“Nos llevará a una catástrofe económica”

NUEVO ENCUENTRO CUESTIONO A MACRI PORQUE "SOLO DEFIENDE A LAS EMPRESAS"

El presidente de Nuevo Encuentro de La Pampa, Martín Balsa, se metió en la polémica sobre el pago de una carga extra en la tarifa de gas, que finalmente retrotrajo el gobierno nacional, y afirmó “que se está sentando un precedente peligroso al compensar con el dinero de los argentinos a las empresas gasíferas y las distribuidoras por lo que perdieron por la devaluación”.
Con ese criterio, cuestionó el dirigente, “todas las empresas del país pueden reclamar el mismo trato del Estado, por no hablar de lo que han perdido los trabajadores que vieron reducidos sus salarios en dólares a la mitad en
menos de un año. El gobierno miente cuando dice que lo hace en bien de los argentinos, el único interés que defienden es el de sus propias empresas y las de sus allegados y familiares, porque Midlin, del grupo Macri, es uno de los principales operadores de gas y se benefició con esta medida absurda “.
Además, el referente de Nuevo Encuentro rechazó “que presenten ahora la medida como si estuvieran beneficiando a la población, porque ese subsidio a empresas que se han beneficiado de forma millonaria con la política de tarifazos de este gobierno, lo vamos a terminar pagando todos los argentinos con nuestra plata, porque ¿de dónde van a sacar esos diez mil millones de pesos sino es de nuestros impuestos, Macri los va a poner de su bolsillo?”.
Así, Balsa advirtió que el Estado nacional igualmente se hará cargo de una parte de la rentabilidad de las empresas de gas a partir del cambio de postura del secretario de Energía Javier Iguacel sobre la medida que cargaba sobre los consumidores un aumento retroactivo de las tarifas para compensar la devaluación. Lo cierto es que la polémica decisión podría generar el reclamo de otras empresas en el Ciadi.

“Nos han mentido”.
Para Balsa, “el gobierno nos ha mentido desde un principio, nos dijeron que venían a mejorarle la calidad de vida a los argentinos y nos la han empeorado con medidas que sólo benefician a un grupo de multinacionales y al sector financiero internacional. Ni siquiera las grandes industrias argentinas se han visto favorecidas por esta política económica, por eso llueven los despidos y aumenta el desempleo”.
“Ya ni siquiera se puede decir que este sea un gobierno para los ricos, es un gobierno para un grupo de empresas, que son las de los amigos del presidente y han transformado a la Argentina en un gran carnaval de timba especulativa para los intereses financieros internacionales que no paran de ganar con las altas tasas de interés que ha fijado el Banco Central. Todos, absolutamente todos, los demás actores económicos, han perdido”.
Por último, el dirigente kirchnerista dijo que “en todos los países donde hay recursos naturales suficientes para abastecer a su población se subsidian los precios, porque el gas que hay bajo el suelo argentino es de todos nosotros, no de las empresas que lo explotan. Las empresas pueden tener ganancias razonables, pero no pueden vender el gas al precio que se les antoja mientras exportan el excedente a Chile, produciendo un descalabro en toda la economía nacional con sus altas tarifas” y reclamó que “se pesifique el precio de los combustibles y de los servicios como el gas y la electricidad, porque si van a seguir dolarizados mientras todos nuestros ingresos son en pesos, esto nos va a llevar a una catástrofe económica de tal magnitud que el 2001 nos parecerá un chiste”.