Otro colegio abandonado

La empresa que lleva adelante la refacción total de la EPET 9 de Jacinto Arauz, suspenderá las tareas hoy y cerrará la obra ante la falta de pago de las certificaciones.
Al mediodía de ayer llamó la atención en el obrador, la presencia de camiones cargando materiales que se encontraban en un terreno aledaño destinado a la construcción del colegio. Al observar esta actitud, LA ARENA consultó sobre el particular y se halló
con la desagradable sorpresa de que era inminente la paralización de los trabajos.
Si bien allegados a la obra solo se limitaron a decir que estaban con algunos inconvenientes, de averiguaciones practicadas surgieron datos que demuestran que los problemas son más que importantes.
Se supo que en los últimos días la empresa le envió al director de obra de la Provincia una misiva informando que E.Co.P. Construcciones se encuentra sin cobrar las últimas 6 certificaciones, de febrero, marzo, abril, mayo, junio y Julio, por un monto aproximado a los 20,5 millones de pesos, a lo que se debe sumar la certificación de agosto.
También deslizaron que se informó que por tal motivo se le hacía imposible continuar con el plan de obra estipulado, analizando la suspensión de las tareas y cierre de la obra.
Aparentemente, acorde a las consultas realizadas, los materiales que se estaban cargando eran para la continuidad de la obra, ya abonados en su totalidad por la empresa pero que hasta ayer no habían cobrado. Es más, habría elementos de mobiliario en la sede de la empresa en Santa Rosa, guardados para que no se estropeen en la obra.

“Ritmo adecuado”.
Según cuentan quienes conocen el tema, la obra fue aprobada en la gestión kirchnerista y se inició en el actual gobierno macrista a mediados de 2017. Hasta la fecha, el ritmo de trabajo es el adecuado, en los tiempos establecidos, y se esperaba concluirla a mediados de enero de 2019, pero esta circunstancia, de no solucionarse rápidamente, los chicos tendrán que seguir con sus clases en el salón de la Juventud Agraria y en el Club Villa Mengelle.
Estimativamente, a la obra le faltará un 20 o 25% para su conclusión y en la actualidad se encuentran trabajando 19 personas, de las cuales la mayoría serán suspendidas o cesanteadas, quedando solamente una guardia de mantenimiento.
Esto ha provocado preocupación en la comunidad educativa, ya que tanto docentes como profesores de las áreas técnicas, se encuentran trabajando con las incomodidades propias de la situación de obra y algunos se preguntan: ¿Esperemos que no nos dejen el establecimiento así?.
La obra fue licitada mediante Licitación Pública Nacional 01/17, con un monto de contrato de 51.004.169,22 pesos con 365 días como plazo de ejecución, con fecha de inicio el 6 de septiembre de 2017.
Por último, trascendió que la misma empresa, E.Co.P. Construcciones finalizó un Jardín de Infantes hace poco en General Acha, el cual ya habría entregado y aún se le están debiendo las dos últimas certificaciones.

Disparen contra La Pampa
Ahora es la EPET de Jacinto Arauz. Antes fueron los inconclusos alteos en las rutas nacionales, incluido el del Bajo Giuliani que hubiese provocado el aislamiento de parte de la provincia, los jardines de infantes como el de Ingeniero Luiggi, la repavimentación de la ruta 35 que esta misma semana fue denunciada como abandonada y su personal despedido por parte de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra).
También lo son los fondos para los comedores escolares que no llegan desde hace meses, o
-peor- la abultada deuda que mantienen con La Pampa por los fondos previsionales. Y la lista podría continuar.
Las decisiones del gobierno de Mauricio Macri no dejan espacio a las dudas, no hay otra cosa que la clara intencionalidad de sancionar a todos los pampeanos por la falta de alineamiento que tiene el gobernador Carlos Verna con la Casa Rosada.
Mientras se han adoptado simpáticas medidas con la provincia de Mendoza y se acerca un llamado a licitación para Portezuelo del Viento aún sin estudio de impacto ambiental y un claro perjuicio hacia nuestra provincia, cada medida de Macri hacia nuestra provincia es de sanción, a esta altura una clara venganza que va en perjuicio de todos los pampeanos, incluidos por supuesto sus propios votantes.
No hay en estos casos excusa que valga, no hay manera de hacer creer que la crisis económica en que nos han sumido es la culpable de estas decisiones. Se nota, y mucho, una clara determinación política de tomar medidas perjudiciales para La Pampa mientras que se ponen énfasis en beneficios cada vez mayores para la ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires y todas aquellas que le son funcionales a sus intereses.
El nivel de inescrupulosidad que manifiesta el gobierno nacional y su afán de pretender un escarmiento al gobierno de Verna alcanza para dejar sin jardines de infantes, sin escuelas y sin comida a niños y jóvenes pampeanos. Y eso lo dice todo.