Inicio La Pampa "Nuestra profesión se está bastardeando"

«Nuestra profesión se está bastardeando»

NINO MALDONADO Y LOS ENTRENADORES PERSONALES

Durante todo el año, pero más cuando el calorcito de la primavera y el verano dicen presente, se puede ver a personas en parejas caminando por la ciudad, sobre todo en lugares como el Parque Recreativo Don Tomás, u otros paseos públicos. Muchos no se muestran haciendo una actividad física acompañados por un amigo/a, sino que se trata de individuos que han contratado un personal trainer. Esto es alguien que los atiende en forma personalizada en su pretensión de alcanzar una buena condición física.
Nelson Maldonado, más fácilmente identificable si lo llamamos Nino, es un profesor de Educación Física que se recibió en el Instituto de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires. Ahora, en el gimnasio ubicado en calle González, casi Alsina, va y viene entre máquinas, pesas y mancuernas, mientras un grupo importante de personas lleva adelante diversos ejercicios. Jóvenes y no tanto, caballeros y damas, todos enfrascados en seguir la rutina que el profesor les va marcando. «Quería decir públicamente que estoy molesto, porque siento que nuestra profesión está siendo bastardeada», le dice Nino a LA ARENA, refiriendo a cantidad de personal trainer que, sin ser profesores de la Educación Física, tienen clientes a los que obviamente les cobran una cuota mensual, muchas veces importante en su valor.

-¿Por qué ese fastidio, cuál es la cuestión?
-La realidad es que tenemos una profesión muy bastardeada, y habría que empezar a controlar. Hace mucho me dedico a tratar de armar algo para que se entienda que el profesor de Educación Física debe ser, definitivamente, el responsable de este tipo de funciones. Para todo lo que sea actividad física, para la salud, para el fitness tenemos que estar nosotros, los profesores.

-¿El problema son los personal trainer?
-Es que no conozco ningún título de personal trainer que sea reconocido por Educación. Yo y otras personas tenemos un título y altos estudios que nos permiten hacer trabajos personalizados. Lo que sí es verdad que está lleno de cursos, totalmente comerciales, que sacan personal trainers en seis meses, pero no hay materias que los puedan calificar.

-¿En los gimnasios también hay?
-En este y en todos, en la mayoría hay personal trainer.

-¿Y cuál sería el problema?
-Que a veces pueden suceder lesiones cuando los ejercicios no están correctamente realizados, o se hacen sin control y sin las técnicas correctas.

-Pero entonces hay en los gimnasios.
-Adentro de los gimnasios, o de la actividad física, aparecen personajes que saben mover piezas porque asimilaron algo, o miran YouTube y aprendieron algunos ejercicios. Pero no son los adecuados.

-¿Y qué acciones emprendieron los profes para evitar que esto siga ocurriendo?
-Hace 15 años estoy con este tema, e incluso lo tratamos en el Copef, pero después me fui a Italia y volví y todo está igual. Y de verdad lo que siento es que nuestra profesión está bastardeada. La ley dice que en los gimnasios tiene que haber profesores de Educación Física, pero deben estar presentes. No tenemos que prestar la firma para que se los habilite y no aparecer.

-Seguro que si ahora vamos a la Laguna vemos a mucha gente caminando con personal trainer.
-Seguro, y seguro que no son todos profes. Y eso pasa porque no hay un control. No hubo nunca, porque siempre se lavaron las manos, tanto desde el Gobierno provincial con su Dirección de Deportes, pero también y mucho más la Municipalidad que debiera usar sus inspectores para controlar.

-¿Y qué sugiere?
-Me pregunto si no habrá llegado la hora que empecemos para que la actividad física sea controlada y segura. No es que me tome la cuestión en forma personal con quienes hacen cosas, pero sé que hay profesionales que nada que ver con la actividad física… o dedicadas a lo comercial, o vinculados a determinados oficios, que aparecen entrenando personas. Cualquier chico que ha entrenado un tiempo cree tener la capacidad de entrenar a otro, y eso está muy mal.

-¿Y entonces?
-Me parece que a mí por lo menos me corresponde alertar. Lo que me interesa es que la gente tome conciencia que no cualquiera puede hacer nuestro trabajo, en mi caso nunca puse un consultorio y podría curar un resfrío. Pero me meterían en cana. Sería ejercicio ilegal de la profesión. Alguien tiene que empezar a poner las cosas en su lugar, sobre todo desde los estamentos políticos. Yo soy uno más que ve esto desde adentro, y me molesta porque soy docente y defiendo al docente.

-Cada uno en lo suyo.
-Claro. Queremos y necesitamos ser reconocidos como los profesionales que se tienen que dedicar a esto: a la actividad física el profesor de educación física, el médico a la medicina y el abogado con los libros.

-Hasta ahora lograron poco.
-Yo estuve un par de veces intentando algo, pero nunca logramos nada, que se controle. Ahora no me queda otra que hacerlo público, para que alguien tome la posta. Estamos teniendo problemas, y más allá de todos los que tenemos a nivel país este también lo es y hay que encararlo.

-¿Es caro un personal trainer?
-Algunos dicen que el personal trainer es caro, pero no saben lo caro que les puede salir un entrenador improvisado.