“Nos sentimos defraudados y molestos”

DESDE LA ASOCIACION AGRICOLA CRITICARON LAS RETENCIONES QUE DISPUSO MACRI

El gobierno nacional finalmente aplicó las retenciones a todas las exportaciones. El sector rural sintió esa medida como una daga por la espalda, ya que un caballito de batalla en la campaña de Cambiemos fue, justamente, eliminar este impuesto.
En consecuencia, el sector agrícola ganadero había hecho su contribución: Mauricio Macri es Presidente gracias a haber ganado, fundamentalmente, en el centro de país, donde prevalecen los productores.
Es de público conocimiento el malestar que esto generó. Algunos se irritaron más y amenazaron con cortar las rutas. Otros, con reflexiones mucho menos atinadas, hicieron un paralelismo con el comunismo, o “algo peor”. Y están quienes se mostraron molestos y defraudados. Ninguno reconoció las ganancias extraordinarias de las exportaciones que generó la brutal devaluación.
Entre los molestos y defraudados se ubica Víctor Tapié, presidente de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa. “Nos sentimos un poco defraudados y molestos”, dijo ayer en diálogo con LA ARENA, y consideró que esto “es ponerle el pie encima a los productores: las ganas de apostar a la producción bajan”.
Sin embargo, advirtió: “Vamos a seguir trabajando, porque además se puede dialogar con este gobierno. Esto no es la 125, y no es bueno decir, como dijo alguno, que ya se está planteando salir a cortar rutas”.
Por otro lado, las retenciones serán a nivel nacional, y para toda la exportación por igual. Las economías regionales se verán afectadas, “sobre todo las que estén lejos del puerto”. Los más complicados, en tanto, “son el sector lácteo y el porcino”, y, como siempre, los medianos y pequeños productores.
-Cambiemos finalmente aplicó las retenciones, una medida de la cual Macri ha repudiado una y otra vez. ¿Cuál es la posición de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa?
-La Agrícola no ha manifestado su posición porque es reciente. Hoy (anoche) tenemos una reunión para saber la postura. Sobre las retenciones, en vez de fomentar la producción, todo lo contrario. Las ganas de apostar a la producción bajan. Un empresario del sector saca sus números y esto es un cambio en las reglas del juego. Los números van a cambiar. No es lo mismo sembrar sin retención y cosechar con retención. Como medida de reglas a mitad de camino, molesta.
-¿Cómo se siente la gente del campo, traicionada?
-Nosotros somos ciudadanos y somos parte de este país, y estamos a disposición, pero medidas como esta nos decepcionan. Nos sentimos un poco defraudados y molestos. Más que nada cuando el Presidente dijo que no estaba permitido en el mundo las retenciones. Inclusive hoy que dice que no está de acuerdo, y las pone igual. Es ponerle el pie encima a la producción.
-¿Hay posibilidades de que se pare con la producción?
-Nosotros vamos a seguir trabajando como lo hacemos siempre. Sabemos que los números van a ser otros. Pero vamos a seguir trabajando.
-¿Van a hacer el esfuerzo patriótico que pide el Presidente?
-Todas las instituciones están movilizadas internamente. Y las bases también para llevar la propuesta. En primer lugar veremos hasta dónde nos afecta las medidas que tomaron y cómo. También creemos que la situación es distinta, no estamos frente a una 125. Primero vamos a agotar todas las instancias de diálogo. Hay algún dirigente que salió a decir que ya hay rurales que van a salir a la ruta. Hoy el país esta atravesando una crisis y no sería bueno vaticinar eso.
-¿Pero hay una división en la postura del campo? Es decir, hay un sector que verdaderamente quiere salir a cortar rutas.
-Hay productores que son más efervescentes que otros, que quieren salir a cortar, sobre todo la zona agrícola. Pero en esta situación siempre hay que poner un paño frío, y actuar de la manera más racional. Esta semana hay que tomárselo para analizar cómo afecta todo esto.
-¿Qué temas les preocupa?, ¿con qué postura van a ir a negociar?
-Uno de los temas que más nos preocupa es el límite de dos años, porque los impuestos cuando se aplican, nunca se sacan en Argentina. Es una de las mayores dudas. La historia un poco nos condena. Como el impuesto al cheque, a las ganancias. Siempre fueron transitorias y después terminan siendo ley.
-Pero el precio del dólar es extraordinario, y con la devaluación se benefició el sector exportador, ¿en qué les perjudican las retenciones?
-El tipo de cambio si bien se modificó, los granos se fueron a otro valor, pero los insumos nuestros están en dólares. La verdad es que el aumento en pesos de los insumos en pesos es considerable. Además nos aumentó considerablemente el combustible. Teníamos sembrado toda la fina y a esto hay que sumarle las retenciones.
-¿Qué sectores del campo van a ser los más perjudicados?
-El sector lácteo está muy complicado. La lechería, y la parte de los porcinos también. Son los más complicados. Esto es a nivel nacional, es decir afecta a todos. Las economías regionales se van a ver muy afectadas, sobre todo la que están lejos de los puertos. El mediano y el pequeño siempre es el perjudicado.
-Los productores autoconvocados de Carpa Verde, compararon esta medida con el comunismo, o peor que el comunismo. ¿Qué análisis realiza, y que diálogo hay con ese sector?
-No tengo diálogo con ellos porque no se quiénes son. No les saco mérito, pero serán productores que no se ven representados por la institución. No comparto el análisis que hacen para nada. Creo que las retenciones no es avanzar, no es de un Estado moderno, pero tampoco el análisis que hacen ellos de la comparación.

Los ruralistas, todos enojados
Dirigentes ruralistas criticaron ayer la decisión del Gobierno de reimplantar las retenciones a las exportaciones y se quejaron porque se le saca al campo para “financiar la timba financiera y al FMI”. En un comunicado, la Sociedad Rural Argentina, que preside Daniel Pelegrina, aseguró que los derechos de exportación “son instrumentos distorsivos que desalientan la producción, la inversión, el empleo y el comercio exterior”.
“Creemos que debieran existir herramientas superadoras para lograr la generación de recursos fiscales, que incluyan a todos los sectores económicos. El impulso a la producción es la solución que la Argentina necesita en el contexto de la emergencia cambiaria que arrastramos desde hace meses”, sostuvo.
Señaló que “las medidas anunciadas desde el Ministerio de Hacienda apuntan al corto plazo, y se manifiestan como transitorias en la búsqueda del necesario equilibro fiscal”.
En tal sentido, prometió que “el campo continuará una vez más, colaborando con toda iniciativa que apunte a proyectar a nuestra Nación definitivamente en el sendero del desarrollo”.
El presidente de Carbap, la Confederación que agrupa a 114 Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa, Matías de Velazco, afirmó que “en principio, con las retenciones no estamos de acuerdo” y se quejó porque “sólo se grava al rubro exportador”.
No obstante, indicó que desde el sector ruralista que encabeza entienden “el contexto donde está la Argentina y que la carga se va a repartir entre varios sectores”.
“Por ahora, en este sentido no habrá reacciones del campo”, indicó el dirigente y aclaró que estarán atentos a que “las provincias y los municipios no apliquen más impuestos al agro”.
En declaraciones a la agencia NA, sostuvo que “en la medida que veamos que el ajuste viene en serio y no es una crisis más, veremos qué hacer”.

Sojero.
El presidente del Grupo Los Grobo y referente del sector sojero, Gustavo Grobocopatel, advirtió que “las retenciones son un instrumento negativo” y aseguró que “en un contexto en el que todos vamos a perder mucho, el Gobierno tiene en el campo un empuje”.
“Hay una debilidad económica y mala praxis en algunos temas”, evaluó el empresario, quien señaló: “Esta crisis fue un poco por todo”.
El presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Omar Príncipe reflexionó: “se condena otra vez a los pequeños y medianos productores, sin diferenciarlos, a pagar más para sostener la timba financiera y al FMI”.
“No son buenas noticias. Estamos muy preocupados. Lo primero a decir es que las medidas afectan a muchos sectores, pero desde la Federación Agraria debemos hablar en primer lugar por los pequeños y medianos productores a los que representamos, a lo largo de todo el país”, dijo Príncipe.
Y señaló que “se trata de un segmento de la producción que ya venía complicado, con falta de financiamiento, inflación y suba de tarifas, más altísimas tasas de interés”.
“Está claro que de acá en más habrá dos dólares distintos. Uno para pagar insumos y otro para vender, con retenciones. En trigo o en maíz, habrá que restar el 10% al valor, con un trigo ya sembrado se cambian las reglas de juego. Hay muchos que se endeudaron para sembrar maíz y se modifica el escenario”, alertó.