Inicio La Pampa Otra muerte en una cacería en el monte

Otra muerte en una cacería en el monte

EN LUAN TORO

Tres amigos de Buenos Aires estaban cazando en campos localizados en el oeste pampeano cuando uno de ellos aparentemente «confundió» a otro con un ciervo y le disparó con un fusil. El proyectil le impactó en una nalga, quedó agonizando y fue trasladado en una pick up por sus compañeros a un centro hospitalario donde finalmente murió.
La víctima fue identificada por la policía como Maximiliano Rivera, de 39 años, era oriundo de la ciudad bonaerense de 9 de Julio. El compañero que apretó el gatillo del arma de fuego se llama Omar Ricardo Adrover, de 53 años, nativo de la ciudad bonaerense de Bolívar. Quedó detenido preventivamente. Hoy será formalizado por la fiscal de Victorica, Alejandra Moyano, quien por una cuestión jurisdiccional quedó a cargo de la investigación judicial.
Voceros policiales informaron a LA ARENA que el trágico hecho se produjo pasadas las 2 de la madrugada del lunes entre los establecimientos rurales «Los Charcos» y «El Chimpay». Previamente habían estado cazando en el predio «La Bochita», ubicado entre las rutas provinciales 11 y 12, a unos 70 kilómetros de la localidad de Luan Toro.
El grupo de cazadores estaba integrado por tres hombres de distintas ciudades de Buenos Aires, de entre 39 y 62 años de edad, más la esposa del cazador que hirió mortalmente a su amigo. Uno de los bonaerenses había alquilado los predios rurales para la caza deportiva.

El incidente.
Por causas que se investigan, Rivera recibió la detonación del fusil a la altura de su nalga derecha y quedó tendido en el suelo agonizando. La herida presentaba orificio de entrada pero no de salida. Sus amigos lo subieron a la caja de una Toyota Hilux y emprendieron la marcha hacia el hospital «Segundo Taladriz» de Toay porque les quedaba más cerca que ir a la posta sanitaria de Luan Toro.
En el camino se comunicaron telefónicamente con la policía toayense y con la subcomisaría de Luan Toro para relatar lo que había pasado. Recorrieron unos 40 kilómetros hasta que llegaron al centro médico donde efectivos policiales los estaban esperando. Los médicos de guardia recibieron al paciente y minutos después constataron su fallecimiento cerca de las tres de la madrugada.
Adrover confesó ante los uniformados que su amigo se bajó del apostadero, se cruzó en la línea de tiro con un trípode en sus hombros que en medio de los pastizales simulaba una cornamenta de ciervo y accionó el gatillo porque lo «confundió» con un animal.
La policía de Toay procedió a su detención, secuestró el vehículo y todo el armamento que cargaban. Las demás personas fueron demoradas y después recuperaron la libertad.

Formalización.
En la mañana de hoy, la fiscal Alejandra Moyano de Victorica le formalizará la investigación a Adrover, que ya se encuentra en esa localidad, y le imputará el delito de «Homicidio Culposo».
Rivera era dueño de una pinturería en la localidad bonaerense de 9 de Julio. Estaba casado y tenía dos hijas.
Este es el segundo caso ocurrido en un mes. El otro sucedió en un campo cercano a Bernasconi donde un cazador de 68 años perdió la vida al ser baleado accidentalmente por su amigo también mientras practicaban la caza.