Ordenan una “inmediata reincorporación”

FALLO A FAVOR DE UN DESPEDIDO DE AGRICULTURA FAMILIAR

Luego de que ser despedido en 2018, presentó en la Justicia una medida cautelar y obtuvo un fallo a favor. Hasta el momento, el gobierno nacional desconoce el fallo y se niega a reincorporarlo.
El presidente Mauricio Macri, tras asumir en diciembre de 2015, impulsó una ola de despidos en el Estado y eliminó miles de puestos de trabajos. Uno de los sectores más afectados fue el de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, dependiente del ex Ministerio de Agroindustria, recientemente degradado a Secretaría.
En la última tanda de despidos, impulsada en agosto del año pasado, Nación echó a 568 trabajadores del área. Cinco de ellos desempeñaban tareas en la provincia de La Pampa.
Sin embargo, en los últimos días la Justicia le propició un duro revés al gobierno nacional. Fabián González, uno de los despedidos de Agricultura Familiar en la provincia, recibió un fallo a favor que instaba a su inmediata reincorporación.
En diálogo con LA ARENA, González explicó que comenzaron el proceso judicial inmediatamente después del despido, porque “no había respuestas a nivel nacional de la patronal. Se inicia en todas las provincias el pedido a través de la Justicia de la cautelar sobre la reincorporación. En mi caso y en el de Gustavo Mrongowius (trabajador del área despedido), se hizo por el activismo gremial, la cantidad de años de trabajo y la tutela gremial”.
A su vez, indicó que en su caso “da lugar el fiscal, lo pasa a primera instancia y el juzgado lo rechaza sin leer los fundamentos. Ahí se apela y pasa a una instancia superior en la cual, teniendo todos los fundamentos, revocan el fallo de primera instancia y hace lugar a un fallo a favor”
Es allí donde resuelven que “hubo persecución política y gremial, que se generan daños sobre las garantías laborales y constitucionales, e indica que a partir del día de la notificación, tienen cinco días para reinstalarme en el laburo”, sostuvo González.
En ese sentido, resaltó que “la sentencia no es suspensiva” y que “por más que la Secretaría de Agroindustria quiera apelar e ir a otra instancia o utilizar otro tipo de recursos, ellos primero tienen que reinstalarme en el lugar de laburo, en las mismas condiciones en que me despiden y pagarme todo lo que tienen que pagarme”.

Negativas.

González tiene en claro que desde Nación “son de dilatar bastante” e incluso señaló que a la coordinadora provincial de la Subsecretaría de Agricultura Familiar, Laura Trapaglia, recién pudieron notificarla ayer. “Nosotros ingresamos la nota el lunes y ella no apareció por la oficina. Cuando aparece, desconoce el fallo, nos dice que desde la Secretaría afirman que por el momento no me van a reincorporar”, indicó.
“Le dije que ellos no pueden hacer caso omiso a un fallo que tienen arriba del escritorio y que indica que tienen cinco días hábiles para reincorporarme. El quinto día se cumple mañana (por hoy). Más allá de los recursos que quieran utilizar ellos, yo tendría que estar en mi puesto de laburo” , agregó González.

Primer caso.

“De acá de La Pampa, es el primer caso que tiene fallo”, resaltó González en relación a su situación actual y añadió “reincorporación en el fallo y en los papeles. Yo me doy por reincorporado, pero de ahí al hecho… A Gustavo le están haciendo lo mismo. Su causa está en el juzgado de primera instancia, ya fue y volvió varias veces. Lo único que tiene que hacer la jueza es resolver y no resuelve”.
Con respectó al fallo, remarcó que “es muy contundente y generó antecedentes”, debido a que establece “una multa a partir del quinto día de 3 mil pesos por día a favor del demandante. Ese es mi caso particular y ahí es donde el fallo dice que es dañino dilatar la reinstalación porque vulnera las garantías constitucionales”.
“Va a dejar antecedentes y por eso van a querer dar más de una vuelta. Puede llegar a ser un caso testigo”, aseguró.

Derrota.

González consideró que “para ellos (el gobierno nacional) es una contundente derrota porque indica que todo lo que veníamos denunciando sobre la persecución política y gremial existe y lo reconoce la Justicia”.
“Ya no es por falta de presupuesto que echaron a 800 compañeros, ya no es que no había plata, es persecución porque destruyeron a la gran cantidad de activistas gremiales con los últimos despidos que se han dado”, denunció.
Finalmente, expresó que siente una “alegría parcial. Estoy muy contento por todo lo que uno pasa a nivel personal. Para nosotros es un logro familiar y de la lucha colectiva”.
“Ahora, en el ámbito nacional ojalá todos los compañeros tuvieran la misma oportunidad y los jueces valoren y respeten los derechos constitucionales de cada trabajador”, concluyó.