempo.

Perjudicada.
María del Carmen, dueña de un local comercial en la calle Macachín, dio cuenta de cómo el estado de este camino afecta la vida de todos los vecinos en el día a día. “Esto afecta a mi negocio, la gente utilizaba esta calle como vía alternativa y ahora como está intransitable ya no pasan y por eso bajaron notoriamente el nivel de las ventas”, expresó la comerciante.
Y reiteró: “A mí me cortaron al medio con esto, rompieron todo y nos dejaron en estas condiciones, a mi negocio ya no entra nadie porque un día como hoy llueve y la gente no cruza la calle por el barro y los pozos”.
En ese sentido, la vecina dejó en claro que “lo único que piden” es que “arreglen el problema del agua y las pérdidas y que aplanen la calle para que la gente pueda transitar sin problemas”. “No se puede vivir de esta manera, hicimos cientos de reclamos y no tuvimos ninguna respuesta”, remarcó la comerciante.

Transporte y salud.
Por otro lado, otra vecina dejó en claro otros dos problemas que sufren los residentes, no sólo de la Macachín sino también del barrio: “Esto trajo problemas de salud, además de el peligro que implican los pozos en la calle para las personas que cruzan la calle, y por culpa del estado de la calzada ya no pasa más el colectivo”.
Alergias, dolores de garganta y cabeza, y afecciones gastrointestinales son los cuadros que varios de los lugareños del barrio sufren en el día a día. “No pasan a regar la calle y se levanta polvillo, eso te trae problemas en la respiración y ni hablar de que tenemos agua servida con el peligro que te podes intoxicar con algo”, acusó la vecina.

Una calle en vías de extinción.
La acumulación de basura en la calle Balbín ya la ha tornado intransitable y dispara las quejas vecinales. Como se observa en la foto, los desperdicios ocupan parte de la calzada.