Inicio La Pampa Otro detenido por el crimen en Eduardo Castex

Otro detenido por el crimen en Eduardo Castex

HUBO VARIOS ALLANAMIENTOS

Un joven castense de 25 años se convirtió ayer en el segundo detenido por el crimen de una vecina (88 años) y los golpes y abusos que padeció -el domingo después de las 9 horas- una sobrina (65 años) en una vivienda céntrica de Eduardo Castex. El aprehendido también residía en el hospedaje ubicado a pocos metros de la casa de la víctima. El juez Néstor Ralli ayer dispuso la prisión preventiva de 90 días, en la audiencia de formalización que se realizó -en horas del mediodía- en el Centro Judicial de Santa Rosa.
Una comitiva del Ministerio Público Fiscal (MPF), personal de la Brigada de Investigaciones y de la policía de Eduardo Castex ayer nuevamente realizó “varios allanamientos” en distintos sectores de la zona urbana. Y procedieron a la demora del segundo imputado en la causa judicial.
El joven -que sería de apellido Domínguez- también está acusado por el delito de homicidio criminis causa en ocasión de robo, abuso sexual agravado con acceso carnal y por ocasionar un grave daño a la salud física y psíquica y estrago doloso agravado en concurso real, por el
incendio de la propiedad donde ocurrió el hecho, en una vivienda del centro de la localidad.
La calificación legal, que es provisoria, establece una pena de prisión perpetua, al tratarse de un homicidio calificado. Este segundo detenido será asistido por el defensor oficial Pablo De Biassi, mientras que el primer detenido -de apellido Luna- tiene a la defensora oficial Silvina Blanco. Además, también habilitó la realización de cotejos de ADN, apertura de teléfonos celulares y también un informe psiquiátrico que llevará adelante el Cuerpo Médico Forense sobre este imputado.

“Puede variar”.
Ayer fuentes vinculadas a la investigación explicaron que se procedió a esta detención porque “inicialmente hay cosas que nos permiten a nosotros creer que puede tener alguna participación en el hecho”.
“Estamos en una investigación que recién comienza y esto puede variar, pero con lo que tenemos hasta que estén las pericias nos permite tenerlos preventivamente presos porque se pueden profugar”, aclararon.
Los investigadores explicaron que los familiares de las víctimas “están puestos en conocimiento de la situación, de lo que hay y lo que estamos trabajando” en la investigación. “Hay varios indicios que los vinculan (a los detenidos) en el inicio de la investigación, pero esto
no significa que el hecho esta esclarecido, el hecho va a estar jurídicamente esclarecido cuando tengamos a una o más personas condenadas”, aclararon.
La vecina Ana María Martón (65) continúa internada en una clínica privada de General Pico. Esta fuera de peligro, en una sala común. “La vamos a esperar lo que sea necesario hasta que pueda declarar y no queremos entorpecer su psiquis y su recuperación, pero además también es la principal aliada de la investigación”, reconocieron.

Misma residencia.
Los dos jóvenes detenidos residían en el hospedaje ubicado sobre la calle Leandro N. Alem, entre calle Belgrano y boulevard Hipólito Yrigoyen. La casa donde se cometió el homicidio y abuso está sobre calle Belgrano, entre Malvinas Argentinas y calle Leandro N. Alem. Los
inmuebles tienen “pegados” los patios.
¿Por qué los investigadores insisten con ese residencial? Ayer, indicaron fuentes confiables que en ese alojamiento secuestraron “ropa, ropa con sangre que serán objeto de pericias porque la sangre puede de ser de las personas o de otras personas”.
“Pero, en ese lugar secuestramos muchas cosas de interés para la causa”, reconocieron. “Igualmente, estamos abiertos a todos los procedimientos que soliciten los investigadores, porque tenemos un equipo interdisciplinario de trabajo, donde los pedidos son acordes a las necesidades”, aclararon.
El móvil del robo momentáneamente no está “ni confirmado ni descartado”, porque “en los procedimientos no se encontró ningún elemento que fuera de la casa” de la víctima.

Otro caso luctuoso
El joven detenido e imputado en la investigación del crimen y abuso sexual ocurrido el domingo en Eduardo Castex, hace poco tiempo estuvo involuntariamente involucrado en otro episodio que también conmocionó a la comuna castense. Estaba realizando el alambrado en un campo La Catalina en el Lote VIII, cuando el empleador Gerónimo Meder fue a preparar el mate en una casilla y explotó la garrafa de gas. “El joven intentó dar aviso, pero no pudo hacer nada porque ardió todo en forma instantánea”, indicaron -en ese momento- fuentes policiales.

“Escena contaminada”
Los investigadores mientras llevan adelante los procedimientos, con detenciones, para tratar de esclarecer este hecho que conmocionó a la comunidad castense, también deberán esperar
los resultados de las pericias. Los análisis de ADN ejemplificaron que demoran “entre 40 y 50 días”.
“Levantamos pruebas fuera de la casa, porque el interior del inmueble se quemó en un 90% y esa es una de las tantas imposibilidades de levantar datos probatorio en el lugar de los hechos”, admitieron.
El incendio de la vivienda y la posterior intervención de los bomberos para extinguir las llamas, contaminaron el lugar del crimen. “La escena está por demás de contaminada”, admitieron.
“El autor del hecho incendió la casa para ocultar pruebas, y por eso está acusado de homicidio criminis causa porque cometieron el crimen y es muy claro que quemaron el sitio para ocultar evidencias y pruebas”, explicaron.
El gran interrogante de gran parte de la sociedad castense es si los detenidos tienen el perfil para cometer un hecho de estas características. Ayer un investigador ejemplificó con el asesinato del joven Diego Loza en Santa Rosa: “Uno de los chicos que ingresó al domicilio no tenía ningún antecedente penal computable por delitos violentos, más allá que tenía alguna que otra entrada por drogas y cuestión de género”.
“El individuo -continuó- entró a la casa, le sacó las claves del cajero automático, le saca plata, viene lo tiene atado, le pega tres tiros y lo mata. Luego lo guarda en una bolsa y lo pone debajo de una parrilla y durante tres días estuvo vivienda en la casa”.
“La mente es muy amplia, puede ser que hayan ingresado con un objetivo y hayan terminado de otra manera”, agregaron.