Otra vez un baleado por ruidos molestos

GENERAL PICO

El propietario de un complejo de departamentos arremetió contra un grupo de jóvenes, entre los que se encontraba uno de sus inquilinos, y baleó a uno de ellos en el brazo. El herido fue dado de alta, tras haber sido hospitalizado, y el agresor fue detenido y llevado a los Tribunales de esta ciudad, donde se le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria por múltiples cargos y se dispuso que recuperara la libertad.
El hecho ocurrió ayer a la madrugada en un complejo habitacional, que sería propiedad de Eduardo Goicochea, y que está ubicado sobre la calle 300 entre 305 y 307 de esta ciudad, en cercanías al predio de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de La Pampa.
Según contó el fiscal Guillermo Komarofky, de la Fiscalía Temática de Delitos contra las Personas de la Segunda Circunscripción Judicial de La Pampa, en los minutos previos al hecho, el imputado había llamado a la policía por ruidos molestos provocados por el alto volumen de la música, en una de las unidades de su propio complejo.
Poco después, ante la negativa de los jóvenes de bajar la música, cruzó desde su casa hasta el patio del complejo habitacional, y luego de entrecruzar alguna palabra, efectuó al menos tres disparos con una pistola marca Bersa calibre 22. Uno de los disparos hirió en el brazo derecho a uno de los jóvenes, por lo que fue trasladado al Hospital Gobernador Centeno, donde le realizaron las curaciones correspondientes y le dieron el alta médica a las pocas horas. Según se supo, el proyectil le habría rozado el brazo, sin provocarle una herida con orificio de entrada y salida. Después de ello, el agresor regresó a su vivienda donde fue detenido por la policía.

Investigación judicial.
Ayer a la mañana, Goicochea fue traslado a los Tribunales piquenses para ser indagado por el fiscal Komarofky. Luego del mediodía, el juez de control Diego Ambrogetti coordinó la audiencia de formalización de la Investigación Fiscal Preparatoria. En esta etapa del proceso, tras escuchar el planteo del fiscal y el alegato del defensor Sergio Fresco, el magistrado le formalizó la Investigación por la presunta comisión de los delitos de Portación de arma de fuego de uso civil, Amenazas agravadas por el uso de arma y Abuso de arma. Además dispuso el secuestro policial del arma secuestrada en el hecho. También pidió que se le realizara al acusado una extracción de sangre, para hacer un cotejo, en caso de levantar ADN del arma utilizada.
Por último, Ambrogetti ordenó la realización de una rueda de reconocimiento de persona, y a pedido de la Fiscalía, ordenó la libertad del sospechoso, previo de imponerle como medida restrictiva de la prisión preventiva, una prohibición de acercamiento, contacto y comunicación por 90 días, con las otras dos personas que estaban en el lugar.
Los investigadores tratan de determinar si previo a este hecho ya se había registrado algún otro incidente entre estas mismas personas.