Padre e hijo por los ríos

Juan Pablo Pollak y su hijo Joaquín esperan finalizar hoy una navegación de 730 kilómetros por el límite natural que separa nuestra provincia con Río Negro. Rápidos, fachinales y noches en carpa a la orilla del río, en el extremo sur pampeano.
Una pareja de pampeanos, padre e hijo, finalizarán hoy, si todo sale bien, una histórica travesía por el río Colorado, desde su ingreso a La Pampa, en el punto límite entre nuestra provincia, Río Negro, Mendoza y Neuquén, hasta su finalización en el triple límite pampeano, rionegrino y bonaerense. En total, el itinerario de Juan Pablo y Joaquín Pollak será de 730 kilómetros navegando en kayak por el cauce del río que hace de límite sur de nuestro territorio.
Pollak dialogó ayer por la mañana con LA ARENA mientras él y Joaquín se aprestaban a reiniciar la travesía para realizar 60 kilómetros más. “Estamos en La Adela, vamos a completar los 630 kilómetros por el río Colorado. Lo que queríamos hacer era una expedición padre e hijo defendiendo los ríos de La Pampa. Hemos pasado rápidos difíciles, grado 2 ó 3, parecidos a los del río Atuel”, narró.

Desde Mendoza.
Pollak es un reconocido guía de montaña y socorrista en zonas agrestes. Desde hace años trabaja en la idea de poner en valor muchos sitios turísticos que posee La Pampa. De hecho, en octubre de 2016, guió a un contingente para disfrutar de un recorrido de más de 20 kilómetros por el cauce del río Colorado. Esa vez, la salida se hizo desde el embalse Casa de Piedra, al sur de la villa homónima.
Pero este año, el desafío fue enorme. Pues junto a Joaquín, otro aficionado a los deportes extremos, decidieron introducirse río arriba en la provincia de Mendoza para lanzarse desde allí, con un kayak cada uno, a navegar toda la extensión del Colorado en su cauce pampeano.
“Nos fuimos río arriba, porque llegás a Gobernador Ayala y estás unos 15 kilómetros río abajo. Entonces, lo que hicimos fue pasarnos para Mendoza, nos metimos en un campo y empezamos la travesía desde ahí. Remamos unos 10 kilómetros el Colorado en la parte mendocina y nos metimos a La Pampa por el río. Venimos remando toda La Pampa, tengo relevado todo en video con una cámara Go Pro”, se entusiasmó Pollak.

Un itinerario difícil de seguir.
Ayer, al igual que en esta capital y en el resto de la provincia, el viento norte era intenso en La Adela, poco antes del mediodía los Pollak volvieron a subir a sus kayak para completar los 116 kilómetros que les faltaban hasta llegar a la provincia de Buenos Aires. “Hoy (por ayer) vamos a navegar 60 kilómetros y mañana vamos a terminar”, explicó.
Junto a los dos navegantes, en una camioneta, un amigo de Joaquín, Guillermo Fernández Konrad, los viene acompañando, llevando parte de la comida y provisiones. Cuando la geografía y los caminos lo permiten, los tres se encuentran para el reaprovisionamiento. “Por lo general, no nos encontramos y armamos la carpa al lado del río, en comederos de vacas. Hay lugares donde no se puede ni siquiera acampar porque son muy cerrados por fachinales”, explicó Juan Pablo.

Un antecedente de 1974.
De acuerdo a la investigación que el guía de montaña estuvo realizando antes de iniciar la travesía, el último antecedente de una navegación de ese tipo data del año 1974, cuando el que realizó la travesía por el río fue Alfredo Barragán.
Juan Pablo tiene 53 años. Nació en Quilmes, provincia de Buenos Aires, y su relación con la navegación viene prácticamente desde la cuna. El mismo contó en una entrevista con este diario, hace más de seis años, que su padre construía embarcaciones. Joaquín, de 22 años, es el menor de sus tres hijos, fruto de su relación con Patricia Losada, su compañera y socia en “Norden Adventure”, la empresa de turismo aventura que fundaron en nuestra provincia.