“No vamos a salir a sacar órganos”

LOS RESQUEMORES QUE GENERA LA LEY JUSTINA

La titular local de Cucai reveló que muchas personas le consultaron “asustadas” por la posibilidad de que les “saquen los órganos”. Dijo que, en general, son pocos los que están en condiciones de donar.
La aprobación hace dos semanas atrás de la Ley Justina, propulsada por el senador Juan Carlos Marino, que determina que todos los mayores de edad son donantes de órganos salvo que se hayan opuesto en vida, generó una gran conmoción en el país.
En este sentido, la coordinadora de Cucai La Pampa, Cristina Arrieta, contó que, en la provincia, “mucha gente se ha acercado asustada a consultar, porque piensan que con esta ley si no dejan por escrito, y caen internados, les van a sacar los órganos. Es lo que piensan muchos, y no es así”, explicó la médica, para tranquilizar.
“Lo que yo digo es que no es tanto el cambio que la gente piensa que va a ocurrir. Es decir, que no vamos a salir a sacar órganos a lo loco, no. Se van a cumplir los mismos pasos operativos, tenemos que tener autorización de la justicia, exactamente igual, y el que no se expresó también vamos a hablar con la familia”, manifestó Arrieta, en diálogo con LA ARENA.
Siguiendo esta línea, opinó que la ley ha generado “más ruido, porque en realidad con la ley anterior, la del Presunto Donante, ya todos éramos donantes, solamente que teníamos que dejar por escrito el sí o el no, y el que no lo hacía, su familia tenía que dejar testimonio. Ahora, solo se le saca el peso a la familia de decidir en un momento de dolor; lo que era presunto, se hace tácito”, detalló.
También, dijo que “la mayoría de la gente piensa que vamos a ser todos donantes, y pocas personas lo pueden ser, solo las que cumplan determinados requisitos, que son muchísimos”. Asimismo, afirmó: “Son muchas más las que están en condiciones de recibir que las que pueden donar”. Lo que sí se puede donar, por ejemplo, “son corneas, que hoy la mayoría dona”, aclaró la profesional.

Más de 80 en lista de espera.
En la provincia hay entre 54 y 57 personas que están esperando un riñón, diez que solicitan órganos intratorácicos (corazón y pulmón), y cinco individuos en la lista por transplante hepático.
“Es el número de los que están en lista de espera, que es también el mismo número de los que están completando el proceso de inscripción, que se van a ir incorporando”, precisó Cristina Arrieta.
Además, dejó en claro que “hoy no hay nadie que esté en emergencia, sólo una paciente que está en urgencia hepática”.
Por último, deseó que se bajen los tiempos de espera, “como en España, que prácticamente no hay, y nosotros estamos intentando copiarlo”, concluyó.

La Pampa, sin oposición.
A partir de la sanción de la Ley del Donante Presunto en el 2006, empezó a aumentar el número de personas que dejaban testimonios sobre la negativa de donar órganos. Hoy en día, en el país, hay un millón de individuos que decidieron no ser donantes. Todavía se desconocen las cifras, luego del impacto de la Ley Justina.
En La Pampa, por otro lado, la médica Arrieta destacó que no hubo “oposición”, es decir, personas que dejen constancia del rechazo a la donación. “No hemos tenido oposición, cuando han ido a manifestarse a nuestra sede, han sido todas afirmativas, porque la oposición se hace a través de un programa. Incluso, hemos tenido un buen registro de donantes de médula ósea”, celebró Arrieta.
En tanto, dijo que sí ha tenido negativas, pero “al momento de preguntar, cuando había que donar”. Contó que el año pasado le sucedió tres veces de las diez situaciones que le tocó atender sobre donantes multiorgánicos. “De lo diez, tres dijeron que no, y solo uno en total terminó estando en condiciones de donar”, explicó.
Con respecto a las razones por las cuales los individuos deciden no donar órganos, la profesional reflexionó que “algunas familias en el momento están shockeadas, y otras por cuestiones religiosas”.